Polaroids de ideas estupidas

  • Published on
    28-Mar-2016

  • View
    214

  • Download
    2

DESCRIPTION

 

Transcript

  • 2radio colmena dossier no 2 / Alberto Mont en Los animales no se aburren

    voy por la mitad. Llegu el martes, present el li-bro ayer domingo en la Feria, y ahora se viene la semana de salida.

    Est muy bien. En Wikipedia dice que naciste en Ecuador pero que sos chileno, cmo es eso?Ehhh Primero, estoy en Wikipedia?

    Ests. No te googleaste, eso significa que no sos vanidoso.No, tal vez me google antes de que salga yo en Wikipedia. Yo nac en Quito, en Ecuador, mi viejo es chileno y mi mam es ecuatoriana, y ah tengo una doble nacionalidad mientras ninguno de los dos pases se queje.

    En una charla que diste en TED escuch que cuando eras nio no tenas radio ni tele, sino que cazabas boas y dibujabas.(risas) No, eso suena un poco exagerado. Lo que s es verdad es que mi viejo es agrnomo, traba-jaba en el campo y en Ecuador vivamos en una zona rural que queda en las estribaciones de Los Andes, que es muy selvtica, y efectivamente hay, no s si boas exactamente, pero hay serpientes

    cruzarse a alberto montt por Buenos Aires a fines de abril no era una tarea difcil. El dibujan-te chileno-ecuatoriano estuvo en la ciudad para presentar su flamante Rompe, paga (Ed. De la Flor) en la Feria del Libro y, como el curioso artis-ta que es, aprovech la estada para disfrutar de la ciudad.

    Dueo de uno de los trazos ms personales de la joven camada de historietistas (chequear tam-bin al rosarino Decur), Montt se explay en esta charla con Los animales no se aburren sobre el descubrimiento de los dibujos en su infancia, la relacin con el pblico, las editoriales indepen-dientes y por qu es psimo para contar chistes.

    En algn lugar de la ciudad de Buenos Aires est elongando para meterse en Los animales no se aburren un gran dibujante. Alberto Montt, cmo ests?Bien, cmo estn?

    Alberto, contanos, viniste a Buenos Aires para la Feria del Libro y te quedaste unos das ms?S, mi plan era quedarme alrededor de 10 das y

  • 3radio colmena dossier no 2 / Alberto Mont en Los animales no se aburren

    gigantes. Yo no las cazaba, yo acompaaba las pocas veces que salieron a cazarlas, digamos, y efectivamente no tena luz elctrica, entonces mi contacto con el mundo era a travs de libros.

    Libros de ilustraciones?En realidad eran mucho Ediciones De la Flor, uno que otro libro de Olafo, y a veces tiras cmi-cas en general. No s, yo pienso que mi viejo sala al pueblo y encontraba dibujos que tenan aden-tro nios y pensaba que eran libros infantiles y me los compraba. Entonces ese fue mi primer acercamiento a la literatura y al dibujo.

    Y en algn momento te imaginaste que esos libros que agarrabas, que decan Ediciones De la Flor, despus iban a ser de la misma editorial que publicara tus propios libros?Noooo, pero para nada. Ni siquiera llegaba a ser un sueo, porque no cre que podra ser posible, porque vea la gente que estaba en esas edito-riales y los nombres son monstruosos. Entonces para m no entraba dentro del espectro de lo al-canzable. Y cuando sucedi fue como graduarse y ya, me puedo morir en paz que lo hice.

    Hay un estante en la editorial en el que estn los libros de Quino y los de Montt compartindolo.Te das cuenta? Es ridculo. Ahora que Quino est de paso por la ciudad, por ah estar con l un rato conversando es como es ridculo, es como (an-gustiado) no estoy a la altura, no estoy a la altura!

    (risas) Te da vergenza hablarle, decirle algo?No, sabes qu? Lo super. Es como en los con-ciertos, que uno idealiza en el disco, y de repente cuando vas al concierto y por ah ves que tienen pelos en la nariz pierde un poco esa calidad de Dios. Pero s, es loco, porque en el fondo t pue-des preparar todo un discurso para decirle, y al rato de los ratos lo nico que te sale es Maestro, maestro, maestro, y quedas como oligofrnico o sin neuronas. Entonces prefiero el silencio, que no se d cuenta de que soy imbcil.

    Alberto, en qu momento te das cuenta de que

    esto de dibujar poda ser un trabajo?Fue paulatino, porque empec estudiando Arte, lo primero que se me vino a la cabeza porque dibuj siempre y cuando pens en qu estudiar pens en arte y desech las otras dos opciones que me haban interesado, que eran Biologa ma-rina y Abogaca. Entonces me met en Arte y no me gust, me met en Diseo y ah lo que trata-ba de hacer era dibujar en los trabajos de Diseo que tena. El paso de dibujar cobrando en diseo a enterarme que exista una profesin que era dibujar y cobrar por ello es medio difuso, porque los logotipos son un poco dibujos, los afiches que haca eran un poco ilustracin. Lo que s recuerdo es que en un punto dije no voy a disear ms y voy a hacer slo dibujitos, y eso fue hace 14 aos. Quiz ese fue el punto en que me di cuen-ta. No me di cuenta de que poda vivir, porque fue bastante suicida el lanzarse al agua, pero me di cuenta de que eso es lo que me gustara como sueo.

    Hay algo en lo que decs y en la forma en que lo decs que me sugiere que ests muy cerca de aquel nio que sala a cazar serpientes gigantes. En tu dibujo se ve una frescura, un placer. Qu re-lacin cres que tienen con ese chico que fuiste?Bueno, relacin grfica tiene mucha, porque los dibujos grficamente son el resultado de haber copiado esas miles y miles de historietas, desde Condorito hasta Fontanarrosa. Y luego, concep-tualmente, tambin tiene mucha relacin por-que toda esa primera literatura es la forjadora de tu manera de enfrentarte al mundo. Esto lo he hablado muchas veces con mucha gente que est en el campo de la literatura y el humor, el hecho de que hacer humor, uno no hace humor, uno vive con humor y luego es que haces litera-tura o haces dibujos o eres, no s, traficante de drogas. Eso debe salir por algn lado, esa manera de ver el mundo. Desde esa perspectiva yo creo que el nio sigue ah, el nio que se asombraba de los dibujos. Yo sigo asombrndome cada vez que sale un personaje de un lpiz.

  • 4radio colmena dossier no 2 / Alberto Mont en Los animales no se aburren

    da vinci me escupira en la cara

    En tu ltimo libro, Rompe, paga, el prlogo est a cargo del escritor mexicano Juan Villoro. En una parte cuenta, a modo de infidencia, que vos mis-mo le revelaste que penss que no sabs dibujar, o que dibujs feoYo creo que hay dos tipos de dibujo: El dibujo que es correcto y virtuoso, al cual yo no aspiro ni aspirar; y el dibujo que es simplemente un tipo de grfica que te ayuda a comunicar. Yo creo que pertenezco a ese. No s si es feo o bonito, porque eso depende de cada quien y de cmo lo reciba el que lo lee, pero s creo que no es ese dibujo correcto, que todo el mundo o gran porcentaje de la poblacin define como buen dibujo. Viste que hay dibujantes, que a m me parecen muy grossos, como Calpur-nio, que son gente que dibuja con palitos y crculos, que a m me parecen muy buenos dibujos. Pero estoy se-guro de que si se los enseo a Da Vinci, pro-bablemente me escu-pa en la cara.

    En cierta forma lo que sucede con tus dibujos es como que grafics una ocurrenciaTodo el mundo tiene ocurrencias, todos hacemos chistes cuando estamos entre amigos, todos nos remos de las mismas cosas.

    Me encantara que me pase en la cabeza lo que pasa en tus libros.Es que yo estoy seguro de que te pasan en la ca-beza, pero probablemente no les das la suficien-te atencin o no los bajas a tierra. En el fondo lo que yo hago cuando dibujo es que estoy toman-do polaroids de ideas estpidas. Es un poco eso. Y por esa razn muchas veces va a haber chis-tes, vietas, cartones que puedo yo graficar que probablemente se te ocurrieron a ti tambin. Yo

    creo que eso es parte del encanto, que alguien vea el blog en donde subo imgenes y diga esto se me ocurri a m, o yo pens algo parecido. O lo otro: cmo se le ocurri esto a este idio-ta? A m me causa mucha envidia eso, cuando veo cosas que hacen Liniers, Decur o Gary Lars-son, pienso: cmo se le ocurri esto a este hijo de? Es un poco esa amargura de la envidia con admiracin, que a m me alimenta mucho.

    Eso que vos decas recin de cosas que quizs se le pudieron haber ocurrido a otro, uno lo ve en las redes sociales. Quiz toman un dibujo tuyo y etiquetan a otra persona como dicindole: Mir, esto es lo que charlbamos el otro da.Exactamente. Me lo dijo justo ayer una nia que fue a que le firmara un libro, ella busca para

    los cumpleaos de sus amigos la vieta precisa. Y me dijo que tambin soy un inefi-ciente por no tener etiquetas en las vie-tas, pero ese es otro cuento. Es un poco eso. Todos nos pode-mos sentir identifica-dos con alguna u otra vieta. Tambin por-

    que creo que lo que hago yo y muchos otros es que nos ponemos enteros en los dibujos; entonces habr una rama que sea muy seria, que tenga pretensiones de filsofo, otra que sea absurda. Entonces siempre va a haber alguien para algo, para alguna.

    Siempre va a resonar en alguien.Ojal. Pero yo lo hago sin esas pretensiones. Yo lo hago para divertirme, y si a otro ms le divierte, me doy por pagado.

    msica, argentinos y hobbits

    Hay una cosa que me da mucha envidia de tu trabajo, y es que pods trabajar escuchando m-

    Todo el mundo tiene

    ocurrencias, todos

    hacemos chistes

    cuando estamos entre

    amigos

  • 5radio colmena dossier no 2 / Alberto Mont en Los animales no se aburren

    sica. Cuando decs hoy me voy a malcriar, qu disco escuchs?Ehhh, tienes tiempo? No s, yo dej de coleccio-nar discos cuando llegu a los mil setecientos

    Uff, es una enfermedad, no es un hobbie. Es un Hobbit ya directamente.Un hobbit. Bueno, colecciono a esos enanos de mierda (risas). Te llenas de porqueras y despus tienes que andar regalando en los cumpleaos de los otros. Imagnate ahora cmo aument la enfermedad, cuando ests a un click de cualquier discografa. Y va variando, me puedo sentar a or Homero Manzi toda una semana y despus cam-biar a Radiohead, despus darme un encuentro con mi juventud y poner a Genesis, y saltar a Atahualpa Yupanqui. Es un poco esquizoide, no? Pero as so-mos, es difcil poner un disco. Quiz a los diecisis, diecisiete, me habras preguntado y probablemen-te habra soltado uno de Genesis, uno de Floyd; ahora es muy complicado porque un Jos Gonzlez me emociona tanto como un Tom Waits.

    Vos mencionaste ya a Atahualpa Yupanqui, a Ho-mero Manzi, a Quino, a Liniers, a Fontanarrosa. Todos argentinos, y el estereotipo argentino no es precisamente el ms simptico en el resto de Latinoamrica.Por otro lado eso tal vez hable de mi masoquis-mo, al amar a este pas. Sabes qu? Mira, yo ten-go madre ecuatoriana, padre chileno y me ama-mant con Argentina. Estamos hablando de una poca en que todo estaba convulsionado por las dictaduras y la gente se mova. Llegaban muchos argentinos a Ecuador, a Mxico, muchos mexi-canos llegaban a no s dnde y la literatura que me llegaba a m era Cortzar, Borges; la msica que me llegaba era Les Luthiers, tango, Mercedes Sosa. Entonces, yo vendra a ser como un bolivia-no extrao, como para poner un punto interme-dio en la triangulacin. Me siento muy a gusto ac, me siento muy a gusto con la literatura, con la msica, con la idiosincrasia.

    En esa cosa medio esquizofrnica de pasar de

    un disco a otro y entregarte a eso, en el dibujo a veces pasa eso? Cuando uno ve tus libros, hay un estilo muy fuerte pero, te pasa a veces en el dibujo de llegar a lugares que no son los habi-tuales?Mira, pasa lo siguiente: Cuando te metes a traba-jar en cualquier cosa es muy posible que termi-nes en un carrusel de rutina. Entonces, hace un ao, cuando me vi enfrentado a esta rutina, aga-rr una libreta y comenc a dibujar en una libre-tita de viaje mientras iba de viaje, en aeropuer-tos, salas de espera y me dediqu a buscar ah, a jugar, a reencontrarme con ese dibujo que haba perdido en trminos del sorprenderme con el re-sultado. Y, de hecho, acabo tambin de presentar en la feria un libro que edit con la editorial Orsai, que se llama Libreta de viaje, que es una reco-pilacin de este ltimo ao, de reencuentros con el dibujo, con el trabajo manual, porque yo utilizo un computador, una tableta Wacom y ya el papel lo utilizo para nada. Entonces, este reencuentro de este ao me ha hecho volver a aquello que t nombras, ese sorprenderme con aquello que sale de un lpiz.

    editoriales de los sueos

    Sin necesidad que te pelees con nadie, Casciari mencion en una charla tambin de TED que l comenz con el proyecto Orsai despus de ha-berse enojado, de alguna manera, con las gran-des editoriales. Encontrs alguna diferencia vos en tu trabajo para, por ejemplo, Ediciones De la Flor, y el trabajo para editorial Orsai?Mira, son como dos corrientes, dos caprichos dife-rentes. De partida, estar en Ediciones De la Flor con Daniel Divinsky es un lujo. Cada vez que me siento a hablar con ese hombre es destapar un bal de historias y ancdotas. Desde esa perspectiva es muy divertido, son muy mimadores, me encanta ser parte de la familia. Y es un tipo de trabajo que me gusta mucho, que es el que disfruto haciendo a diario. Pero en esa editorial no hay cabida para ese otro disfrute que tengo, que es el de dejar vo-

  • 6radio colmena dossier no 2 / Alberto Mont en Los animales no se aburren

    lar la imaginacin sin trabas o sin un objetivo es-pecfico. Ahora, con respecto a las distintas edito-riales, he tenido suerte yo. He tenido muy buenos editores y gente con la cual he establecido vncu-los de afecto. Pero s hay que reconocer que tra-bajar en una editorial es muchsimo menos com-pensatorio econmicamente que trabajar en un experimento como Orsai. Tambin es un aspecto importante en la vida de uno el tener que comer, digamos. Entonces, no s, vender mil libros de Ors-ai es vender 7 mil de otra editorial. Pero todava no estoy dispuesto a dejar ninguna de las dos porque en ambas me siento muy cmodo.

    Mencion Casciari tambin que, cuando se ven-de algn libro a travs de la editorial Orsai, a vos (como autor) te llega un mail con la direccin de quien te lo compr. Vos despus mantens al-guna comunicacin?La verdad es que antes puede haber sucedido eso, y ahora est algo que se llama Proyecto embudo, que est todava armndose. En teora, despus vamos a recibir la lista de gente que compr el li-bro, no ha sido click de comprar y llega el mail, pero s va a llegar. Cuando lleguen, yo me encarga-r de escribir, agradeciendo bsicamente, aunque con algunos ya me encontr en la Feria, y definiti-vamente es una experiencia impresionante la de saber quin se lleva a tu hijo a su casa. Pero, por otro lado, yo soy un fantico de las redes sociales, y Twitter para m es una herramienta ms de co-municacin. Entonces, de alguna u otra forma, esa idea antigua del autor como un tipo que estaba detrs de su escritorio escribiendo, mandaba el original y la editorial distribua, mientras l nunca apareca en la vida del que lo lea, ya no viene al caso hoy en da porque estoy a un click. De alguna forma ya tengo ese contacto con la gente.

    Y ese contacto con la gente no te influye al mo-mento de ponerte a trabajar? Cuando dibujs, no penss en qu les gustara ver o penss slo en vos?Yo pienso en m, solamente en m y en nadie ms que en m, y me amo, y me voy a casar conmigo (risas). No, en el momento en que haga eso estoy traicionando justamente a la gente que me lee.

    contate uno, montt!

    Siempre que leemos tu humor aden...