Un Loro Para El Parroco-gerald Durrell

  • Published on
    16-Jan-2016

  • View
    31

  • Download
    0

DESCRIPTION

Relato corto de humor sobre un loro muy mal hablado.

Transcript

  • Un loro para el prroco

    Lleg corriendo por el andn, con un elegante traje de tweed azul y una boina escocesa tambinazul gracias a la cual sus ojos de color azul ultramar parecan el doble de grandes.

    Cario, aqu estoy. Soy yo, Ursula exclam mientras zigzagueaba como un jugador de rugbyentre la gente, las maletas y los mozos.

    Se lanz a mis brazos, plant sus deliciosos labios en los mos y se puso a hacer el zumbido quesiempre emita cuando se unan nuestras bocas. Todos los hombres del andn me contemplaronenvidiosos y todas las mujeres contemplaron a Ursula con odio por ser tan radiante y tan guapa.

    Cario dijo por fin, apartando la boca, te he echado de menos terriblemente.Pero si nos vimos por ltima vez anteayer protest, tratando de desengancharme de su frreo

    abrazo.S, pero, cario, ayer result largusimo dijo, y volvi a besarme. Ay, cario, estar

    contigo en Londres en primavera. Es fabuloso dijo.Dnde est tu equipaje? pregunt.Lo trae ese mozo respondi, sealando andn abajo, donde un mozo viejsimo pugnaba con

    cuatro grandes maletas, una sombrerera y una enorme jaula de latn que contena un loro gris.Para qu diablo has trado un loro? pregunt, complemente alarmado.Cario, se llama Moiss y habla muy bien, aunque dice muchos tacos. Se lo he comprado a un

    marinero, de forma que supongo que se los ense l. Ya sabes lo groseros que son los marineros,cuando no son capitanes o almirantes. Estoy segura de que Nelson nunca deca tacos. O sea que quizdijera maldita sea o algo as cuando perdi el brazo y el ojo, pero creo que eso es lgico, no teparece?

    Como de costumbre al entrar en contacto con mi novia favorita, empec a notar que se ibaapoderando de m una sensacin de irrealidad.

    Pero para qu quieres un loro? En el hotel no lo puedes tener.No seas tonto, cario, en el Claridges te dejan tener cualquier cosa. Es un regalo para el

    reverendo Penge, que est muy enfermo, el pobre.Me ech a temblar. Evidentemente, era otra de esas obras de caridad de Ursula que siempre

    acababan en desastre, y yo me encontraba metido en ella. Dej el tema del loro aparte por unmomento y contempl su montaa de maletas y la sombrerera.

    De verdad necesitas todo ese equipaje? pregunt. O proyectas quedarte en Londres parasiempre?

    No seas tonto, cario, eso es slo para tres das, y saba que queras verme guapa contest. Pero si apenas he trado nada, slo lo mnimo esencial. Despus de todo, no querrs que andepor ah desnuda, verdad?

    Me niego a responder a esa pregunta por temor a incriminarme respond.Llegamos a la parada de taxis, el equipaje fue a su lugar y Moiss, en su jaula, fue instalado en el

    asiento de atrs. Al hacerlo, el mozo tuvo la imprudencia de decir lorito bonito a Moiss, que, con

  • una claridad de diccin que raras veces he odo en un loro, dijo al mozo dnde poda irse y lo quepoda hacer cuando llegase all, sugerencias, ambas, geogrfica y biolgicamente imposibles.

    Crees que es prudente regalar este loro a un reverendo en mal estado de salud? pregunt ami hermosa compaera mientras el taxi se pona en marcha hacia el Claridges.

    Ursula volvi su magntica mirada azul llena de asombro hacia m.Pues claro dijo, no ves que habla?Bueno, ya s que habla observ. Lo que me preocupa es lo que dice.Como si le hubiera dado una entrada, Moiss abri el pico y volvi a hablar:Ay Charlie mo, ay, otra vez, Charlie mo. Ay, cmo me gustan los achuchones. Je, je, je, nada

    como un buen achuchn.Ya ves a qu me refiero seal. Crees que este gesto amable que vas a tener es prudente?Bueno, tendr que contarte lo del pobre reverendo Penge dijo Ursula. Era el prroco de

    Portel-cum-Hardy, un pueblecito cerca de donde vivimos, y se meti en un lo terrible con el coro.Era un coro mixto o slo de muchachos? pregunt.No, no, eran slo muchachos me respondi. Bueno, quiero decir que nadie se hubiera

    preocupado si hubiera sido slo un muchachito del coro, pero naturalmente, cuando fue todo el coro,los del pueblo se enfadaron mucho. Como ellos dijeron, y creo que con toda la razn, hay lmitespara todo.

    Cuntos miembros tena el coro?Bueno, creo que unos diez, pero no estoy segura dijo ella. Pero a m me pareci que el

    prroco era un hombre muy agradable y que no deberan haberlo expulsado de la Iglesia.Fue eso lo que pas? pregunt, fascinado.S me respondi un poco insegura, o quiz, como la Iglesia es tan pura, lo que hicieron fue

    impulsarlo. No estoy segura. En todo caso, el pobrecito vive ahora en una habitacin junto a KingsRoad y me escribi una carta de lo ms triste, contndome lo enfermo que estaba y que no tena nadiecon quin hablar, y por eso le compr un loro.

    Es evidente dijo resignado. Qu mejor regalo para un prroco impulsado que un loro quedice tacos?

    Era lo nico dijo Ursula. Despus de todo, no le poda llevar un nio del coro, verdad?Ten sentido comn, cario.

    Suspir.Por qu vas al Claridges y no a mi hotel? pregunt.No me gusta tu hotel, cario. Uno de los camareros huele a aceite de hgado de bacalao, y

    adems pap siempre va al Claridges, es como el bar de la esquina respondi.Moiss encresp las plumas y nos obsequi:Bjate las bragas, bjate las bragas, vamos a echar un vistazo dijo.No crees que quiz hubiera sido preferible un nio del coro pequeo y poco hablador?

    pregunt.No digas bobadas, cario. En todo caso, aunque fuera poco hablador, podra ir a la crcel.Si quin fuera poco hablador? pregunt estupefacto.

  • El nio del coro. Es lo que se llama abuso de mineros me respondi. Aunque nunca hecomprendido qu tienen que ver los mineros con los nios del coro, porque los nios del coro sonnios del coro y los mineros lo que hacen es sacar carbn de la mina.

    Como de costumbre en cualquier conversacin con Ursula, me qued en tal estado de confusinque me pareci mejor dejar todo el tema y volver a empezar.

    Cundo vamos a deshacernos de Moiss? pregunt.Moiss sabe dijo Moiss. Moiss sabe, je, je, je, qutate los pantalones, buen muchacho.Maana por la maana. Pensaba llevrselo a primera hora me respondi ella.A Moiss le gusta el cachondeo seal Moiss.Sigo pensando que con la obsesin sexual que tiene este loro, no es un regalo prudente dije

    . Podras hacer que el reverendo Penge acudiera corriendo a la Catedral de San Pablo en busca dems nios de coro, incitado por la licenciosidad de Moiss.

    Que te ondulen dijo Moiss, contemplndome con ojos resplandecientes.Cario, el reverendo Penge no puede irse corriendo a ninguna parte explic paciente Ursula

    , porque es muy viejo y est muy dbil. No puede ponerse a perseguir a nios de coro. No podracorrer tan rpido como ellos. Tendran que llevrselos. Claro que no quiero decir que una quierahacer eso, pero ya me entiendes.

    S dije. Lo nico que me sorprende es que no le hayas regalado un perro pastor.Un perro pastor! exclam sorprendida. Para qu?Para reunir a los nios de coro expliqu. Ursula me mir con severidad.Sabes, cario, hay veces en que no parece que te tomes la vida muy en serio.Contempl sus cuatro maletas, su sombrerera y Moiss en su jaula, y despus la mir hasta el

    fondo de sus hermosos ojos.Lo siento dije contrito. En el futuro tratar de ser menos frvolo.Estupendo, cario respondi. Si lo intentas, te puedes tomar la vida tan en serio como yo.Har todo lo posible dije.Me cogi del brazo y me dio un breve beso.Cario, va a ser divino dijo soadora. Tres das en Londres contigo va a ser de lo ms

    guay.A Moiss le gusta meter mano dijo Moiss.Cario, ya entiendo lo que dices coment Ursula pensativa. S que parece muy

    obsesionado con las cuestiones corporales.No te preocupes dije. Supongo que lo mismo le ocurra al reverendo Penge. Estoy seguro

    de que se llevarn esplndidamente.Sabes, siempre me tranquilizas coment, apretndose contra m y contemplndome con

    aquellos ojos enormes. Siempre que siento dudas acerca de algo me digo: Qu habra hechoGerry?.

    Y despus haces lo contrario seal.No, cario, no seas modesto dijo. Todo lo que hago se basa en tus consejos.Considerando que Ursula dejaba tras de s, en sus esfuerzos por ayudar a la gente, ms

  • escabechinas que un dinosaurio en una tienda de porcelana, aquello no resultaba un gran elogio.De hecho sigui diciendo, hubo un momento en que pens seriamente en enamorarme de

    ti, pero al final decid no hacerlo.Santo cielo! exclam. Cundo se me concedi esa gracia?Bueno, fue hace un tiempo, en la playa, bajo el muelle, cuando estbamos nadando y dijiste que

    tena un culo como un botijo respondi. Me doli mucho.Lo siento si her tus sentimientos, hija ma, pero ya sabes que todos los buenos pintores

    pintaron cntaros y cermica y les salan muy bonitos.Qu clase de pintores? pregunt suspicaz.Bueno, algunos de los ms famosos dije, deseando no haber planteado el tema.O sea, como Boticelli? pregunt.S respond, pintaba los culos ms bonitos del mundo y por eso lo llamaron as, y el tuyo

    le habra cautivado.De verdad, cario? Qu maravilloso. Resulta muy agradable saber que hay un hombre en el

    mundo a quien le gusta el culo de una dijo. Ahora que lo pienso, no es frecuente que le adulen auna por su culo. Supongo que es porque siempre lo tiene una debajo. Es por eso del pudor. Supongoque por eso dicen esa frase de que no hay que confundir el culo con las tmporas, porque si tiene unaun culo como una tmpora no le apetece enserselo a cualquier mindundi.

    Es un dicho muy antiguo dije resignado.En una ocasin haba pensado en comprarle un diccionario a Ursula, pero desech la idea cuando

    averig que desconoca la ortografa.Cuando llegamos al Claridges nos abri la puerta rpidamente el portero inmaculadamente

    enchisterado, que meti un dedo enguantado de blanco en la arandela de la jaula y la levant. Deinmediato result evidente que Moiss haba estado disfrutando con el viaje en taxi y no le gustabanada que se lo interrumpieran. El portero levant la jaula para ver mejor al pjaro y estaba a puntode decir lorito bonito con una sonrisa cuando Moiss lo mir con sus ojos brillantes y dijo con unamalevolencia asesina: Hijo bastardo de una puta nacida en el arroyo!. Pronunci aquellaspalabras con tal odio y claridad que el portero se ech atrs de un salto, como si hubiera pisado losdientes de un rastrillo.

    Ursula sali del taxi con la velocidad y la agilidad de una anguila.Es muy amable que lleve usted a Moiss sonri, proyectando veinticinco mil vatios de su

    personalidad sobre el portero. Es un loro, ya sabe, y sabe hablar muy bien. Por desgracia, tieneproblemas con la vista: se trata de una enfermedad de los loros que se llama loritis y lo traemos aHarley Street para que le examinen la vista; se pasa el tiempo confundiendo a una gente con otra.Debe de haberle confundido a usted con alguien que no le gusta. Estar perfectamente cuando lehayan puesto unas gafas nuevas.

    A Moiss le gustan las rajas seal Moiss en tono amable.Ante aquella extraa situacin, para la que no le haban preparado sus estudios, el portero

    pareca estupefacto.Desea la seora que se le lleve esta ave habladora a su habitacin? pregunt por fin.

  • S, por favor dijo Ursula, y todo este equipaje. Es usted muy amable. Se dio la vuelta ymeti la cabeza en el taxi.

    Se me olvid traer la maldita funda de la jaula dijo. Cuando se le pone, no dice ni unapalabra. Tendr que comprar otra. Adis, cario, hasta la hora de comer. A la una en punto en elDorchester. Te quiero cantidad.

    Me dio un beso y sigui al loro al Claridges. Ahora Moiss cantaba con buena y sonora voz debartono: Mara, qu pueta!, tiene una sola teta y pretende con eso criar al hijo. Y por ms que elpedorro se cuelgue del pitorro, el pobre est cada da ms canijo.

    Indiqu al taxista la direccin de mi hotel y me recost secndome la frente.Una seorita muy bien, jefe dijo el conductor. Bonita cara si me permite decirlo.Lo que tiene es mucho cuajo observ amargamente.El taxista ri.Y despus ese loro coment, es un cachondo. Casi me muero de risa. Eso s que es un

    loro pornogrfico, y no los dems.S, los dos juntos forman una pareja encantadora respond agriamente.S, seor dio el taxista, pero si yo tuviera que escoger as de golpe, escogera al loro.Por qu? pregunt, un tanto ofendido ante ese desprecio implcito de los encantos de

    Ursula.Bueno, digamos, jefe replic, que si el loro llega a ser demasiado siempre podra usted

    estrangularlo, pero la seorita, bueno, es demasiado guapa para estrangularla, no es verdad?S suspir, aunque ms de una vez se me ha ocurrido.Se ech a rer al tiempo que se detena junto a mi hotel y se dio la vuelta para sonrerme.Le tiene enganchado, jefe, si me permite decirlo. Es como un perro callejero que nos lleg a

    casa. Voy y le digo a mi mujer: Maldita la falta que nos hace un chucho, llvatelo a la perrera deBattersea, eso le digo. Pero la verdad, jefe, era tan simptico que no podamos soportar la idea deque lo liquidaran. As que todava lo tenemos. Es lo que pasa con las mujeres dijo filosficamente, que, una vez que te han enganchado, no puedes soportar la idea de verlas liquidadas, es un decir.Son tres libras, once chelines y seis peniques, jefe, por favor.

    Lo malo es coment yo al pagarle que no hay perrera de Battersea a la que enviarla.No, pero siempre tiene uno su propia casa dijo con una sonrisa. Buena suerte, jefe.Fui a mi habitacin y dej en la cama mi mejor traje y una camisa limpia, junto con una corbata

    ms bien llamativa que mi cuado me haba trado como regalo imprevisto de Lisboa; me asegurtambin de que no tena agujeros en los calcetines y de que llevaba los zapatos limpios.

    Llevar a Ursula a comer siempre resultaba una experiencia traumtica, de forma que deseabaasegurarme de no cometer ningn solecismo social. Con los de ella ya era suficiente.

    Llegu al Dorchester a la una en punto, y estaba ajustndome la corbata y esperando a que llegaraUrsula cuando se me acerc corriendo el maestresala, a quien conoca de otras ocasiones.

    Buenos das, Sebastian dije jovialmente.Buenos das, seor. La seora ya est a la mesa.Aquello me pareci ominoso. Ursula nunca era puntual, y no digamos llegar antes de la hora.

  • Sebastian me llev a una mesa para cuatro, pero no se vea a Ursula.Creo que es posible que la seora est en el tocador manifest Sebastian.Me sent, acerqu la silla y mis pies tropezaron con algo que emiti un eco metlico. Levant el

    mantel y, desde su jaula, Moiss me mir, hostil. Con dos palabras agudas me dijo lo que podahacer. Se me hel la sangre en las venas. Sebastian, con la mirada en el techo, trataba sin xito deocultar una sonrisa tras un men.

    Qu diablos es esto? pregunt.Creo que se trata de un ave perteneciente a la seora dijo Sebastian muy fino, miembro de

    la tribu de los loros, segn me dicen. La seora lleg con la jaula y pidi que la dejaran bajo lamesa. Segn se me ha informado se llama Moiss. Cuando lleg al vestbulo estaba, ejem, muylocuaz y, considerando su nombre, no empleaba un lenguaje precisamente bblico.

    No hace falta que me lo diga coment amargo. Cmo diablos lograron traerlo hasta aqusin que insultara a todos sus clientes?

    Con la ayuda de unas servilletas con que envolvimos la jaula respondi Sebastian. Laseora dijo que la oscuridad tena un efecto calmante y soporfero en el ave y cortaba su locuacidad,como parece ser cierto. Aparte de ese pequeo intercambio con usted no ha hecho ningunaobservacin desde que lo dejamos bajo la mesa.

    Pero por qu, en nombre de Dios, lo ha trado aqu? pregunt exasperado.Quiz me equivoque, seor, pero creo que la seora lo trajo como una especie de regalo

    sorpresa para usted.Regalo sorpresa? gru. No aceptara yo este maldito pjaro ni por todo el oro del

    mundo.He de reconocer empez a decir Sebastian Ah, aqu viene la seora. Sin duda explicar

    la presencia de, ejem, Moiss, si se me permite llamarlo sencillamente as.Le mir a los ojos chispeantes.Sebastian dije, la seora tomar un martini y yo un whisky doble con agua Perrier. Ah, y

    si tiene usted algo de cicuta, traiga una tacita para el loro.Se inclin y apart una silla cuando se acerc a la mesa la razn de todas mis penas.Hola, cario exclam. No te alegras de que haya llegado tan temprano?Los dos habis llegado temprano dije ominoso. Dio un respingo de culpabilidad.Ah, o sea que ya has descubierto a Moiss dijo, tratando de adoptar un tono frvolo.Resultara un tanto difcil no descubrirlo dije agriamente. Las puntas de estos zapatos tan

    limpios estn rayndose bajo el peso de su maldita jaula, el izquierdo se est llenando rpidamentede arena y de lo que mis limitados conocimientos hortcolas me dicen deben de ser pipas de girasol.Claro que tambin puede ser fertilizante. Por qu, si se me permite preguntarlo, tenemos quecompartir la mesa con Moiss?

    Vamos, cario, no te enfades conmigo. Me duele mucho cuando te enfadas y empiezas a gritar ya gruir como Aquiles el tuno.

    Atila correg. Estaba demasiado desanimado para corregir lo del tuno. Ursula me mir ylos ojos se le llenaron de lgrimas. Dos, enormes y brillantes como estrellas fugaces, le bajaron por

  • las mejillas.Cario dijo con voz ronca, lo he pasado muy mal, as que no seas cruel conmigo y

    cuando yo estaba a punto de apiadarme aadi: Ni con el pobre Moiss.En aquel momento llegaron las copas, lo cual me impidi decirle lo que opinaba del pobre

    Moiss. Levant mi copa hacia ella en fro silencio mientras que, desde aquellos manantiales queposea en cavernas inconmensurables para el hombre, permiti que le resbalaran por las mejillasdos lgrimas ms de imposible tamao.

    En aquel momento, antes de que se me pudiera derretir el corazn ante aquella exhibicin de pena(que yo saba era totalmente esprea), apareci Sebastian con los mens y la carta de vinos.

    Seor, seora dijo inclinndose levemente al entregarnos los mens, hoy tenemos cosasmuy buenas. Los riones de cordero a la parrilla estn soberbios, las ostras Rockefeller sonespecialmente grandes y suculentas

    Tienen ustedes loro asado? pregunt. Preferiblemente gris de Africa occidental.Ursula se me qued mirando.Los loros no se comen seal.S se comen si vive uno en Africa occidental repliqu.En respuesta a su pregunta, seor intervino Sebastian en tono calmoso, no los tenemos en

    el men. Se nos ha comunicado que son duros e indigestos y que tienen el lamentable efecto de hacerque uno hable en sueos.

    Los dos nos echamos a rer y rein la paz.Bueno, pues dime por qu estoy comiendo en el Dorchester con lo que mi amigo el taxista

    calific de loro pornogrfico suger.Bien, cario, logr llevarlo a salvo a mi habitacin, aunque tuve que darle al botones una

    propina enorme porque Moiss lo llam bueno, no importa. En todo caso, quera salir a hacer unascompras, algunas cosillas que se me olvid traer, adems de fruta para Moiss. Entonces vi que tenavaco el bebedero, pobrecito, y evidentemente tena sed, as que le puse un vodka con agua tnica delminibar

    Le pusiste qu? interrump incrdulo.Un vodka con agua tnica, cario. Ya sabes, esa cosa rusa que solan tomar los remeros del

    Polka. El marinero al que se lo compr me dijo que nunca beba otra cosa. Bueno, pues deba deestar murindose de sed, el pobrecito, porque se lo tom de un trago. Despus se qued mediodormido.

    No me extraa observ.As que le puse otra racin por si se despertaba y segua teniendo sedOtra! profer. Hija ma, debes de estar loca.Pero por qu? pregunt Ursula asombrada. O sea, a m no me gusta el vodka, pero eso no

    es motivo para que no lo beba l. Despus de todo no veo por qu tienes que empezar a ponerte comoesa gente de la Liga de la Destemplanza que le dice a la gente lo que tiene que hacer.

    Exacto respond.Ese tipo de cosas es lo que induce a la delincuencia explic misteriosamente, eso de

  • ponerse a educar a la gente, que entonces va y se pone muy mal educada.Y despus que lo dejaste ciego, qu hiciste? interrogu.Ciego? Qu significa eso? pregunt ella.Es una expresin; significa que le diste tanto de beber que perdi la visin.Pero es que no se qued ciego dijo triunfante. Lo nico que le pas es que se cay al

    fondo de la jaula. Me dio un susto. Cre que se haba muerto hasta que lo o roncar.Y despus? pregunt fascinado a pesar mo.Bueno, pues fui a Fortnum and Mason a buscarle la comida.Fortnum and Mason? Por qu no fuiste a cualquier frutero de la calle?Ya, y que me vieran entrar en el Claridges con una serie de bolsas de papel marrn cario,

    ten un poco de sentido comn.Bueno, pues no pareci que te importase entrar en el Claridges con una jaula metlica dentro

    de la cual haba un loro que cantaba canciones obscenas seal.Pero eso es distinto, cario, es un pjaro. Sabes que a todos los ingleses les encantan los

    animales.Te apuesto a que Moiss sera una excepcin coment. Pero sigue. Qu compraste en

    Fortnum?Bueno, naturalmente tenan frutas y frutos secos, pero le compr una caja muy grande de

    bombones de licor, porque saba que le gustaran. Pero sabas, cario, que Fortnum se jacta de quetiene todo lo que hay en el mundo?

    Eso dicen asent.Bueno, pues los he pescado. No tenan las dos cosas que segn el marinero le gustaban ms a

    Moiss dijo.Qu cosas?Bueno, el marinero dijo que siempre le haban gustado los conejos y las pechugas.Si hubiera podido ponerle las manos encima en aquel momento al viejo lobo de mar, su vida

    habra corrido un grave peligro.Y? pregunt.Pues me dijeron que los conejos no estaban en temporada. No saba que tuvieran temporada,

    cario, y t?Aunque, ahora que lo pienso, todos esos agujeritos que tienen deben de ser de cuando les pegan

    un tiro, o sea, como las perdices.Y lo otro?Bueno, pues creo que el hombre no entendi lo que le quera decir, porque me envi a una

    tienda de ropa interior.Y despus que pas?Pues que volv en taxi al hotel. Pregunt al taxista si saba dnde poda conseguir conejos y

    pechugas y me dijo que por su parte no conoca ms que los pertenecientes a su mujer y que les tenamucho cario. Le pregunt dnde se conseguan y me dijo que eran hereditarios. Bueno, pues llegual Claridges y el recepcionista me dijo que el director quera verme. Es amigo de pap, as que cre

  • que quera darme unas flores o algo as. Le dije que lo vera en mi habitacin al cabo de cincominutos.

    Hizo una pausa y contempl la copa vaca. Ped que le trajeran otra.Claro que en el momento en que sal del ascensor me di cuenta inmediatamente de por qu me

    quera ver el director.Moiss?S. Se haba despertado y estaba cantando las canciones ms terribles que te puedas imaginar,

    y se le oa de un extremo a otro del pasillo. Ech a correr hacia la habitacin, pero con los nervios seme cay la llave y, cuando me inclin a recogerla, se me cayeron todos los paquetes de la bolsa, serompi la de las naranjas y comenzaron a rodar naranjas por todo el suelo. En aquel momento llegel director.

    Sorbi su nuevo martini y me mir lacrimosa.Te digo, cario, que en mi vida me he sentido tan avergonzada. All estaba el director del

    Claridges y yo, de rodillas, recogiendo naranjas, y dentro de la habitacin estaba Moiss queaullaba una cancin repulsiva que hablaba de una chica con el culo del tamao de una b-b-b-baera.

    Mantuve un gesto grave, pero por dentro me rea como un loco ante la imagen que me sugera surelato.

    Bueno, pues entramos en la habitacin y, gracias a Dios, Moiss dej de cantar. Se limit amirar un momento al director y despus dijo que era un hijo de zamba. Cario, qu es una zamba?Nunca lo haba odo. Es como una samba?

    Algo as dije. Se invent en algunos puertos para para para distraer a los marinerosy hacer que se olvidaran del tiempo que no vean a sus mujeres.

    Ah dijo, rumiando aquella inverosmil explicacin. Bueno, en todo caso, el directorestuvo de lo ms amable. Dijo que no le importaba que tuviera a Moiss en la habitacin, que lomalo eran todos aquellos juramentos y canciones. Haba recibido tantas quejas de los otros clientesque tena que pedirme que sacara de all el pjaro. Entonces lo traje al Dorchester. Qu otra cosapoda hacer? Vino cantando todo el camino y le llam al taxista algo que no voy a repetir. En elvestbulo se puso muy mal educado, as que dije que me trajeran un vodka con agua tnica y mientrasse lo beba le tapamos la jaula con servilletas, lo trajimos corriendo aqu y lo pusimos debajo de lamesa. Desde entonces se ha estado portando muy bien.

    Cario seal, creo que tu idea de regalarle un loro al reverendo Penge fue muybienintencionada. Pero no crees que cuanto antes le lleves su regalo mejor para todos?

    Ay, desde luego respondi. Eso es lo que estaba haciendo cuando llegaste, telefoneando aPengey (le gusta que le llamen as) y le dije que le llevaramos su regalo esta tarde y est encantado.

    Bueno, demos gracias a Dios. Espero que no le dijeras de qu se trataba.Ah, no, cario. Quiero que sea una sorpresa replic.Desde luego que va a serlo asent.Pasamos la comida bastante nerviosos, porque a dos mesas de distancia haba una seora que

    posea una risa aguda y penetrante. Cada vez que oa algo divertido y soltaba aquella risa detrompeta, los dos pegbamos un salto convencidos de que era Moiss que empezaba a cantar. A

  • Ursula le dio el hipo y tuvo que pedir un vasito de vinagre, que, segn ella, era el nico remedioconocido para esa enfermedad. Cuando terminamos, nos enfrentamos con el problema de sacar aMoiss y su jaula del restaurante. Dos camareros, supervisados por Sebastian, se agacharon bajo lamesa y envolvieron la jaula en servilletas. Creo que uno o dos de los clientes se preguntaron qupasaba. Por fin lograron envolver la jaula con sus batistas. La levantaron y los seguimos, como uncortejo funerario tras un atad en forma de cpula envuelto en tela blanca. Todo fue bien hasta queuno de los camareros tropez con la pata de una silla, trastabill y dos de las servilletas resbalaron ycayeron al suelo. Moiss lanz a la concurrencia una mirada.

    Jodos glotones observ con una voz penetrante que hizo que todos los ocupantes de la saladejaran de hacer lo que estuvieran haciendo y centraran su atencin en nosotros. Joputas glotonesaadi Moiss, slo para demostrar que no haba agotado la dcima letra del alfabeto.

    Llvenselo de aqu, rpido susurr Sebastian.Salimos todos huyendo precipitadamente, en el momento en que Moiss empezaba a cantar. En la

    recepcin encontr un ejemplar de The Times que se haba dejado alguien, lo dobl en dos, lo cruc,hice un agujero en el medio para la arandela de la jaula y tap con l a Moiss en el momento en queempezaba la segunda estrofa de Judy OKelly.

    Parece ser una mascota problemtica, si no le importa que lo comente, seor dijo Sebastiancon una sonrisa.

    Moiss se haba callado.Va a ir a una buena casa dije. Va a vivir con un cura.No tena idea de que la Iglesia se estuviera haciendo tan liberal respondi. Deben de ser

    los tiempos que corren.Apareci Ursula, procedente del bao de seoras, con dos grandes bolsas de la compra.Gracias por su tolerancia y su ayuda dije a Sebastian.Vuelvan empez a decir, y despus se detuvo.Si iba a usted a decir vuelvan los tres cuando quieran, no lo haga coment. Basta con

    ua vez en la vida.Met a Ursula y Moiss en un taxi y di la direccin del reverendo Penge.Cario, ha sido una comida maravillosa, muchas gracias dijo ella, dndome un beso, y

    gracias por ser tan amable con el pobre Moiss.Mientras hablaba, iba buscando en sus bolsas de la compra, examinando el contenido.Qu llevas ah? pregunt.Bah, unas cosillas para el pobre viejecito respondi. Un par de botellas de whisky,

    porque s que le gusta tomarse una copita y estoy segura de que no se lo puede permitir. Despus,algo de comida para Moiss con su bebida favorita y algo de lectura para Pengey, pobrecillo.

    Sac The Times, el Telegraph, el ltimo ejemplar de Vogue, un ejemplar de Punch y, no dabacrdito a lo que vea, un ejemplar de Playgirl.

    Y por qu le has comprado eso? pregunt.Mira, cario, es parte de mi plan para redebilitarlo, hacer que cambie de actitud. Tendra que

    empezar a pensar ms en el sexo opuesto y menos en el suyo. Y por eso le compr el Vogue y esto,

  • para que viera lo que se estaba perdiendo.Has visto alguna vez el Playgirl? pregunt.No respondi. Es una de esas revistas de chicas, no?brela dije muy serio.Quiz fue una pena que lo abriese por las pginas centrales, en las que se vea a un joven muy

    desnudo, muy viril y muy alto en toda su gloria.Ay, Dios mo exclam horrorizada. Ay, Dios mo.S dije. No es precisamente lo ms acertado para redebilitar al viejo Pengey, verdad?Ay, cario, gracias al cielo que te diste cuenta. Claro que no puedo drselo. Pero qu voy a

    hacer con l?Llvatelo al Claridges y se lo das al director suger.No me volvi a dirigir la palabra en el resto del recorrido y dej la ofensiva revista en el taxi.La residencia de Penge, si as puede llamarse, era una de esas esplndidas mansiones antiguas

    que son como una caja de zapatos puesta de pie, con dos habitaciones por piso. El reverendo, segndescubrimos, ocupaba las dos habitaciones del tico, as que subimos cuatro pisos de escaleras parallegar a su mansin. Las bolsas de la compra de Ursula y la jaula de Moiss iban pesando ms a cadaescaln. Por fin, jadeantes, llegamos a una puerta en la cual haba pinchada una tarjeta, bastantepattica, que deca: Reverendo Mortimer Penge, lecciones de ingls XXX y lecciones de la Biblia(Iglesia Anglicana).

    Ursula llam y el reverendo Penge abri la puerta. No era lo que yo esperaba. Tena el aspectode una juda verde privada de luz durante sus aos de formacin. Se curvaba igual y tena el mismocolor de piel troglodtico, blanco verdoso. Llevaba unas grandes gafas de concha, un jersey de cuellovuelto a rayas moradas y blancas y unos pantalones de franela gris. Tena el pelo blanco totalmentedespeinado y las manos en el pecho, como un conejo sentado, colgando como si tuviera rotas las dosmuecas.

    Ursula! exclam. Hija ma, es sencillamente divino verte.La bes castamente en la mejilla.Te presento a Gerry dijo Ursula.Gerry, qu nombre tan atractivo y qu persona tan atractiva dijo moviendo las pestaas al

    tiempo que me miraba. Eres una chica muy, muy afortunada. Pero, por favor, entrad. Entrad en mihumilde residencia.

    Su humilde residencia consista en dos habitaciones, una dividida en una cocina y una duchadiminutas, y la otra que serva de cuarto de estar-dormitorio, con dos butacas bulbosas, una alfombrarada, un estrecho sof-cama y, debajo de l, segn vi con gran alegra, un enorme orinal Victoriano,decorado elegantemente con guirnaldas de amapolas y nomeolvides. Por la ventana vi que elreverendo tena una bonita vista de un parque pequeo, con pltanos, arriates de flores primaverales,un estanque con patos y bancos en los que sentarse.

    Ursula fue sacando sus regalos uno por uno, y a cada uno el reverendo quedaba ms encantado ylloraba ms de alegra. Por ltimo, Ursula prepar un vodka con tnica de generosas proporciones,levant un borde del Times y lo verti en el bebedero de Moiss. Dej que pasaran unos instantes y

  • despus, como un prestidigitador en una funcin, levant el Times y revel, ante la asombrada miradadel reverendo, cmo Moiss apagaba su sed.

    Un loro! jade el reverendo. Ah, siempre he querido tener un loro. Sabe hablar?Como en respuesta, Moiss dej de abrevar el celestial liquido ruso para contemplar al

    reverendo Penge.Hola, mariconazo dijo Moiss, y despus volvi a entregarse a la tarea de beber hasta caer

    en un estupor alcohlico. El reverendo Penge se puso a rer, rer y rer, hasta exclamar:Ay, mi querida Ursula, no podras haberme trado nada mejor grazn.Bueno dijo Ursula, evidentemente encantada, deca usted que quera tener a alguien con

    quien hablar.Eres una santa, querida ma, una autntica santa dijo el reverendo. Yo pens, sombro, que si

    hubiera sufrido tanto como yo desde que recog a Ursula en la estacin aquella maana, quiz sehubiera pensado dos veces lo de la santidad. Nos quedamos charlando un rato y bebimos un whisky(que el reverendo insisti en abrir) servido en un vaso, una taza mellada y otra de latn, y despusnos despedimos.

    Los das siguientes fueron magnficos. En aquella poca Londres era una ciudad maravillosa,pese a estar destrozada por la guerra. Estar all en primavera con una novia encantadora era el sueode cualquier joven, pero pocos conseguan hacerlo realidad. Me volv a Bournemouth muysatisfecho.

    Diez das despus son el telfono.Cario, soy yo, Ursula.Cmo ests, encanto? pregunt, sin ninguna sensacin de un desastre inminente.Ah, yo estoy perfectamente. Pero, cario, querra pedirte un favor. Es terrible, terriblemente

    importante. Por favor, dime que s, cario, y despus te dir de qu se trata. Lo prometes?Yo hubiera debido conocer ya a Ursula.Naturalmente respond, esperando algn recado trivial.Bueno dijo lentamente, te acuerdas de Moiss?Me dio un escalofro.No grit al telfono. No. No quiero tener nada que ver con ese maldito pjaro. No, no y

    no.No maldigas, cario dijo ella, y en todo caso ya lo has prometido, as que ahora tienes

    que hacerlo. Djame que te diga lo que ha pasado. Pengey est en la crcel.En la crcel? Por qu?Bueno, me temo que en parte es por culpa de Moiss dijo. Mira, Pengey se ha dedicado a

    sacarlo, metido en la jaula, a ese parquecito y sentarlo en un banco. Y entonces Moiss se pona ahablar y empezaban a acercarse muchachos.

    Gem.Entonces Pengey le preguntaba a uno de los chicos si quera ver cmo el loro haca acrobacias,

    y naturalmente el chico deca que s, y entonces Pengey le deca que tena que subir a su piso porqueno lo poda sacar de la jaula por si se echaba a volar, y entonces el chico suba al piso con Pengey

  • y ya te puedes imaginar lo que ha pasado.Demasiado bien coment. Cunto le han metido?Dieciocho meses dijo Ursula, y, cario, estoy preocupadsima por el pobre Pengey, pero

    tambin preocupadsima por Moiss, pobrecito. No tiene nadie que le hable y le quiera y le dcomida y vodka. La patrona dice que no est dispuesta a seguir tenindolo all porque habla tan malque su marido se pone nervioso.

    Qu es su marido? Obispo?Estibador, creo dijo Ursula, pero no se trata de eso. Hay que rescatar a Moiss y por eso

    te llamo.Bueno, mira empec a decir.Cario, lo has prometido y si no lo cumples no te volver a dirigir la palabra. Ira yo misma,

    pero es que estoy organizando una fiesta benfica.Suspir.Muy bien, voy a ir dije, pero es la ltima vez que te prometo algo.Cario, te quiero muchsimo. Eres el to ms divino que conozco.Soy el to ms idiota que conoces seal.As que all fui. El viaje en tren con Moiss fue frentico. Se me haba olvidado el vodka, de

    forma que no par de hablar, hasta el punto de que el revisor, metodista estricto, tena a la policaesperndome en la estacin central de Bournemouth. Tuve que dar una serie de explicaciones, peroconsegu que en el vagn restaurante me dieran algo de vodka y, mientras yo discuta con el revisor yla polica, Moiss fue absorbiendo aquel nctar celestial a toda la velocidad que poda. Yo no hacams que pensar cunto alcohol hara falta para matar a un loro y esperar que el que haba compradofuera suficiente.