Marvel vs. DC (Action Tales)

  • Published on
    08-Jun-2015

  • View
    977

  • Download
    4

DESCRIPTION

Este volumen rene todos los nmeros ambientados en el Universo Marvel/DC de Action Tales (Universo MDC-717), que se publicaron repartidos por diferentes series como Capitn Marvel, Marvel Fanfare o Los 4 Fantsticos.

Transcript

VS.

Jernimo Thompson y Juan Andrs Campos

AMALGAM COMICS y ACTION TALES presentan:

VS.

Escrito por

JERNIMO THOMPSONCon portadas e ilustraciones de

JUAN ANDRS CAMPOS

Esta Tierra es sencillamente apabullante, Johnny. En ella puedes encontrar rplicas de todas los hroes y villanos que conocemos, y muchsimos ms que no conocemos...

Reed Richards

Marvel vs. DC. 2008. Este volumen contiene Capitn Marvel Anual #1, Marvel Fanfare #6 y Los 4 Fantsticos #12-13; todos ellos publicados originalmente en Action Tales (www.dreamers.com/actiontales). Los personajes e imagenes que aparecen en este volumen son propiedad intelectual de sus respectivos autores y de las editoriales Marvel Comics y DC Comics.

Capitn Marvel Anual #1

Capitn Marvel Anual #1Exiliado

-Azcar?-. -Dos terrones, por favor-. -Muy bien. Uno... y dos. Aqu tiene su caf, seor Jones-. -Nada de seor Jones, to. Slo Rick-. -De acuerdo, Rick. Alguna duda sobre la misin que va a realizar?-. Rick Jones prob con cautela el caf que le ofrecan mientras observaba distrado la cocina donde se encontraba; aunque quiz cocina no fuese el trmino ms apropiado para referirse a aquel conjunto de muebles perfectamente dispuestos en mitad del desierto, sin paredes o techo que los guardaran. El sol brillaba con intensidad en el inmenso cielo azul, pero curiosamente, la temperatura resultaba primaveral. Hundiendo los talones en la fina arena blanquecina del suelo, Rick centr de nuevo la atencin en su desconocido interlocutor: un hombre de mediana edad y frente amplia, que vesta un inapropiado traje de mayordomo, rematado con una ridcula pajarita a cuadros. -Muy bien contest Rick finalmente, dejando la taza sobre la mesa. A ver si lo he entendido todo: segn parece he sido desplazado de mi lnea temporal a esta especie de limbo, debido a que un desajuste en el conjunto del... um... Multiverso, ha daado la misma estructura de mi realidad, y borrado en el proceso todo rastro de mi existencia... Hasta aqu bien?-. -Bien, s-. -Y por ese motivo, t... esto... Cmo has dicho que te llamabas?-. -Soy un Time Broker(1)-.

-Time Broker... vale... Est bien, como deca, me ests ofreciendo la oportunidad de arreglar ese pequeo desajuste que me ha eliminado de mi universo, de forma que pueda volver a mi vida normal sin mayor problema-.(1)

Si quieres saber ms cosas sobre el Time Broker, chale un vistazo a la serie Exiles (publicada en castellano por Planeta y Panini con el nombre de Exiliados).

5

Exiliado

-Exactamente afirm el hombrecillo sentado frente a Jones. Puede que todo esto le resulte un poco confuso, pero...-. -No, no te preocupes por m. Me he visto en situaciones mucho ms enrevesadas que esta. No hay problema-. -De acuerdo, en ese caso...- empez a decir el otro mientras haca aparecer en sus manos una especie de brazalete de metal macizo, de tonos dorados y escarlatas. -De qu se trata, entonces? Viajar al pasado para evitar que algn mutante aliengena asesine a mi tatarabuelo o algo as? Y ya que estamos en ello: voy a recibir alguna ayuda?, porque me parece que el Capi, ya sabes, el Capitn Marvel, se ha quedado atrs en mi universo, y sin l... Por cierto, dnde estn mis negabandas?-. -Seor Jones! interrumpi el Time Broker tratando de reconducir la conversacin. Quiero decir, Rick... En primer lugar, no, no va a disponer de apoyo externo. Para realizar este tipo de trabajos suelo disponer de un grupo de mutantes muy eficiente, pero lo cierto es que ya tienen asignados otros encargos, y precisamente por ello, le estoy encomendando a usted esta misin-. -Y tengo que encargarme yo solo, sin poderes, de lo que normalmente se encarga un grupo entero de mutantes?-. -Tranquilcese, Rick. Estoy seguro de que en este caso concreto no voy a necesitar ms que a un agente para resolver la situacin. Y ese es usted-. Jones se encogi de hombros: -Pues vale, pero an no has contestado a mi pregunta: de qu se trata? Voy a viajar a mi pasado o...?-. -Nada de eso. El desajuste de su realidad tiene un origen muy definido y concreto, que no tiene nada que ver con su lnea temporal. Ver Rick, el problema se encuentra en una de las realidades ms perifricas de mi dominio...-. Rick alz las cejas en seal de absoluta incompresin. -S, bueno... comenz a explicar el Time Broker. Lo cierto es que el Multiverso est constituido por un nmero infinito de realidades, organizadas en dominios, sabe?... um... Digamos que en paquetes-. -Paquetes?-. -O algo as. La cuestin es que las diferentes realidades tienden a agruparse por afinidad, en paquetes que renen a aquellas con un mayor nmero de elementos en comn-. -Ya...-. -Pues bien, el problema que afecta a tu realidad ha surgido en uno de los universos ms alejados de mi dominio-. -Genial. Y... es necesario que entienda todo lo que acabas de soltarme para cumplir la misin?-. -No...-. -Estupendo!- exclam Rick, levantndose con mpetu de su silla. -Cundo me marcho? Porque como no haya vuelto a la hora de cenar, Marlo(2) s que va a eliminarme de la realidad-. Era una noche fra y nubosa en la ciudad de Nueva York. Rick Jones vomitaba en uno de esos tpicos callejones grasientos y mal iluminados, tan comunes en las pelculas de accin de los ochenta. -Joder, ese tipejo podra haberme avisado de los efectos secundarios del salto entre dimensiones dijo en voz alta para s.

(2)

Marlo Chandler, o sea, la mujer de Rick.

6

Capitn Marvel Anual #1

Tras un par de minutos, necesarios para recuperar la estabilidad de su estmago, Jones logr incorporarse de nuevo y centr su atencin en el instrumento colocado en su antebrazo derecho, gentileza del Time Broker. -Muy bien, amigo Talus dijo sealando a aquel artilugio. Ahora es cuando me dices cul es mi misin, verdad?-. Pasaron unos segundos sin que Rick recibiera respuesta alguna. -Y bien? insisti. Entonces, de forma repentina, escuch una breve frase que retumb en su mente de forma ominosa. No lleg a distinguir si se trataba de una voz femenina o masculina, pero de lo que no caba duda, era de que all estaba su mensaje. -Consigue la ayuda del hroe esmeralda? repiti con tono irritado. -Pero qu es esto? Una puetera gimcana? Joder, a este paso no voy a acabar nunca...-. Seguidamente, Rick resopl con fuerza: -Vale. Hroe esmeralda. Est claro que tengo buscar a Bruce... y confiar en que tiene al Hulk de esta realidad bajo control... Y por qu estoy hablando en voz alta?-. Rick sali del callejn murmurando palabras ininteligibles, cuando un hombre rubio, de ms o menos su edad, cruzaba la calle en su direccin sujetando dos bolsas de papel marrn cargadas con la compra de la semana. -Johnny? pregunt Rick sorprendido, provocando que el interpelado torciese el gesto con cara de fastidio. -No, por favor. Es muy tarde y no tengo tiempo de firmar ms autgrafos...-. -Johnny, to, soy yo: Rick Jones!-. Pero mientras salan estas palabras de su boca, ya se daba cuenta de lo absurdo de aquella situacin: idiota, se dijo, ahora ests en otro universo, y este Johnny Storm no tiene por qu conocerte.

-Encantado de conocerte, esto... Rick, pero si no te importa me estn esperando para preparar la cena- dijo la Antorcha Humana dirigindose hacia un portal situado apenas a dos metros de la salida del callejn, y llamando al portero automtico. -Mira Johnny, es un poco complicado de explicar, pero creme: necesito tu ayuda para encontrar a Bruce Banner... Ya sabes, Hulk-. -S perfectamente quin es Bruce Banner, chaval. Saldale de mi parte cuando le veas, vale? replic Johnny mientras maldeca mentalmente a su compaero de piso por tardar tanto en abrir la puerta. Est bien, pens Jones, voy a tener que recurrir a la artillera pesada... Dios...: Escchame Cerilla, puedo demostrar que nos conocemos desde hace aos; joder, si7

Exiliado

hasta estuviste en mi despedida de soltero, cuando vimos aquella pelcula que...(3) Bueno mira, s lo de tu lunar en... ya sabes dnde...-. Al escucharle, la Antorcha Humana solt bruscamente las bolsas junto a la puerta y se lanz sobre Rick increblemente cabreado con los puos llameantes en alto. Ahora s que la he cagado... Rick Jones y Johnny Storm entraron en el apartamento de este ltimo manteniendo un incmodo silencio entre ellos. -Hola salud una voz masculina desde el saln. -Rick dijo Johnny con desgana, -este es Kyle, mi compaero de piso-. -Qu tal? contest el otro estrechando la mano de Rick. -He tenido das mejores, la verdad-. -Suele ocurrir. Y... de qu os conocis? pregunt Kyle. -Segn parece somos amigos de toda la vida respondi la Antorcha. -Ah, s?-. -Se lo cuentas t o lo hago yo? pregunt Johnny a Rick. -Si no te importa, preferira no tener que repetir toda la historia...-. -De acuerdo, de acuerdo. Pues bien, Kyle, resulta que Rick ha venido hasta aqu desde una realidad alternativa donde segn parece somos muy amigos, y hemos compartido alguna que otra aventura juntos. Y eso no es lo mejor: est aqu para salvar dijo aadiendo las comillas con sus propios dedos, -su universo-. -Ah... murmur Kyle sin saber muy bien qu cara deba poner. Y... le has credo?-. -Bueno...-. -S cosas... intervino Rick rpidamente. Cosas que hubiese preferido no saber pero que l mismo me cont una vez, totalmente borracho, y que yo, POR SUPUESTO, nunca jams he visto-. -Olvidemos ese tema, de acuerdo? zanj la Antorcha. -Muy bien, eh... Rick. Tanto Johnny como yo nos hemos visto en situaciones an ms extraas que esta, as que... En fin, qu es lo que podemos hacer por ti?-. -Est buscando al doctor Bruce Banner-. -A Hulk? Para qu?-. -Ni idea contest Jones. Ves este cacharro que llevo pegado al brazo? Se supone que me informa sobre lo que debo hacer para cumplir mi misin, y su nico mensaje ha sido: Consigue la ayuda del hroe esmeralda-. Johnny y Kyle intercambiaron una mirada de suspicacia. -Hroe esmeralda? dijo Kyle. -S, sabis dnde puedo encontrarle?-. -Claro respondi la Antorcha. En Metrpolis-. -Dnde?-. -En Metrpolis volvi a intervenir Kyle. Es el Investigador Principal de Star Labs desde hace cuatro aos-. Rick mir a ambos alternativamente sin saber de qu hablaban. -Est bien concluy. Podis indicarme cmo llegar hasta all?-. Sin embargo, un pitido agudo procedente del cinturn de Johnny Storm son cuando ste se dispona a contestarle.

(3)

Ms detalles sobre la despedida de soltero de Rick Jones? En Incredible Hulk v1 #417 USA (publicado en castellano en Hulk: Las Guerras Troyanas n6, miniserie de Planeta).

8

Capitn Marvel Anual #1

-Vaya, qu oportunos... dijo la Antorcha mientras se acercaba a una de las ventanas del saln, y corriendo la cortina hacia un lado, mostraba a los otros dos la clsica bengala de emergencia de los 4 Fantsticos sobre el cielo nocturno de la ciudad. -Lo siento muchachos, pero debo irme. Reed me necesita en el Edificio Baxter-. -Espera! le interrumpi Jones. Y qu pasa conmigo? No vas a ayudarme?-. -Ya te digo que lo siento, Rick, pero esto es importante. No puedo ignorar la seal de emergencia del grupo, -y dirigindose a su compaero de piso, concluy: Kyle, te importa...?-. Acto seguido, abri la ventana y salt velozmente al vaco; estall en llamas a mitad de la cada y sali volando hacia el centro de Manhattan. Jones se gir irritado hacia a Kyle: -Y quin se supone que eres t? Spiderman?-. -Eh...-. Rick Jones viajaba con suma rapidez hacia Metrpolis, en el interior de una burbuja de color esmeralda generada por el anillo de Kyle, que volaba a su lado. -Est claro que nuestros universos son muy diferentes entre s... Quiero decir: Green Lantern?-.

-Te agradecera mucho que no pronunciases mi nombre como si sonara ridculo-. -Perdona Kyle, pero despus de escuchar toda esa palabrera que has soltado mientras recargabas tu anillo: ...que aquellos que adoran la maldad teman mi poder, la luz de Green Lantern. Je, je-. -En este momento soy el nico to de este universo dispuesto a ayudarte, Rick, as que no me toques los...-. -Vale. Est bien. Lo siento...-. -Adems, no estoy muy seguro de que sea necesario buscar al doctor Banner: yo tambin podra ser ese hroe esmeralda que mencion tu orculo porttil-. -Lo s, lo s. Ya hemos discutido esto antes de salir de Nueva York, pero el hecho es que el Talus no ha vuelto a abrir la boca, y ante la duda, prefiero contar con los dos hroes esmeraldas de este mundo-. -Y qu vas a hacer cuando lleguemos a Metrpolis?-. -No lo s. Supongo que improvisar sobre la marcha-. -Un plan cojonudo. S, seor-.

9

Exiliado

-Son ms de las diez de la noche dijo Rick Jones frente a la entrada de las instalaciones que tena Star Labs en Metrpolis. Crees que l estar aqu todava?-. -Seguro afirm Kyle con conviccin. Por lo que tengo entendido, el buen doctor vive aqu prcticamente-. A continuacin, se acerc al puesto de seguridad de la entrada, y habl con uno de los guardias: -Hola amigo. Soy Green Lantern, esta es mi tarjeta de los Vengadores, y este civil viene conmigo. Podramos ver al doctor Banner, por favor?-. Rick mir con renovada admiracin a su improvisado compaero, mientras uno de los tres guardias de la caseta les peda que le acompaaran al interior del complejo. Avanzando dos pasos por detrs del responsable de seguridad, Kyle y Rick le seguan charlando despreocupadamente: -Y cmo conociste a la Antorcha, por cierto? Tambin has formado parte de los 4 Fantsticos? pregunt Jones. -No, Johnny y yo coincidimos hace unos aos en los Titanes: yo acababa de comenzar mi carrera como hroe, y l se estaba dando un respiro de los 4F, despus de una de sus peleas con Ben-. -Los Titanes?-. -S, todo esto fue antes de la masacre en los tneles Morlocks, y de que los supervivientes de los Titanes y los X-Men se unieran en un solo grupo. Ya sabes, los Titanes-X-. -Para qu pregunto... murmur Rick. El guardia gir entonces por un camino que apareci a su izquierda, sealando uno de los tres edificios que podan verse al otro lado de una amplia zona ajardinada: Sganme, caballeros. El doctor Banner trabaja justo all-. Sin embargo, ni Rick ni Kyle llegaron a escuchar el final de esta frase, puesto que se lo impidi el bramido de una explosin que hizo volar por los aires el edificio indicado por el guardia. -Joder! grit Rick pillado totalmente por sorpresa. Green Lantern levant instintivamente una barrera de energa esmeralda que evit que cualquiera de los tres pudiera resultar herido por la lluvia de fragmentos de cristal y cemento que lleg hasta ellos. -Usted dijo Kyle sealando al guardia. Existe ms personal de seguridad repartido por Star Labs?-. -S-s tartamude aquel hombre terriblemente asustado. B-bueno no. Haba ddos hombres ms, pero se encontraban en e-ese edificio termin, moviendo la cabeza hacia el lugar del siniestro. -En ese caso, corra hacia su puesto y asegrense de que nadie entra o sale de las instalaciones. Rpido!-. Rick se fue haciendo cargo de la situacin mientras vea al guardia retrocer por el camino a toda velocidad. -No crees que haya podido ser un accidente?-. -Me parece improbable, Rick. No, tratndose del edificio donde trabaja el doctor Banner; y no, justo en el momento en que viene un to de otra dimensin a visitarle. Demasiadas coincidencias-. Mientras Jones asenta levemente con la cabeza, escucharon un nuevo estrpito seguido del lanzamiento de una gran bola de fuego surgida de los restos an llameantes del edificio. El proyectil cay a una decena de metros de donde se encontraban, y slo un segundo despus, Kyle envolvi a Rick en otra burbuja esmeralda y se dirigieron hacia el lugar del impacto en mitad de los jardines.

10

Capitn Marvel Anual #1

-Joder! exclamaron los dos al unsono nada ms llegar all, y comprobar la verdadera naturaleza del proyectil. -Bruce! grit Jones. -Doctor Banner, puede escucharme? aadi Kyle.

En el centro de un pequeo crter humeante, se encontraba Hulk seminconsciente, tratando de incorporarse con poco xito. De su piel, rasgada en varias partes de su cuerpo, brotaba una sangre espesa y verdosa que empapaba el suelo quemado sobre el que estaba. Kyle baj rpidamente por la pared del crter, colocndose frente a l: -Doctor Banner?-. -Quin...? contest Hulk en apenas un susurro. -Soy yo, seor: Green Lantern. Qu ha ocurrido? Alguien le ha atacado? dijo sin poder ocultar su nerviosismo, al preguntarse quin podra haberle hecho aquello a Hulk. -Avisa a los Vengadores, Lantern... Y a la Liga de la Justicia. Llmalos a todos...-. -Pero qu ocurre, doctor? De quin se trata?-. -De m! sentenci una voz desquiciada, que a pesar de su tono delirante, resultaba extremadamente familiar para Rick. -Cuidado, Kyle! exclam Jones sealando la figura que permaneca suspendida a varios metros sobre ellos. Sin embargo, antes de que el Green Lantern llegara siquiera a levantar los ojos, su desconocido adversario descarg un poderoso rayo de energa csmica sobre Hulk, atravesndolo de parte a parte. Despedido del crter por la fuerza del impacto, Kyle sali proyectado hacia Rick, arrastrndolo con l. -Joder Kyle, me has dejado hecho mierda... comenz a lamentarse Rick dolorido, slo unos instantes despus, pero se call inmediatamente al ver que el Green Lantern estaba tendido a su lado inconsciente. Jones hizo el amago de tocarle para comprobar su estado, pero se detuvo al percatarse de que su atacante se encontraba de nuevo sobre ellos. -Marv? susurr Rick sorprendido al descubrir su identidad: se trataba del Capitn Marvel de esta realidad, que no era Genis, sino su padre Mar-Vell. -No te conozco, basura humana escupi el Capitn Marvel. Pero ese detalle va a dejar de tener importancia dentro de muy poco-.

11

Exiliado

En respuesta, Rick sinti un repentino subidn de adrenalina, que era la forma que tena su cuerpo de decirle: to, como no pienses algo rpidamente, tu visita a este universo (o a cualquier otro) va a concluir en los prximos cinco segundos. El Capitn Marvel uni las palmas de sus manos en direccin a Kyle y Rick. Joder, joder, joder, era lo nico que poda pensar Jones mientras Mar-Vell comenzaba a brillar cada vez con mayor intensidad, concentrando toda su energa csmica en las yemas de sus dedos. Entonces, como si de una visin milagrosa se tratase, Rick se vio deslumbrado por la imagen en su mente del anillo de poder del Green Lantern. La duda le paraliz durante exactamente tres nanosegundos(4), momento en que espolendose con un sonoro pero qu coo, cogi el anillo de Kyle y se lo coloc en el dedo corazn de su mano derecha. Cuando el rayo csmico cay finalmente sobre ellos, Rick tena los ojos cerrados con fuerza, y no pudo ver el enorme escudo de color esmeralda tipo Capitn Amrica que haba evitado su muerte segura; un escudo creado no tanto por su voluntad, como por su instinto de supervivencia(5). Transcurridos varios segundos de tenso silencio, Rick abri un ojo comprobando eufrico que Kyle y l seguan vivos; por otra parte, Mar-Vell permaneca en la misma posicin, sensiblememente ms furioso que antes. Jones observ entonces su anillo con curiosidad, e irguindose cuan largo era, alz su voz hacia el Capitn Marvel: -Mira Marv, no s si este es tu verdadero yo en este universo, o simplemente ests bajo el control de alguno de tus enemigos (digamos Thanos, por ejemplo), pero te advierto de que ahora tengo en mi poder el anillo del hroe esmeralda, y estoy listo para cumplir mi misin: o sea, patearte el culo hasta Titn si hace falta-. -Muere! grit el Capitn Marvel lanzndose sobre Rick. Jones levant entonces su puo derecho con determinacin, ordenando mentalmente al anillo que disparase una poderosa rfaga de energa contra Mar-Vell.(4)

Como es bien sabido, el nanosegundo se define como el tiempo transcurrido entre que el semforo se pone en verde, y el capullo del coche de atrs te pita para que avances. (5) Me permito recordarte, estimado/a lector/a, que este no es el anillo del Kyle Rayner de nuestro Universo DC-AT, diseado para funcionar nicamente bajo las rdenes de este Green Lantern, sino un anillo genrico de los Green Lantern Corps, utilizable por cualquiera que tenga la suficiente fuerza de voluntad para ello.

12

Capitn Marvel Anual #1

El anillo, por su parte, permaneci inerte. Oh, oh, pens Rick plantendose la posibilidad de que aquello pudiera no haber sido una buena idea despus de todo. Sin embargo, cuando el Capitn Marvel se encontraba ya a un metro escaso de Rick, con sus puos chisporroteantes de energa dispuestos a destrozarle, choc violentamente contra una barrera invisible interpuesta entre ambos; rebot hacia atrs sobre un par de rboles, y all qued momentneamente aturdido por la brutalidad del golpe. Rick observ de nuevo su anillo con mirada interrogante, pero convencido de que no haba sido l quien haba detenido el ataque de Mar-Vell, se gir buscando una respuesta. -Hola, chico de otro universo salud Johnny Storm, acompaado por el resto de los 4 Fantsticos. Ya ha llegado la caballera-. -Anda coo... fue lo nico que acert a decir Jones. Los recin llegados vestan unos trajes metalizados de color plateado que cubran sus cuerpos por completo hasta la cabeza.

-Sue, crea un domo invisible que aisle Star Labs escuch decir a un tipo que no poda ser otro que Reed Richards. Y t, Johnny, encrgate de Kyle y Rick inmediatamente. Cuanto ms tiempo permanezcan aqu, mayor ser el riesgo de contagio-. -Cmo? pregunt Jones lleno de confusin. -Venga Rick. Ahora no hay tiempo para explicaciones dijo la Antorcha cogiendo a Kyle por los brazos, mientras le indicaba a Jones que lo sujetara por las piernas. -Brion sigui ordenando Mr. Fantstico. Mar-Vell es tuyo-. -Sin problema, Reed contest el cuarto miembro del grupo. -Eh, Cerilla dijo Jones. Quin es ese to pelirrojo que ha venido con vosotros? Y dnde est Ben?-. -Ben? contest la Antorcha. Se retir hace dos aos, Rick. Poco despus de recuperar su aspecto humano: esta vez de forma definitiva-. -Vaya, pues me alegro por l... Y ese?-. -Es Brion Markov, rey de Markovia. Le ayudamos a detener la invasin de su pas organizada por el Doctor Muerte, y termin unindose al grupo. No es mal to...-.

13

Exiliado

Mientras avanzaban hacia uno de los extremos del jardn, podan escuchar el estrpito formado por la tremenda lucha que estaban manteniendo el Capitn Marvel y Geo Force, nombre cdigo de Brion Markov. Al alcanzar la esquina de uno de los edificios, Johnny le pidi a Rick que dejara a Kyle sobre un banco de madera. A continuacin, sac un pequeo instrumento azul metalizado de uno de los bolsillos de su traje de aislamiento, y lo coloc sobre la frente del Green Lantern. -Se encuentra bien? pregunt Jones. -S, no te preocupes. El golpe que le ha dejado inconsciente es ahora la menor de sus preocupaciones-. -De acuerdo. Vas a explicarme ya lo que est pasando y qu hacis aqu? Pens que tenais una emergencia en Nueva York-. -Ya, bueno. Al final result que esta era nuestra emergencia... contest Johnny distrado mientras sacaba nuevos instrumentos de su traje (al parecer repleto de bolsillos ocultos), que iba colocando sobre el suelo. -No te pongas crptico, Cerilla. A ver, empieza por contarme qu le ha pasado a Marv-. -Est bien... Todo empez cuando el Capitn Marvel enferm de cncer hace unos aos...-. -Esa parte me la conozco: fue lo que le mat en mi universo(6)-. La Antorcha iba acoplando las diferentes piezas que tena repartidas por el suelo mientras segua conversando: -Vale, pues en el nuestro, Hulk y el Doctor Fate consiguieron limpiar el organismo de Mar-Vell de su cncer, pero lo que en principio pareca haber sido un xito, termin convirtindose en pesadilla cuando se dieron cuenta de que la cura haba convertido su enfermedad en una forma infecciosa de ese mismo cncer(7)-. -Joder...-. -Mar-Vell perdi la cordura en el proceso y puso en peligro la salud de toda la poblacin mundial; as que Hulk utiliz tecnologa kriptoniana proporcionada por Superman para crear aqu, en Star Labs, una puerta a la Zona Fantasma, y arrojar al Capitn Marvel por ella-.(6)

Hace falta decir que eso ocurri en la Novela Grfica The Death of Captain Marvel de Jim Starlin? (publicada en castellano por Planeta en un par de ocasiones). (7) Adaptacin libre del argumento de What If? v2 #14 USA (publicado en castellano en Coleccin What If n21 de Planeta: Y si el Capitn Marvel no hubiese muerto?).

14

Capitn Marvel Anual #1

El suelo tembl visiblemente bajo sus pies al recrudecerse la batalla a slo un centenar de metros de donde se encontraban. -Creo que voy captando la idea... ms o menos... asinti Rick. As que el Capi se ha escapado de esa zona fantasmal, y ahora amenaza de nuevo con extender su enfermedad por toda la Tierra, no? Lo que no acabo de entender todava es cmo...-. Antes de que Jones llegara a completar su pregunta, la Antorcha se levant del suelo con todas las piezas ensambladas, y apuntando el instrumento hacia Kyle y Rick, activ el Campo de stasis. -...habis llegado hasta aqu... Coo! Qu pasa!? exclam Jones al encontrarse repentinamente en el interior de uno de los laboratorios del Edificio Baxter. -Tranquilo, Rick dijo el doctor Richards tratando de mantenerlo tumbado sobre la camilla. He concluido los anlisis, y tanto Green Lantern como t estis libres de todo rastro de la enfermedad-. -Estupendo, Reed. Pero cmo he llegado hasta aqu? -. -No lloriques, to intervino Johnny, tambin junto a l. Slo activ un Campo de stasis a vuestro alrededor para manteneros estables hasta que Reed pudiera echaros un ojo-. -Um... refunfu an durante unos segundos. Y Mar-Vell?-. -De regreso a la Zona Fantasma contest Mr. Fantstico. He actualizado y aadido nuevos sistemas de seguridad para evitar que vuelva a escaparse otra vez-. -Siempre acaban hacindolo... murmur Rick pensativo. Pero no lo entiendo: esta era mi misin; deba ser yo quien os salvara el culo a vosotros, y no al contrario-. -Bueno, lo cierto es que sin tu intervencin, nunca hubisemos llegado a Metrpolis con tiempo de detener al Capitn dijo la Antorcha. -Ah, s? pregunt Rick con cierta desconfianza. -Palabra, to. No s cmo era en tu universo, pero en este, Mar-Vell intercambiaba su cuerpo con el de un humano normal al entrechocar las negabandas de sus muecas...-. Rick no pudo evitar sonreir al escuchar esto(8). -Y cuando el cncer del Capitn Marvel se hizo contagioso continu Johnny, su compaero fue el primero en caer enfermo hasta casi morir-. -Su cuerpo estaba daado ms all de toda cura posible intervino Reed, -as que decidimos dejarlo en su campo protector de la Zona Negativa, adonde iba cada vez que Mar-Vell entrechocaba las negabandas; la idea era que permaneciera all en estado de animacin suspendida hasta que algn da pudiramos hacer algo por l-. -Hasta hoy, quiz? se anim a aventurar Rick. -Efectivamente contest Mr. Fantstico. Hace unas horas, mis sensores registraron tanto la desaparicin del campo protector, como su muerte instantnea; y pensando que esto pudiera formar parte del plan de alguno de nuestros enemigos, quiz de la gente de Qward, lanc la seal de emergencia para organizar una rpida incursin en ese universo de antimateria-. -Sin embargo, Rick sigui la Antorcha, - al llegar aqu y hablarle a Reed sobre ti, y tu intencin de ir a Metrpolis para buscar al doctor Banner, el Estirado relacion en un momento lo que haba ocurrido con el Capitn Marvel, y el portal a la Zona Fantasma de Star Labs, y nos dirigimos rpidamente hacia all. El resto ya lo sabes...-. -Vaya... suspir Jones. Y ese humano terrestre con el que se intercambiaba Mar-Vell... Quin era?-.(8)

Puesto que l mismo fue ese humano hasta la muerte del Mar-Vell de su universo, y ahora vuelve a serlo con su hijo Genis-Vell.

15

Exiliado

-Pensaba que ya lo conoceras de tu universo, igual que al Capitn coment la Antorcha. Era un to muy metido en nuestro mundillo... De hecho, fue responsable del accidente que convirti al doctor Banner en Hulk, y durante un tiempo incluso trabaj con el Capitn Amrica: se llamaba Jimmy Olsen-. -A la mierda! exclam Jones dirigindose hacia el Talus, que an segua en su brazo derecho. Venga, Time Broker, scame de aqu ya, que tengo cosas ms importantes que hacer...-. Rick Jones apareci en una pequea barca que flotaba con suavidad sobre un mar en calma, sin tierra a la vista. El Time Broker jugueteaba con un remo frente a l. -Enhorabuena, se... Rick. Su misin ha sido un xito: ha evitado una epidemia, que a largo plazo, hubiera acabado con la toda la vida en ese universo-. -S, ya. Ese soy yo: el gran hroe. Pero tengo una pregunta que hacerte, sabes? Es que vers, no acabo de ver la relacin de todo esto con ese desajuste que me trajo aqu en primer lugar. O sea, de qu forma hubiera afectado la muerte de esa realidad a mi propio universo, y ms concretamente, provocado mi desaparicin de la realidad?-. -Bueno, Rick dijo el Time Broker removindose un poco nervioso en su tabln de la barca. No pretenda entender la misma naturaleza del Multiverso tal y como yo lo hago... Al solucionar ese desajuste en la realidad que acaba de abandonar, el que provoc la liberacin del Capitn Marvel de la Zona Fantasma, usted...-. -Joder! grit Jones. -Me has mentido para que hiciera tu trabajo sucio?-. -Ha sido un placer Rick, pero tengo que marcharme ya... concluy el Time Broker chasqueando los dedos. -Pero qu co...! exclam Rick desapareciendo de la barca.

16

Marvel Fanfare #6

Marvel Fanfare #6Asalto al Edificio Baxter!

Vctor Von Muerte paseaba, como era su costumbre, observando el amanecer entre las almenas de la torre ms alta de su castillo. En un da tan despejado como aquel, poda ver sin demasiado esfuerzo los lejanos picos de las montaas que delimitaban la frontera sur del pas, deleitndose con la visin de lo nico que quera ms que a s mismo: Latveria. Gobernar era su destino, y Latveria su pasin.

Sin embargo, aquel instante de sosiego con el que gustaba iniciar cada uno de sus das, se vio sbitamente interrumpido por la aparicin de un pequeo objeto que se mova con rapidez entre las nubes teidas de rosa por el sol naciente. Un objeto que fue aumentando de tamao conforme se aproximaba al castillo de Muerte, hasta resultar molestamente reconocible por el monarca. El recin llegado se detuvo apenas unos metros antes de impactar contra la torre donde se encontraba Muerte, permaneciendo entonces frente a l, a varias decenas de metros sobre el terreno rocoso que rodeaba el castillo. -Hola Vctor salud el hombre de la capa roja sin efusividad.

18

Asalto al Edificio Baxter!

-No eres bienvenido en esta tierra, kriptoniano respondi el monarca de Latveria con tono amenazante. Y t mejor que nadie deberas saber que no est permitida la entrada o salida de mi pas. O es que los mandatos de Naciones Unidas no fueron dictados para nuestros nuevos dioses?-. -No he venido aqu para discutir contigo, Vctor; sino para pedir tu ayuda-. Muerte qued en silencio durante varios segundos, mostrando en sus ojos enrojecidos, casi ocultos por la mscara de metal, lo que pareca ser un genuino brillo de sorpresa. -Mi ayuda? se mof entonces prorrumpiendo en sonoras carcajadas. -Quin necesita mi ayuda? T, Bufn de Acero, o la todopoderosa Liga de la Justicia?-. -Vctor... trat de responder Superman. -An no he terminado, kriptoniano. Cmo te atreves a venir a MI castillo, a MI pas, para pedirme ayuda, cuando t y los tuyos sois responsables de este embargo que dura ya tres aos, y que mantiene a mi pueblo al borde de la pobreza? Si no fuera por mi genio y nuestro espritu inquebrantable, Latveria se habra convertido hace tiempo en una tierra devastada y suplicante bajo la rgida bota de tu querida comunidad internacional-. -Y qu esperabas, Vctor? intervino al fin el Hombre de Acero, cada vez ms irritado por las orgullosas palabras del monarca. Invadiste Markovia; ejecutaste a su legtimo rey; y si no hubiera sido por Los 4 Fant...-. -Mrchate de aqu concluy Muerte con voz acerada mientras le daba la espalda a Superman, dirigindose hacia las escaleras de piedra que bajaban hasta los niveles inferiores del castillo. -Te necesitamos, Vctor. Tu ayuda podra suponer el fin del embargo, y la normalizacin del estatus latveriano. Se lo debes a tu pas-. -Muerte no le debe nada a nadie contest el monarca volvindose hacia Superman con una pose an ms altiva que la que haba estado mostrando hasta ese momento. Latveria y yo somos uno: mis necesidades son sus necesidades; sus exigencias, las mas-. El Hombre de Acero permaneci callado, sosteniendo la mirada de Muerte con la misma determinacin que haba mostrado desde su llegada. -Est bien continu el monarca en tono ms distendido, avanzando unos pasos hacia Superman. Has logrado suscitar mi curiosidad, kriptoniano: cul es ese asunto tan importante que requiere mi asistencia, llegando a ofrecer a cambio una recompensa tan elevada que hasta hoy mismo no estabais dispuestos a pagar?-. -La Liga de la Justicia te necesita para asaltar el Edificio Baxter-. El Helitransporte del Departamento de Operaciones Extranormales sobrevolaba la ciudad de Nueva York con el sistema de camuflaje activado, de forma que ningn ojo o sistema de deteccin civil pudiera distinguirlo en aquel cielo sin luna.

19

Marvel Fanfare #6

En su interior, en una de las salas de reuniones de la estacin area, el seor Huesos, director del D.O.E., fumaba con fruicin su tercer habano en los ltimos 40 minutos, recostado sobre uno de los caros sillones de cuero que rodeaban la mesa central.

-Ese vicio acabar con tu salud algn da coment Blue Beetle, sentado a su derecha, rompiendo un silencio tenso que se haba prolongado durante varios minutos.

El seor Huesos se gir apenas un par de centmetros hacia el hroe azul, sealando su rostro aparentemente descarnado con una de sus manos enguantadas: -Crees que tengo un aspecto saludable que cuidar, Beetle?-. -Quiz t no, pero yo s lo tengo y me gustara conservarlo durante algunos aos ms, sabes? respondi Blue Beetle agitando los brazos, con intencin de dispersar aquel humo espeso que desprenda el puro del director del D.O.E. -En ese caso, deberas empezar por hacer ms ejercicio hroe -. -Qu insinas, Huesos? replic Beetle palmeando suavemente su incipiente barriga.

20

Asalto al Edificio Baxter!

-Esta espera me est matando interrumpi impaciente Kyle Rayner, Green Lantern del sector 2814, desde el otro extremo de la sala. Superman volvi de Latveria hace ms de una hora. Dnde est Muerte?-. -Reljate, Lantern trat de tranquilizarle Ms. Marvel, sentada a la izquierda del seor Huesos. El buen doctor tena preparativos que hacer antes de dar el salto hasta aqu-.

-Seguro que s, pero mientras nos hace perder el tiempo, y cuando por fin entremos en el Baxter quiz sea dem...-. -Basta cort la voz electrnica de Iron Man, que permaneca tambin de pie sin posibilidad de acomodarse en un asiento que aguantara el peso de su armadura. La ONU ha asignado esta misin a la Liga de la Justicia. El nico motivo por el que se te permite estar aqu es tu relacin con la Antorcha Humana, as que haznos el favor de comportarte... vengador-.

21

Marvel Fanfare #6

Kyle Rayner encar al Hombre de Hierro mientras Blue Beetle y Ms. Marvel lanzaban una mirada recriminadora a su compaero de metal. Sin embargo, justo en el momento en que el Green Lantern se dispona a responder a la provocacin de Iron Man, surgi entre ambos un crculo vertical de cegadora luz blanca a travs del cual hizo su aparicin el Dr. Muerte, seguido de Zero, el androide que haba hecho posible el salto instantneo desde la soleada maana latveriana a la medianoche neoyorquina.

-Interrumpo alguna reunin social? pregunt el monarca de Latveria observando a los ocupantes de aquella estancia con evidente desprecio. -T nunca interrumpes, Muerte contest sarcstico el seor Huesos, mientras se levantaba de su silln expulsando una amplia bocanada de humo. -No puedo decir lo mismo de ti y tus apestosos puros-. -Vaya, parece que hoy todo el mundo se cree con derecho a opinar sobre mis hbitos personales... Est bien Muerte, vayamos al grano: como ya te ha contado Superman, necesitamos tu ayuda para burlar las defensas del Edificio Baxter. Si dispusiera de ms tiempo encargara este trabajo a mi gente, pero la situacin actual es... digamos crtica, y he credo que t seras la persona ms indicada para lograr el objetivo

22

Asalto al Edificio Baxter!

en el plazo ms breve posible. Al fin y al cabo, ya has forzado la seguridad del Baxter en alguna que otra ocasin, no es as?-. -Me aburren tus justificaciones, Huesos. Me has llamado porque sabes que mi genio supera al de Richards, y que soy el nico capaz de acceder a ese edificio-. -Este to siempre tan humilde... murmur Blue Beetle. -Como quieras, Muerte sigui el director del D.O.E. Pero ahora, si no te importa, acompame hasta el laboratorio que te hemos preparado; est aqu al lado, y cuanto antes empieces...-. -No-. -Cmo?-. -He dicho que no se reafirm el monarca de Latveria sin mover un solo msculo de su cuerpo. -Acaso me confundes con uno de tus lacayos, dispuestos a saltar a una orden tuya? Yo soy Muerte, y no te prestar mi ayuda hasta que me informes debidamente de todo lo que ocurre aqu-. -Jodido bastardo! estall al fin Green Lantern, incapaz de seguir conteniendo su impaciencia. -Te dije que no debamos traer aqu a este genocida aadi Iron Man. Si me dieses la oportunidad de intentarlo, yo mismo podra...-. -Caballeros vocaliz el seor Huesos con tono glido, hagan el favor de no ofrecerle a nuestro visitante la reaccin que esperaba obtener con sus palabras. Y en cuanto a ti, Muerte, cre que tenamos un trato: t nos ayudas en esto, y Naciones Unidas revisa las sanciones que an persisten contra Latveria-. -Efectivamente, he aceptado ese intercambio de favores, pero no a cualquier precio. Si quieres mi apoyo, tendrs que contarme antes cul es el motivo por el que esta... situacin resulta tan crtica-. El seor Huesos aspir con fuerza su habano un par de veces antes de contestar al latveriano: -Est bien, acabemos con esta farsa cuanto antes. Quieres saberlo todo? Adelante, pero presta atencin porque no pienso repetirlo dos veces-. El Dr. Muerte se limit a hacer un leve gesto con la mano, animando al director del D.O.E. a que iniciara su explicacin, como as hizo: -Hace ocho meses, Annihilus se hizo con el control del planeta Qward, en el Universo de Antimateria, organizando en muy poco tiempo su propio ejrcito: los Annihilation Corps. Entonces, empleando el poder de su Cetro de Control Csmico como fuente de energa, cre 3.600 anillos a imagen y semejanza de los utilizados por los Green Lantern Corps, y se los ofreci a los individuos ms crueles y despiadados de Qward para llevar a cabo la conquista de su universo-.

23

Marvel Fanfare #6

-Y una vez logrado su propsito sigui Muerte para sorpresa de su interlocutor, -Annihilus oblig a los Guardianes del Universo a firmar un tratado de no agresin, que mantendra tanto a los Green Lantern Corps como a sus Annihilation Corps en sus respectivos universos-. -Vaya, veo que el embargo a Latveria no parece haber afectado a tus fuentes de informacin dijo el seor Huesos exhalando una breve bocanada de humo. -Fruto de ese tratado continu el monarca, ignorando el comentario, -el portal al Universo de Antimateria diseado por Richards, que tan burdamente bautiz hace aos como Zona Negativa, fue clausurado por orden de los Guardianes, as como lo fueron tambin las restantes puertas que existan en uno u otro universo... Conozco la historia, pero qu tiene que ver con todo esto?-. El director del D.O.E. se apresur a contestar con impaciencia: -Hace cuatro horas, nuestros sensores detectaron la activacin de los sistemas defensivos del Edificio Baxter. Tal y como indica el protocolo en estos casos, tratamos de contactar con el Dr. Richards, pero no obtuvimos respuesta a pesar de que los informes sealaban que el grupo se encontraba en el interior del edificio. Dos horas ms tarde, recibimos una seal de alarma que, esta vez s, nos oblig a intervenir: el portal a la Zona Negativa volva a estar activo-. -Entiendo... -murmur el monarca latveriano observando distradamente los rostros crispados de los hroes que le rodeaban. -As que temes que alguien haya entrado ya en el Universo de Antimateria, e iniciado un conflicto de magnitud multiversal... Has considerado la posibilidad de que Richards sea el nico responsable? No sera la primera vez que su estpida curiosidad cientfica nos pone a todos en peligro-. -Muy divertido, Muerte respondi con sequedad el seor Huesos. Si no actuamos y solucionamos este problema cuanto antes, nuestro planeta podra irse a la mierda en cuestin de minutos, incluida tu preciosa Latveria-. Seguidamente, el director del D.O.E. accion un pequeo artefacto que guardaba en uno de los bolsillos de su impecable traje oscuro, haciendo aparecer un holograma sobre la mesa rectangular que mostraba lo que ocurra en aquel mismo instante bajo el Helitransporte:

-Como puedes ver, la mayor parte de los miembros de la Liga de la Justicia se encuentra ah abajo, intentando forzar su entrada en el Baxter por medios poco sutiles. La idea es atraer la atencin de quien quiera que sea responsable del ataque, mientras24

Asalto al Edificio Baxter!

este pequeo grupo de intervencin dijo sealando a los ocupantes de la sala de reuniones, -accede al interior del edificio por el medio que t nos ofrezcas-. -No es un mal plan... asinti el Dr. Muerte. Creo que os ayudar. Aunque evidentemente, yo tambin ir con ellos-. -Cmo? exclam Blue Beetle. -No neg el director del D.O.E. con la cabeza. Tu intervencin se limitar a proporcionarnos un mtodo para acceder al Edificio Baxter: ese es el trato-. -No te equivoques, Huesos. El trato es que si queris que os ayude a salvar el universo, aceptaris todas mis condiciones-. -Ni hablar! intervino Ms. Marvel. No voy a aceptar que esta sabandija forme parte de mi grupo de asalto poniendo en peligro toda la operacin. Sera suicida!-. -La tecnologa que voy a necesitar para abordar el Baxter me pertenece a m y al pueblo de Latveria, y no tengo intencin de regalrsela al gobierno de los EEUU. Es mi ltima palabra-. -Pero... empez a replicar Ms. Marvel volvindose hacia el director del D.O.E. -Est bien, maldita sea! claudic el seor Huesos arrojando su puro contra el suelo. Acepto todas y cada una de tus putas condiciones, pero a cambio quiero verte ahora mismo trabajando en ese jodido laboratorio, y no te atrevas a salir de ah sin haber conseguido antes lo que necesitamos-. -Amenazas vacas... concluy el Dr. Muerte con tono satisfecho. Est bien, Huesos, prepara a tu gente: estar listo en cinco minutos-. -No s cmo he dejado que me convencirais para hacer esto, Carol...-. -Tranquilo Beetle, Wayne Enterprises se encargar de realizar todas las reparaciones que sean necesarias-. -S? Y tambin se encargar de reparar mi cuello roto?-. Bicho, la nave con forma de escarabajo diseada por Blue Beetle al inicio de su carrera, descendi desde el Helitransporte incrementando su velocidad conforme avanzaba hacia el Edificio Baxter.

-Preparaos gente! grit Ms. Marvel. Impacto en diez, nueve, ocho-. Tan pronto como el sistema defensivo del Baxter registr la aproximacin de Bicho, procedi al lanzamiento de un sinfn de proyectiles y diversas contramedidas que tenan como ltimo objetivo el derribo de la nave. -...siete, seis, cinco...-. Sin embargo, haciendo gala de su impresionante pericia como piloto, Blue Beetle lograba esquivar, o deflectar con los sofisticados escudos energticos de su nave, todos25

Marvel Fanfare #6

los ataques que dispona el Baxter contra ellos. -...cuatro, tres, dos...-. Bicho alcanz en pocos segundos el permetro del campo de aislamiento del edificio; un campo de intenso color azul, infranqueable para todo tipo de materia o energa. O al menos esa era la teora. -...uno...-. Justo antes de llegar al punto de colisin, Muerte accion el dispositivo que haba trado con l desde Latveria, provocando que Bicho entrara en fase con el campo, y al pasar al otro lado, tambin con la pared de aleacin metlica del Baxter que les separaba del hangar situado en la ltima planta del edificio. Una vez dentro, sin embargo, la nave recuper al instante la solidez que haba perdido durante el trnsito, impactando contra una de las paredes del hangar, para rebotar a continuacin contra la pista del aterrizaje, y terminar estampndose contra el muro del fondo. En el proceso, diversas piezas metlicas pertenecientes a Bicho, y a la propia estructura del edificio, salieron despedidas con violencia en todas direcciones. -Un plan de asalto fino y elegante, doctor gru Beetle incorporndose en su asiento con el cuerpo dolorido. En el exterior, mientras tanto, poda escucharse el aullido estridente de una alarma que avisaba de la intrusin de los recin llegados. -Todos bien? pregunt Ms. Marvel retirando las bandas de sujecin que la haban mantenido fija a su asiento. -Perfectamente respondi Green Lantern con rapidez. -Afirmativo aadi Iron Man mientras observaba receloso al Dr. Muerte, que se encontraba junto a la puerta lateral de salida estudiando el hangar con mucho inters-. Zero, por su parte, se limit a inclinar ligeramente su cabeza. -Muy bien, pues en ese caso... comenz a decir Ms. Marvel, antes de verse interrumpida por la aparicin de una figura familiar al otro lado del cristal frontal de la nave. -Jamie! exclam Blue Beetle esbozando una sonrisa. -Pero qu haces t aqu?-. -Eh, Beetle! contest el otro tratando de hacerse or desde el exterior. Necesitis ayuda ah dentro?-.

26

Asalto al Edificio Baxter!

-Madrox? musit Green Lantern levantndose muy alterado de su asiento. Cuidado, Beetle! No le dejes entrar!-. Tras percatarse de la presencia del vengador en el interior de la nave, Jamie Madrox golpe repetidamente su cabeza contra el cristal que les separaba, dando lugar a un nmero creciente de copias que tan pronto como aparecan se liaban a puetazos contra Bicho como posesos. -Qu est ocurriendo, Lantern? pregunt Ms. Marvel. -Los Vengadores acudimos hace un par de meses a una llamada de socorro enviada desde la isla Muir. Se trataba de los 4 Temibles, y cuando llegamos all, el Ultra-Humanita haba transplantado ya su cerebro al cuerpo de Madrox-. -Dios, Jamie... susurr Beetle mirando con angustia la treintena de copias que seguan golpeando con fiereza el casco de su nave. -Ahora sigui explicando Green Lantern, -el Ultra-Humanita cuenta con un nmero ilimitado de cerebros para poder transplantar, y no tiene escrpulos en sacrificarlos si es necesario-. -Entonces, nos enfrentamos a los 4 Temibles? Qu inters puede tener ese grupo de mercenarios en ir al Universo de Antimateria? dijo Blue Beetle. -T mismo lo has dicho, Beetle repuso Ms. Marvel. Son un grupo de mercenarios: cualquiera puede haber alquilado sus servicios. Lo que tenemos que hacer ahora es...-. -Un momento cort Iron Man con su inexpresiva voz metlica dirigindose hacia Green Lantern. -Por qu no nos habis informado antes de que el Ultra-Humanita haba conseguido el cuerpo y los poderes de Madrox?-. -Bueno, supongo que el Capi pens que vuestra conexin privilegiada con Naciones Unidas os mantendra al da-. -Maldita panda de bastardos rencorosos! estall el Hombre de Hierro. Todava no habis asumido que la Liga de la Justicia ocupa ahora vuestra antigua posicin en la ONU? Juro por Dios que si esto acaba comprometiendo el xito de la misin...-. -Basta! le interrumpi Ms. Marvel severa, percatndose con irritacin de la mirada divertida con la que el Dr. Muerte observaba toda la escena. Este no es momento para rias infantiles!-. -Eh, tos! avis Blue Beetle. La legin de Madroxs se est apartando de Bicho como si les fuera la vida en ello. Creis que...?-. Sandman cay en ese momento sobre el cristal frontal de la nave, en su forma de roca superdensa, fragmentndolo en miles de pedazos que hubieran acabado con la vida de Beetle si Ms. Marvel no lo hubiera cubierto con su cuerpo indestructible. Rpidamente, el miembro de los 4 Temibles se convirti en un torbellino de fina arena que se introdujo en Bicho, mientras el medio centenar de copias de Jamie Madrox volvan de nuevo a la carga, saltando al interior de la nave. Al tiempo que Ms Marvel, Blue Beetle y Green Lantern hacan frente al ataque de los clones en la parte delantera de Bicho, Sandman fue directamente hacia el fondo, reuniendo sus granos dispersos de arena para encargarse de los restantes miembros del grupo de asalto. Sin embargo, en el mismo instante en que se dispona a hacer frente a Iron Man, el Hombre de Arena repar en la figura envuelta en una capa verde que quedaba a su izquierda, detenindose con brusquedad para tomar de nuevo su forma aparentemente humana: -Muerte... murmur con rostro atnito tras su mscara caracterstica. -Sanderson Hawkins, alias Sandman dijo el monarca latveriano sin moverse de donde estaba.

27

Marvel Fanfare #6

-S, yo... Qu haces... hace, usted, con la Liga de la Justicia? balbuci el miembro de los 4 Temibles frente al Dr. Muerte. -Mis motivos slo me incumben a m, pero debes saber que si hoy atacas a estos hroes, me ests atacando a m. De verdad quieres tenerme como enemigo?-. -Yo... No, claro que no... Pero... -. Antes de que Sandman lograra articular una frase completa, Iron Man lanz sobre l una fuerte descarga energtica que lo envi al otro extremo de la nave, barriendo a varias de las copias de Madrox que caan sin pausa sobre sus compaeros. El Hombre de Hierro se volvi hacia Muerte, apenas unos centmetros, para decirle: -No creas ni por un momento que esto cambia nada-. -No puede importarme menos, lacayo-. -Replegaos hacia el fondo! grit Ms. Marvel entonces, mientras Green Lantern con su anillo de poder y Blue Beetle con su pistola de aire comprimido, trataban de repeler la avalancha de Madroxs que llegaba incesantemente desde el exterior. -Zero, abre una va hasta el laboratorio donde se encuentra el portal a la Zona Negativa! Ahora que estamos dentro del Baxter no tendrs problemas para saltar a cualquiera de sus niveles-. -Y qu pasa con Bicho? exclam Blue Beetle mientras Zero haca surgir de la nada uno de sus crculos verticales de teletransportacin. -Yo misma te comprar otro si hace falta, Beetle, pero no podemos seguir aqu ms tiempo-. -Joder...-. A continuacin, todos fueron pasando rpidamente a travs del brillante disco creado por Zero, mientras Iron Man mantena a raya el avance de sus atacantes. El Dr. Alquimia recitaba el cntico una y otra vez con voz montona, dejndose llevar por la esencia del hechizo mientras levantaba su mano izquierda hacia el portal. A su alrededor, el laboratorio se encontraba en penumbra, slo iluminado por el fulgor iridiscente que emita aquella puerta capaz de conectar con el Universo de Antimateria.

28

Asalto al Edificio Baxter!

Tras el Dr. Alquimia, se mova inquieto Pete Pote de Pasta, el cuarto componente de los 4 Temibles, quien haba permanecido junto al jefe del grupo mientras el Ultra-Humanita y Sandman suban para ocuparse de los intrusos. Lo cierto es que aquello le ola muy mal a Pete, metafrica y literalmente, pero la obscena cantidad de dinero que le haban ofrecido por realizar aquel trabajo, bien vala otra posible visita a la prisin de la Isla Riker.

A su derecha, colgaban de una de las paredes metalizadas del laboratorio los miembros inconscientes de los 4 Fantsticos: la Antorcha Humana, Mister Fantstico, la Mujer Invisible y Geo-Force, atrapados en la masa viscosa, y sobre todo pegajosa, disparada por el arma de Pete Pote de Pasta. A pesar de su inteligencia casi sobrehumana, poco haba podido hacer Reed Richards para contrarrestar el ataque mgico que haba dispuesto el Dr. Alquimia contra el grupo de hroes, pillados por sorpresa en su propio hogar. Entonces, mientras el Dr. Alquimia completaba el conjuro, ocurrieron dos sucesos de forma casi simultnea. Por un lado, la aparicin en el mismo centro del portal de un brazo escamoso y de color verde, que sujetaba entre sus dedos puntiagudos

29

Marvel Fanfare #6

un extrao medalln. Por otro, la apertura del disco de teletransportacin creado por el androide Zero, varios metros a la izquierda de Pete Pote de Pasta, a travs del cual irrumpi en el laboratorio el grupo de asalto formado por cuatro miembros de la Liga de la Justicia, un vengador y el Dr. Muerte. -Johnny! grit Green Lantern al ver a su amigo en la situacin en que se encontraba. -Mirad! grit tambin Blue Beetle, reparando en el brazo que surga del portal a travs de la superficie iridiscente. -Es Annihilus!-. -Est entrando en nuestro universo! apunt Ms. Marvel. Sin mediar palabra, Muerte dispar un potente rayo de energa mstica hacia la mano verdosa del intruso extradimensional, hacindole soltar el medalln que ofreca al Dr. Alquimia sobre el suelo en penumbra del laboratorio, sin que ninguno de los recin llegados reparase en su existencia. -Pero qu has hecho, Muerte? exclam Ms. Marvel encarndose con el monarca latveriano, mientras escuchaba con claridad el eco de un aullido de dolor al otro lado del portal. Esa estupidez ha podido condenarnos a todos!-. El Dr. Alquimia cay al suelo de rodillas, aturdido por la brusca interrupcin del hechizo: -Idiotas, ahora vendr hasta aqu... mascull con voz ronca. -No te das cuenta, mujer? contest Muerte. El portal ha sido mgicamente reconfigurado: ni ese era Annihilus, ni el Universo de Antimateria lo que se encuentra al otro lado-. -Cmo? exclam Ms. Marvel con incredulidad. -Puedo olerlo en el aire. El hechizo an persiste alrededor del portal. Ese brazo perteneca a...-. Precedido por un bramido que ensordeci a todos los presentes en el laboratorio, surgi del portal un demonio de piel verde, con ms de dos metros de alto, rostro caballuno y alas cartilaginosas.

-...Nastirh, y es el Limbo lo que se encuentra al otro lado concluy el Dr. Muerte. El demonio clav entonces sus ojos enrojecidos en el pequeo grupo, con las manos crispadas por la ira: -No habis debido interferir en la Entrega, trozos de carne. Os matar a todos-.

30

Asalto al Edificio Baxter!

Acto seguido, Nastirh lanz sobre ellos una andanada de hechizos necromnticos que hubiera acabado rpidamente con sus vidas, si Muerte no los hubiera atajado rpidamente con un breve cntico de proteccin. -Rpido! les apremi el monarca latveriano. Seguidme y haced todo lo que ordene-. -Pero bueno... Quin se ha muerto y te ha nombrado emperador del mundo? respondi Blue Beetle. Mientras hablaban, Nastirh comenz a acumular conjuros en las yemas rugosas de sus dedos, preparndose para la batalla contra aquellos metahumanos que no le eran del todo desconocidos. Particularmente, Muerte. -Si no me equivoco dijo ste dirigindose hacia Ms. Marvel, -los componentes de este grupo no fueron elegidos por su capacidad para afrontar un conflicto mgico. Ninguno de vosotros domina las artes arcanas, luego si queris sobrevivir al enfrentamiento con ese demonio tendris que hacer todo lo que yo diga-. La responsable del equipo de asalto se mordi el labio con fuerza, consumida por la impotencia. Una vez ms, Muerte volva a imponer sus condiciones: -De acuerdo-. -Cmo? grit el Hombre de Hierro exasperado. -Vas a cederle el mando a este asesino de masas? -La decisin ya est tomada-. -Carol, cuando esto acabe... amenaz Iron Man. El Dr. Muerte, ajeno ya a la discusin de sus circunstanciales compaeros de combate, fue elevndose lentamente sobre el suelo. Pronto, sus manos brillaron intensamente mientras murmuraba viejos hechizos aprendidos en los campamentos gitanos de su niez. -Beetle sigui Ms. Marvel. T mantente alejado del demonio y ocpate del Dr. Alquimia y Pete Pote de Pasta: que no escapen aprovechando la confusin durante la pelea. Y de paso, libera a los 4 Fantsticos-. -Nada ms, jefa?-. -Y Zero, t baja hasta el nivel 27, como estaba previsto, y trata de desactivar el sistema defensivo del Baxter. Creo que dentro de muy poco nos vendr bien toda la ayuda que podamos conseguir desde el exterior-. -Un momento intervino Green Lantern. Yo podra ayudar a Beetle a liberar a los 4 Fantsticos...-. -Ni hablar, Lantern zanj Ms. Marvel. Te necesito con nosotros-. -Seguidme! grit el Dr. Muerte lanzndose hacia Nastirh para bloquear el primer ataque del demonio, mientras Green Lantern, Iron Man y Ms. Marvel se aproximaban por diferentes flancos, con la intencin de distraer a Nastirh lo suficiente para que Muerte pudiera darle el golpe de gracia. Mientras tanto, el Dr. Alquimia se incorporaba del suelo tambaleante, buscando entre las sombras el medalln que haba soltado el demonio de forma tan abrupta. -Date prisa, Desmond! susurr Pete Pote de Pasta. Tenemos que irnos de aqu cuanto antes!-. Sin darle tiempo a que contestara a su compaero, Blue Beetle dispar una descarga de aire comprimido contra la cabeza del Dr. Alquimia, haciendo caer al villano al suelo sin sentido. -Quieto ah, Pete dijo a continuacin el hroe azul, apuntando al otro miembro de los 4 Temibles con su pistola. Normalmente prefiero utilizar mtodos menos expeditivos, pero la situacin est fuera de control y no tengo tiempo para sutilezas. Vas a darme ms problemas?-.

31

Marvel Fanfare #6

-Tranquilo, to: me rindo contest Pete soltando sobre el suelo el depsito de fluido pegajoso que colgaba de su espalda, junto con la escopeta unida a l. S que es slo cuestin de tiempo que le dis una paliza a ese bicho verde y nos entreguis a la poli, as que para qu liarme a hostias contigo? Adems, los 4F estn de una pieza: no podis acusarme de ningn delito grave-. Blue Beetle levant una ceja con gesto de sorpresa: -Joder Pete, me dejas de piedra. Cmo es posible que un perdedor como t demuestre un destello repentino de inteligencia?-. -Vete a tomar por culo, escarabajo-. En ese instante, pas extremadamente cerca de sus cabezas una potente descarga emitida por los propulsores de Iron Man, obligndoles a agacharse y esconderse entre los diversos instrumentos esparcidos por el suelo del laboratorio. La batalla contra el demonio estaba alcanzando su punto lgido: mientras los tres hroes trataban de derribar a Nastirh por todos los medios a su alcance, Muerte arrojaba sobre l la esencia del poder arcano que haba atesorado durante tantos aos de prctica y estudio. -Vas a contarme por qu os habis colado en el Baxter para traer aqu a este bichejo? pregunt Blue Beetle a Pete Pote de Pasta, mientras ambos arrastraban al inconsciente Dr. Alquimia hasta un sitio ms seguro. -Bromeas? Es que nunca has odo hablar de la clusula de confidencialidad mercenario-cliente?-. -Lo que t digas. Pero ahora aydame a bajar a los 4 Fantsticos de esa pared, antes de que alguno de esos rayos perdidos los parta por la mitad: este es el tipo de buena accin que podra reducir un par de aos tu condena-. -Imbcil... concluy Pete Pote de Pasta acompaando a Blue Beetle hacia donde se encontraba el cuarteto. Diez minutos despus, la extraa pareja haba logrado sacar del laboratorio los cuerpos inconscientes de los 4 Fantsticos y el Dr. Alquimia. Treinta minutos despus, Muerte agarraba triunfante el cuello de Nastirh, y arrastrndolo hacia el portal, lo lanzaba al Limbo con las manos chisporroteantes de energa mstica. Cuarenta minutos despus, Zero consegua convencer a la inteligencia artificial del Baxter de que desactivara su sistema defensivo, permitiendo la entrada en el edificio del resto de la Liga de la Justicia, y un escuadrn completo de agentes del D.O.E. Una hora ms tarde, Muerte se despeda de un aturdido Reed Richards, asegurndole que haba sido un placer salvarle la vida tanto a l como al resto de su equipo. Superman e Iron Man tuvieron que sujetar a Geo-Force, actual rey de Markovia, para evitar que arremetiera all mismo contra el asesino de su padre. Vctor Von Muerte tomaba una copa de vino latveriano en los aposentos privados de su castillo, cmodamente sentado sobre un antiguo silln de finales del siglo XVIII. A su alrededor, las paredes de la amplia habitacin se encontraban cubiertas por estanteras repletas de libros de temtica muy variopinta: desde E l extranjero de Camus a Ecologa microbiana de los ocanos de Kirchman. El monarca vesta un sencillo traje de lino de estilo cngaro, sin ninguna mscara que ocultara su rostro marcado. La habitacin, escasamente iluminada por una simple lmpara de mesa colocada junto al silln, se mostraba abundante en sombras; algunas de las cuales, parecieron condensarse con lentitud hasta formar la silueta de un hombre alto y enjuto, ataviado con un elegante traje negro de poca y sombrero de copa: the Shade siempre haba sabido cmo hacer una entrada.

32

Asalto al Edificio Baxter!

-Hola Vctor salud el visitante. -Hola Richard respondi Muerte. Llegas antes de lo que esperaba. Te apetece una copa de vino?-. -Si se trata de ese lquido pardo que por alguna extraa razn denominis vino en esta tierra, mi respuesta ha de ser negativa-. -La cosecha del ao pasado super con creces nuestras mejores expectativas. Deberas probarlo-. -Me sorprendes, Vctor contest the Shade aproximndose al monarca con una leve sonrisa en su boca. -No vas a aadir ninguna amenaza velada por mi insulto al vino latveriano? A qu se debe este estado de nimo tan inusualmente conciliador?-. -No me pongas a prueba, Richard. Cuntame cmo ha ido todo-. -Por supuesto, amigo mo dijo el ingls con su exquisito acento decimnico, mientras encomendaba su sombrero a un pequeo ser surgido de la misma esencia de las sombras. El Ultra-Humanita ha acudido a nuestra cita en el lugar convenido, y ya le he hecho entrega de la cantidad de dinero acordada. Lo cierto es que ese mercenario se ha vuelto muy verstil ahora que controla el cuerpo del mutante mltiple-. -Estoy de acuerdo. Puede resultarnos til en futuros trabajos. Y el resto de los 4 Temibles?-. -An siguen en el Helitransporte del D.O.E. Segn me ha contado Albert Desmond, a quien he visitado en su celda hace escasamente una hora, el seor Huesos est tratando de sonsacarles cualquier tipo de informacin sobre el cliente que les contrat, y el motivo por el que utilizaron el portal a la Zona Negativa para contactar con Nastirh-. -Doy por supuesto que el pago acordado y la promesa de sacarlos de la crcel antes de seis meses les mantendr en silencio sentenci Muerte. -Estoy seguro de ello, pero no creo que esa cuestin te preocupe demasiado, puesto que slo han tratado conmigo y nunca sospecharan que eras t su verdadero cliente dijo Richard Swift con marcado tono irnico. En cualquier caso, me da la impresin de que el seor Huesos se siente tan aliviado por no haberse visto envuelto en un conflicto con Annihilus, que pronto perder todo el inters por el tema y enviar a Desmond, Hawkins y Petruski directos a Riker-. -Excelente murmur el Dr. Muerte. Todo ha resultado mejor de lo que haba previsto... Quin poda imaginar que esos idiotas pediran mi ayuda para abortar el ataque al Edificio Baxter que yo mismo haba organizado?-. -Ciertamente inslito. Y adems han suspendido las sanciones que pesaban sobre Latveria?-. -As es dijo el monarca mientras retiraba parcialmente el cuello de su camisa de lino para mostrar el medalln procedente del Limbo.33

Marvel Fanfare #6

-Ya veo que al final pudiste cogerlo t mismo-. -La Liga de la Justicia no saba de su existencia. Fue muy sencillo recuperarlo del suelo en los momentos de confusin que siguieron al combate contra Nastirh-. Y acariciando el medalln con suavidad, aadi para s mismo: -La esencia del alma corrompida de Tim Hunter, el hechicero ms poderoso de esta Era, condensada en estas cinco Piedras de Sangre. Un objeto de inconmensurable poder arcano...-. -Y ahora, Vctor? Cul ser tu siguiente paso?-. El Dr. Muerte se incorpor lentamente en su silln antes de contestar: -Mi siguiente paso ser conseguir las ltimas dos piezas mgicas que necesito, y con ellas y todos los objetos que ya poseo... Gobernar este sucio mundo que me pertenece por derecho-.

34

Los 4 Fantsticos #12

Los 4 Fantsticos #12Doom War Parte I de II: Extraos en Tierra Extraa

-Es la hora de las tortas! grit la Cosa lanzando un fuerte puetazo contra el rostro del Capitn Britania, que hizo que ste atravesara la gruesa pared metlica del Anexo de Comunicaciones. -Ve tras l, Ben! intervino la Mujer Invisible, concentrada en mantener la integridad de su campo de fuerza. -No permitas que se acerque a Reed de nuevo!-. -Eso est hecho, Sue-. Dicho lo cual, el hroe de piel rocosa salt hacia la sala contigua, a travs del agujero abierto por Brian Braddock. Meggan, que haba permanecido en un segundo plano mientras su marido asuma la responsabilidad de sancionar aquella infraccin transdimensional, cambi entonces de forma para convertirse en una amenazadora criatura de alas correosas que vol directamente hacia donde yaca el cuerpo indefenso de Mr. Fantstico. -Johnny! grit ahora la Mujer Invisible con la frente perlada por el sudor. Exclamando su habitual llamas a m!, la Antorcha Humana intercept a Meggan en mitad de su trayectoria, y como respuesta, la mutante inglesa transmut su piel en una aleacin orgnica de material ignfugo, para enzarzarse seguidamente en una violenta pelea contra el miembro ms joven de los 4 Fantsticos. Susan Storm volvi entonces a centrar todos sus esfuerzos en mantener la estabilidad corporal de su marido, que se encontraba a su lado conectado a una enorme maquinaria cbica, a travs de una serie de cables insertos directamente en su cabeza. Reed Richards se retorca presa de las convulsiones, de forma que slo el campo de fuerza que haba creado la Mujer Invisible a su alrededor conservaba ya su apariencia humana. A un metro por encima de sus cabezas, una pantalla digital mostraba la palabra Descargando..., seguida de un porcentaje que incrementaba lentamente su valor: 84%... 86%... 88%... Lo cierto era que la situacin se le haba ido de las manos al cuarteto fantstico, y lo que en un principio deba haber sido una breve incursin en aquella realidad alternativa para recabar informacin, haba degenerado en un conflicto interdimensional con la llegada pocos minutos antes del Capitn Britania y su esposa Meggan; ambos autctonos de este universo.

36

Extraos en Tierra Extraa

-Este enfrentamiento no nos lleva a ningn lado, Grimm trat de hacerse escuchar Brian Braddock mientras segua intercambiando golpes con la Cosa en el interior de lo que pareca ser una amplia sala de reuniones. A su derecha, el ventanal que ocupaba toda una pared de la estancia les mostraba el rido paisaje lunar bajo la impresionante imagen de la Tierra suspendida en la negrura del firmamento estrellado. -Tienes razn, rubiales. Si os largis por donde habis venido, ni siquiera os guardar rencor contest la Cosa agarrando uno de los muchos sillones esparcidos por el suelo (uno con la silueta de un murcilago grabada en su parte posterior), para estamparlo contra el torso de su oponente. Como consecuencia, el Capitn Britania sali disparado hacia una mesa circular de grandes proporciones colocada en el mismo centro de la sala, en cuya superficie haban seregrafiado un vistoso logotipo con tres siglas. Brian Braddock se levant rpidamente sacudindose el polvo y las astillas de madera que se haban posado sobre su uniforme: -Tu resistencia no hace sino agravar la situacin, Grimm. Esta realidad ha sido declarada en cuarentena por la mismsima Roma, Guardiana Omniversal, y no est permitida ni la entrada ni salida de ella. Como ya os he dicho antes, debis acompaarme a Otromundo para responder de vuestro delito-. -Delito? Hemos venido hasta aqu para liberar a este mundo de la dictadura de Muerte, y de paso, patearle el culo al viejo Vctor. Eso es un delito?-. -Ben Grimm de Tierra 616: estoy seguro de que vuestras intenciones son nobles, pero no sabis a qu os enfrentis. El Dr. Muerte de esta realidad se ha hecho demasiado poderoso, y representa una amenaza para todo el Omniverso. Este mundo ya se ha perdido; no permitiremos que otros le sigan-. -Pierdes el tiempo conmigo, Capi. No soy Reed, y no vas a convencerme de nada con esas teoras sobre el equilibrio csmico y dems zarandajas. Para m, todo esto se reduce a una cuestin muy sencilla: Muerte ha sacado los pies del tiesto, y nosotros vamos a darle de hostias hasta que vuelva a meterlos dentro. Punto y final concluy la Cosa arremetiendo otra vez contra Brian Braddock, que ya le esperaba en posicin de combate. Mientras tanto, la pelea entre la Antorcha Humana y Meggan creca en intensidad a pocos metros de distancia, en el Anexo de Comunicaciones. La multiforme se encontraba cada vez ms cerca de Reed y Sue, cambiando constantemente de forma para tratar de aturdir a la Antorcha con un repertorio casi infinito de apariencias, que slo conservaban la piel ignfuga como caracterstica comn. El porcentaje del panel digital segua ascendiendo paulatinamente, hasta que por fin... ... 96%... 98%... 100%. Descarga completada. -Stephen! grit la Mujer Invisible de inmediato, mientras tomaba en sus brazos el cuerpo repentinamente flccido de su marido. Acto seguido, surgi un disco de brillante luz blanca bajo cada uno de los miembros de los 4 Fantsticos, transportndolos muy lejos de aquella realidad. Brian Braddock se reuni entonces con Meggan junto a la maquinaria cbica donde hasta haca slo unos instantes haba estado conectado Reed Richards. -Han huido al Limbo sentenci el Capitn Britania leyendo los datos ofrecidos por un pequeo dispositivo que llevaba sujeto a la mueca izquierda. -En ese caso se encuentran fuera de nuestra jurisdiccin, Brian apunt la multiforme. -Qu hacemos ahora?-.

37

Los 4 Fantsticos #12

-Volver a Otromundo e informar a Roma de lo ocurrido. Debemos prepararnos para el regreso de Richards 616 y su grupo-. Segundos despus, la pareja de mutantes ingleses abandonaba tambin la Atalaya de la Liga de la Justicia. Los 4 Fantsticos recuperaban fuerzas en el interior de una pequea cueva, abierta en la pared grantica de una de las cordilleras ms altas del Limbo. -Cmo te encuentras, Reed? -pregunt la fantasmagrica figura del Dr. Extrao, flotando inmvil sobre l.

-Un poco aturdido respondi Mr. Fantstico con los labios resecos, -pero creo que mi cerebro ha conseguido asimilar ya toda la informacin que me descargu en la Atalaya-. -Cuando quieras nos vamos a por Muerte, estirado dijo la Cosa haciendo crujir sus enormes nudillos rocosos. -No le presiones, Ben intervino la Mujer Invisible. -Reed tiene que descansar, y adems necesitamos trazar un plan antes de...-. -Tranquila, Sue la interrumpi su marido. -Estoy bien y... bueno, lo cierto es que ya tengo un plan-.

38

Extraos en Tierra Extraa

-De veras? -se sorprendi la forma astral del Dr. Extrao. -As es. Y debo admitir que fue un acierto que nos enviaras a la base lunar de ese grupo de hroes, la Liga de la Justicia, para averiguar todo lo que necesitaba saber sobre tu mundo: en este momento, conozco tu planeta Tierra como si hubiera vivido en l toda mi vida-. -Y qu nos puedes contar sobre esta Tierra, cuado?se interes Johnny Storm. Es muy diferente de la nuestra? O al menos, lo era antes de que Muerte se hiciera con ella?-. Mr. Fantstico se frot suavemente las sienes con sus largos dedos flexibles antes de responder: -Esta Tierra es sencillamente apabullante, Johnny. En ella puedes... podas encontrar rplicas de todas los hroes y villanos que conocemos, y muchsimos ms que no conocemos: Superman, el Joker, Black Adam, Green Arrow... Estimo que el nmero de seres con habilidades superhumanas duplicaba al que existe actualmente en nuestro mundo, con todo lo que eso implica en el desarrollo de una sociedad-. -Supongo que tienes razn, Reed confirm el Dr. Extrao con amargura. Slo era cuestin de tiempo que el polvorn terminara saltando por los aires...-. -No te tortures, Stephen dijo Mr. Fantstico. He hallado una solucin a vuestro problema-. -Sabes cmo derrotar a este Dr. Muerte, cario? pregunt Susan Storm. -Me temo que no, Sue. Vctor se ha convertido en un ser casi todopoderoso, y no creo que nadie pueda hacerle frente a estas alturas: la Tierra es suya-. -Entonces...? exclam el Dr. Extrao confundido. -Simplemente, atajaremos el problema antes de que surja-. -Espera! Quieres decir...? se anticip Ben Grimm. -Efectivamente: viajaremos al pasado de esta realidad-. -Pero eso ya lo intent Flash y su Escuadrn de Velocistas repuso Stephen Extrao aproximando su rostro inmaterial al del lder de los 4 Fantsticos. -Quines? murmur la Antorcha Humana para s. -Fue uno de los ltimos intentos de la Liga de la Justicia para derrotar a Muerte sigui explicando el Dr. Extrao, -pero no dio resultado. Para entonces, Vctor ya haba invocado una serie de hechizos que impedan cualquier tipo de traslacin temporal sobre la Tierra-. -S lo que pas, Stephen contest Reed Richards dando leves golpecitos contra su sien derecha. Recuerda que esos datos se encuentran ya en mi cabeza; especialmente aquellos relacionados con la Doom War-. -Entonces...?-. -Muerte nunca cometera el error de privarse a s mismo de una herramienta tan poderosa como esa: estoy seguro de que esos hechizos no afectaron a su Maquina del Tiempo-. -Te refieres a aquella tablucha deslucida que...? empez a decir la Cosa. -Si no me equivoco intervino la Mujer Invisible, tu plan consiste en que nos colemos en el Castillo Muerte, y utilicemos su propio invento para viajar al pasado verdad?-. -S, ese es mi plan-. -Y si te equivocas? dijo la Antorcha Humana. Y si su Maquina del Tiempo tampoco funciona?-. -Confa en m, Johnny: funcionar-. -No! exclam el Dr. Extrao, haciendo refulgir su forma astral con una intensa luz blanca. Tu plan es una locura, Richards. El exceso de confianza fue precisamente

39

Los 4 Fantsticos #12

lo que acab con la vida de los 4 Fantsticos de mi universo, y no estoy dispuesto a permitir que os ocurra lo mismo a vosotros-. -Stephen: es la nica manera de vencer a Muerte. En el presente no tenemos ninguna oportunidad contra l-. -Pero es un suicidio! Yo no puedo transportaros desde el Limbo hasta el interior del Castillo Muerte sin que l lo sepa; y si intentara dejaros en las cercanas... Uno de los primeros actos de ese psicpata, antes de iniciar su conquista del mundo, fue aprisionar en Latveria a un elemental de la tierra conocido como la Cosa del Pantano: desde ese momento, ningn ser vivo puede transitar su suelo sin que...-. El Dr. Extrao call de repente, mostrando incertidumbre en sus ojos fantasmales. -Qu te ocurre, Stephen? le pregunt Susan Storm. -Nada... Es slo que...-. -Qu? pregunt la Cosa impaciente. -Se me acaba de ocurrir una forma de haceros entrar en el Castillo Muerte-. El disco de teletransportacin que enlazaba aquella realidad con el Limbo se abri en un pequeo claro del bosque que lindaba al sur con el Castillo Muerte. Permaneci abierto apenas unos segundos, pero fue tiempo suficiente para que cuatro figuras renqueantes que parecan salidas del mismsimo infierno cruzaran a travs de l. Su piel era viscosa y fra al tacto. Su pelo, podrido hasta la raz, caa en lastimosos mechones sobre sus rostros marchitos. Sus cuerpos, carentes de vida, arrastraron los pies descarnados hacia los rboles que crecan alrededor del claro, impulsados por el vigor que les otorgaba un poderoso hechizo necromntico. Empleando una lengua maldita, articulada mediante chasquidos de cuerdas vocales esclerotizadas, y una serie de gorgoteos purulentos surgidos de lo ms profundo de una garganta en avanzado estado de descomposicin, los miembros de este pequeo grupo iniciaron una conversacin que ningn ser vivo hubiese podido percibir: -Soy el nico al que esto le parece repugnante? pregunt Johnny Storm mientras descubra horrorizado a un gusano que se agitaba retozn en una pstula abierta de su brazo derecho. -Por una vez voy a tener que darle la razn al cabeza de cerilla aadi Ben Grimm, cuya caracterstica piel rocosa haba sido sustituida por otra de consistencia ms blanda y deforme, que amenazaba con desprenderse en varias partes de su cuerpo. -Tened paciencia. Tan pronto como nos hagamos con la Mquina del Tiempo de Muerte podremos volver a nuestro estado normal les reprendi Susan Storm, aunque sin poder ocultar el desagrado que le ocasionaba la prdida de varios dientes que se haban desprendido de sus encas con inquietante facilidad. -Quin me iba a decir a m que llegara el da en que diera cualquier cosa por volver a ver mi fea cara de piedra... murmur Ben. -Yo slo espero que tengas razn, hermanita, porque no te imaginas las ganas que tengo de quitarme este colgajo del demonio dijo la Antorcha Humana sealando la pequea pieza de madera pintada de rojo que penda de su cuello; idntica a las que colgaban del cuello de los restantes componentes de los 4 Fantsticos. Todava no me explico cmo dejamos que el Doctor Extrao nos convenciera para hacer esto-. -Era la nica forma de asegurarnos de que ni la Cosa del Pantano ni Muerte sepan que estamos aqu intervino Reed Richards. Hubiera preferido disponer de ms tiempo para trabajar en algn tipo de artefacto que nos ocultara a sus sentidos, sin necesidad de recurrir a la magia, pero...-. -Magia negra, adems: el Stephen de nuestro universo nunca hubiera empleado

40

Extraos en Tierra Extraa

este tipo de trucos sentenci la Cosa. -El Stephen de nuestro universo nunca tuvo a Mordru como maestro aclar Mr. Fantstico. -Querrs decir Mordo-. -No, Mordru. Pero da igual, Ben, no le conoces(9). Ahora centrmonos en llegar al castillo sin llamar la atencin-. -Y el Capitn Britania y su gente de Otromundo? pregunt Johnny. -No sabrn que hemos vuelto a esta realidad?-. -Posiblemente, pero no creo que violen su propia cuarentena dimensional, aqu en Latveria, arriesgndose a ser descubiertos por Muerte explic Mr. Fantstico, aadiendo a continuacin: Sue, creo que deberas hacernos invisibles: el hecho de que no puedan sentir nuestra presencia, no significa que no puedan vernos con sus propios ojos-. -Por supuesto, Reed-. -Genial! As por lo menos podr olvidarme durante un rato de la pinta que tenemos concluy la Antorcha Humana. Esto es lo ms absurdo que he visto en mi vida: los 4 Fantsticos convertidos en zombis!-.

Tras dos horas de penoso trayecto, atravesando un bosque de cipreses en primer lugar, y trepando a continuacin por la escarpada ladera que suba hasta sus muros, los 4 Fantsticos llegaron por fin al Castillo Muerte. Sus cuerpos necrotizados no eran capaces de sentir fatiga en aquellas condiciones, pero la lenta descomposicin a la que se vean sometidos resultaba cada vez ms difcil de sobrellevar. A una orden de Reed Richards, el grupo se dispuso a elevarse hacia las almenas del ala norte del castillo con la ayuda de un campo de fuerza invisible creado por Susan Storm, pero justo en ese instante... -Qu ocurre ahora? exclam la Cosa en aquel lenguaje destinado al uso exclusivo de los muertos. No puedo moverme! Y nada se mueve a nuestro alrededor!(9)

El Barn Mordo es un viejo enemigo del Dr. Extrao, mientras que Mordru es un Seor del Caos que se han enfrentado en repetidas ocasiones a la Sociedad de la Justicia y a la Legin de Super-Hroes.

41

Los 4 Fantsticos #12

aadi observando las ramas estticas de los rboles que crecan pocos metros ladera abajo, y que hasta ese momento se haban mecido agitadas por el viento. -Nos han descubierto? pregunt Johnny Storm preparndose para arder con la intensidad de una autntica supernova. -Tranquilizaos. No soy vuestro enemigo afirm una voz robtica, que sin embargo no careca de calidez humana. Frente a los 4 Fantsticos, surgi una figura envuelta en una capa marrn con ribetes amarillos, que ocultaba parcialmente su rostro bajo una capucha del mismo color. -Espero que me disculpis por encerraros en este campo de stasis temporal mientras hablamos, pero la situacin es... complicada. Permitid que me presente, soy...-. -Hourman, antiguo miembro de la Sociedad de la Justicia concluy Mr. Fantstico.

-As es. Me alegra comprobar que aprovechaste vuestra incursin en la Atalaya de la Liga-. -Fue muy instructiva, en efecto, pero lo que no entiendo es cmo puedes escucharme. Stephen nos asegur que nada vivo podra percibir nuestras palabras mientras nos encontrsemos bajo la influencia de estos talismanes-. -Ah, pero es que yo no estoy vivo, doctor Richards sonro el organismo sinttico. -Vale, puedes escuchar lo que decimos. Bien por ti intervino la Cosa. Y ahora, se puede saber qu quieres de nosotros? Ests aqu para evitar que aticemos a Muerte, como esos chavalotes de Otromundo?-. -Nada ms lejos de mi intencin, seor Grimm contest Hourman, empleando el mismo tono reposado que haba venido utilizando hasta ese momento. La Resistencia Cronal, grupo al que pertenezco actualmente, se est tomando muchas molestias precisamente para que vuestro plan tenga xito-. -Nos ayudars entonces a llegar hasta la Mquina del Tiempo? dijo la Mujer Invisible. -Me temo que no. En primer lugar porque el Dr. Muerte sabra de mi presencia en el mismo instante en que pusiera un pie en su castillo. Y en segundo, porque no queremos que lleguis hasta la Mquina del Tiempo-. -En qu quedamos? No habas dicho que nos ibas a ayudar? le increp la42

Extraos en Tierra Extraa

Antorcha Humana. -S, pero vuestro plan actual est abocado al fracaso. La situacin es la siguiente, doctor Richards aadi girndose hacia Mr. Fantstico: -La Agencia de Variacin Temporal dirigida por Rip Hunter ha declarado en cuarentena este perodo de tiempo gobernado por el Dr. Muerte, y aunque la Resistencia Cronal ha tratado de romper el cerco en varias ocasiones, existe una burbuja de cien aos a su alrededor de la que nadie puede salir o entrar-. -Esos bastardos de la AVT... murmur Johnny Storm recordando su anterior encuentro con la correspondiente Agencia de Variacin Temporal de su universo(10). -Da mucha confianza saber que en caso de emergencia, los grandes poderes se limitan a aislar el problema y mirar a otro lado buf la Cosa. -La cuestin es que Rip Hunter no permiti... permitir, desde vuestro punto de vista, que viajis al pasado con la maquina de Muerte, y por tanto, quedaris atrapados aqu a merced de ese tirano-. -Debo suponer entonces que has venido para ofrecernos un plan alternativo? pregunt Reed Richards. -Supones bien. Mientras hablamos, mis compaeros de la Resistencia Cronal se enfrentan a los Hombres Lineales de Hunter, saboteando todos sus instrumentos de control temporal en el proceso. As es como he podido ponerme en contacto con vosotros, violando la cuarentena, y as es como conseguiris viajar atrs en el tiempo con la ayuda de este artefacto concluy, mostrndoles una pequea esfera metlica de color dorado, en cuya superficie resaltaba un botn rojo. -En ese caso, ya no tenemos por qu entrar en el Castillo Muerte? dijo la Antorcha Humana con un leve tono de esperanza. -En realidad... s que tenis. Kang ha elaborado un estudio muy detallado sobre vuestras posibilidades de cambiar la Historia y...-. -Has dicho Kang? le interrumpi la Cosa. -S, ya s que para vosotros es un villano reconocido, pero en estos tiempos desesperados se ha convertido en uno de los miembros ms valiosos de nuestro grupo, y confo plenamente en l-. -Um... gru Ben Grimm con desconfianza. -Segn Kang, la derrota del Dr. Muerte en el pasado estar asegurada al 97,3% si antes de abandonar este punto temporal os llevis con vosotros a uno de sus prisioneros, encerrado aqu mismo en los stanos del castillo-. -Y podremos liberarlo sin que Vctor se entere? pregunt Susan Storm. -S, pero debis ser muy rpidos. Para ello, dispondris de este pequeo artefacto de traslacin temporal; sin l, Muerte os capturara antes de que tuvierais la oportunidad de llegar a su Mquina del Tiempo con el prisionero-. -Y cmo funciona? se interes Mr. Fantstico, observando la pequea esfera que reposaba en la mano izquierda del robot. -El mecanismo es muy sencillo: una vez pulsado el botn rojo, el artefacto se activar en diez segundos, trasladando todo lo que se encuentre en un radio de dos metros a su alrededor, al instante del pasado que t mismo habas seleccionado ya, Reed Richards-. Los 4 Fantsticos permanecieron en silencio durante unos segundos mientras rumiaban las palabras de Hourman, congelados en el interior de aquel campo de stasis temporal. Finalmente, Mr. Fantstico tom la iniciativa respondiendo por todos ellos:(10)

Durante la magnfica etapa de Walter Simonson al frente los 4 Fantsticos.

43

Los 4 Fantsticos #12

-De acuerdo, haremos lo que dices. Todo lo que aprend sobre Hourman en la base de datos de la Liga de la Justicia me dice que puedo confiar en ti. As que, a quin vamos a rescatar del Castillo Muerte? Tena entendido que Vctor no haca prisioneros...-. -Cierto, pero este sujeto es muy especial para l. Se llama Kyle Rayner, y es el Green Lantern del sector 2814-. -Aqu est nuestro hombre dijo Ben Grimm. -No tiene muy buen aspecto, verdad? aadi Johnny Storm. Los 4 Fantsticos se encontraban en el interior de una oscura sala excavada en la roca, bajo el Castillo Muerte. Delante de ellos, yaca el cuerpo harapiento de un hombre joven sujeto por varias bandas metlicas a una tabla de acero cromado, con el brazo derecho introducido en un extrao instrumento con forma de larva ultratecnificada. -Qu sabes sobre l, Reed? pregunt Susan Storm. -Kyle Rayner es miembro de los Vengadores de esta realidad, y adems forma parte de una especie de polica intergalctica, los Green Lantern Corps, dirigida por una antigua raza aliengena que se autodenomina a s misma los Guardianes del Universo-. -O sea, como los Nova Corps aventur la Antorcha Humana. -Parecidos, s, pero a una escala mucho mayor: el peso que tienen los Green Lantern Corps en este universo hace que, por comparacin, el cuerpo creado por los xandarianos no sea ms que una mala imitacin-. -Muy interesante, estirado intervino la Cosa. -Y si dejamos las explicaciones para ms tarde y nos vamos de aqu cuanto antes?. -Tienes razn, Ben. No perdamos ms tiempo-. Acto seguido, el pequeo grupo de muertos vivientes se aproxim al lugar donde se encontraba Kyle Rayner inconsciente, y tras comprobar que todos ellos se haban colocado dentro del radio de accin del artefacto de traslacin temporal, Mr. Fantstico puso en marcha su mecanismo. La Antorcha Humana se inclin entonces sobre Green Lantern para ver si an respiraba, y justo en ese momento, Kyle abri repentinamente los ojos, y horrorizado ante la visin de aquel cadver putrefacto que exhalaba su ftido aliento sobre su cara, golpe con fuerza la cabeza del miembro ms joven del grupo con el nico brazo que le quedaba libre. Johnny Storm sinti con desagradable claridad cmo su ojo derecho saltaba de su cuenca ocular, y rodaba a continuacin por el suelo de aquella sala escasamente iluminada. -Joder! exclam la Antorcha Humana cubriendo la mitad de su rostro con una mano, mientras la Cosa mantena inmvil al agitado Green Lantern sobre la tabla de acero. La Mujer Invisible se volvi hacia su marido con evidente inquietud reflejada en la mirada: -Volver a crecerle ese ojo cuando nos quitemos los talismanes?-. Reed Richards, que no conoca la respuesta, consult rpidamente la diminuta pantalla digital de la esfera metlica, y viendo que an faltaban cinco segundos para su activacin, trat de estirar un brazo para buscar el ojo perdido entre las sombras de la sala. Sus huesos crujieron, la piel se desgarr en varios puntos, pero su brazo corrompido se neg a estirarse ms all de unos pocos centmetros. Mr. Fantstico mir entonces a su esposa durante slo un instante; le entreg la esfera y corri apresuradamente hacia el rincn donde deba encontrarse el ojo de su

44

Extraos en Tierra Extraa

cuado. Los segundos fueron consumindose de forma implacable mientras exploraba cada palmo de aquel suelo pedregoso, hasta que por fin, lo hall junto a una de las paredes y lo lanz con rapidez hacia las manos de una expectante Susan Storm. Sin embargo, antes de que Reed tuviera la oportunidad de reunirse de nuevo con su grupo, el tiempo se pleg sobre s mismo, abandonndole en aquel stano del Castillo Muerte. Mr. Fantstico permaneci inmvil, a la espera de las previsibles consecuencias de sus actos, que llegaron en forma de dos breves sucesos concatenados: primero, una tremenda sacudida que hizo vibrar, e incluso ondularse, todo aquello que le rodeaba; y segundo, un aullido casi inhumano que pareci golpear con intensidad los cimientos del castillo. Consciente del peligro que corra, Mr. Fantstico grit entonces al vaco de la sala: -Stephen! Scame de aqu!-. Pero no fue un familiar disco de luz blanca lo que acudi a su llamada, sino un leve resplandor rojizo que surgi tras l. Al volverse, el lder de los 4 Fantsticos no pudo sino estremecerse ante la figura de un Vctor Von Muerte casi irreconocible que le habl con una voz cargada de odio: -Reed Richards...-.

45

Los 4 Fantsticos #13

Los 4 Fantsticos #13Doom War Parte II de II: El Omniverso no juega a los dados

La Sala de Trnsito Cronal no era en realidad una sala. Careca de paredes o techo que la limitaran, y su interior, ocupado por una sobrecogedora nada de color blanco, se extenda de forma ininterrumpida hasta el mismsimo Fin del Tiempo. Slo una estrecha puerta, labrada en metal rojo, se atreva a romper la monotona de aquel espacio casi infinito; y junto a ella, esperaban pacientemente dos hombres de aspecto muy diferente. Uno era pelirrojo, no muy alto, y mostraba en su rostro una barba cuidada. El otro, de impresionante musculatura, vesta un uniforme de colores primarios que le cubra todo el cuerpo. Ambos permanecan inmviles y en silencio, con la mirada perdida en el vaco incoloro. Entonces, a pocos pasos de donde se encontraban, comenz a arremolinarse una dbil fuente de taquiones, que rpidamente vio incrementada su intensidad hasta formar un autntico vrtice temporal. El plegamiento espacio-tiempo fue casi instantneo, permitiendo el trnsito de una figura humanoide, apenas visible en el interior de aquel torrente de partculas elementales que se mova en crculos a su alrededor. Cuando finalmente se dispersaron los taquiones en breves corrientes desordenadas, apareci ante sus ojos lo que pareca ser un hombre, envuelto en una capa marrn con ribetes amarillos, que ocultaba parcialmente su rostro bajo una capucha del mismo color. -Bienvenido, Hourman. Tu misin ha sido un xito salud el hombre de la barba pelirroja. -Disculpa si no comparto tu entusiasmo por lo que acabo de hacer, Hunter. Y Reed Richards? pregunt rpidamente el robot. -Nuestros clculos de probabilidad fueron exactos, y efectivamente, el doctor Richards no ha logrado dar el salto al pasado. Sin embargo se apresur a aadir Rip Hunter, -el resto del grupo s que ha retrocedido en el tiempo junto a Green Lantern-.

-Ya veo. Mi misin ha sido un xito, y en el proceso he traicionado a un hroe al que siempre consider mi amigo-.47

El Omniverso no juega a los dados

-Tu amigo muri, Hourman; y eso es precisamente lo que tratamos de evitar ahora, entre otras cosas. Ese Reed Richards al que te refieres ni siquiera pertenece a nuestra realidad-. -Su vida vale menos por ello?-. -A cambio de la de millones de personas que sobrevivirn a la Doom War si evitamos el ascenso del Dr. Muerte? Por supuesto que s-. -Eres un cnico, Hunter. Esos millones de personas que tanto te preocupan ahora son los mismos que conden la AVT(11) con su cuarentena temporal-. -En aquel momento tuve elegir entre salvar a esos millones en este perodo de tiempo, o poner en peligro la vida de billones en toda la lnea temporal: no tuve otra opcin. Ahora, sin embargo, la informacin que nos ha proporcionado nuestro amigo dijo sealando al hombre corpulento que le acompaaba, -permite que podamos salvarlos a todos a cambio de una sola vida. Mis decisiones siempre han estado avaladas por los nmeros-. El hroe robtico apart la mirada, asqueado por los razonamientos que le ofreca Rip Hunter: -Una sola vida sigue siendo un precio demasiado alto-. -Tu suficiencia moral resulta ridcula, Hourman respondi el Director de la AVT con agresividad. -Acaso te negaste a participar en esta misin cuando te ofrec la posibilidad de suspender la cuarentena temporal y eliminar a Muerte en el pasado?-. -Esta discusin no lleva a ningn sitio interrumpi el tercer ocupante de aquella sala que no era una sala, girndose a continuacin hacia el robot. Y adems, la suerte de Reed Richards an no est decidida. Confa en m-. -Resulta difcil confiar en ti, Capitn Britania, cuando fue tu seora Roma la que inici esta serie de cuarentenas a nivel dimensional y temporal, que han aislado al Dr. Muerte junto con todas sus vctimas. A qu se debe este repentino cambio de actitud en la Guardiana Omniversal?-. -A la llegada de los 4 Fantsticos 616 a este universo. Su intervencin, aunque no deseada, lo ha cambiado todo; incluida nuestra poltica respecto a este mundo. Ahora tenemos una oportunidad de acabar con Muerte para siempre concluy Brian Braddock. La voz de Vctor Von Muerte hizo temblar las paredes de aquella sala excavada en la roca, a pesar de que apenas super el volumen de un murmullo: -Debo suponer que mi viejo enemigo ha salido de su tumba para enfrentarse a m por ltima vez? dijo mientras se acercaba con actitud amenazante a un Reed Richards con aspecto de zombi. -Sabes que no, Vctor. Nunca podra engaarte de ese modo con tu nivel actual de poder-. -Mi nivel actual de poder... repiti Muerte aproximndose an ms a su eterno rival, para colocarse justo frente a l. -S que no perteneces a este universo, Reed Richards; y tambin que t y tu pattico grupo de monstruos de feria habis logrado lo que vuestras versiones homlogas nunca soaron conseguir: derrotarme por completo-. Al escuchar estas palabras, una repentina expresin de asombro surgi en la cara medio podrida de Mr. Fantstico. -No finjas sorpresa, Richards. T tambin has debido sentir esa vibracin en el tejido de la realidad, poco despus de que tu infecta familia retrocediera en el tiempo(12). El pasado ha cambiado, y mi presente...-.(11) (12)

La Agencia de Variacin Temporal. Como vimos en el episodio anterior.

48

Los 4 Fantsticos #13

El Dr. Muerte arroj sobre el suelo el arma que haba estado sujetando con firmeza, y que Mr. Fantstico reconoci enseguida como la Lanza del Destino. Y sin aadir nada ms, sigui desprendindose de diferentes objetos que llevaba consigo, como si se trataran de baratijas sin valor: el Cubo Csmico, el Orbe de Ra, el Ojo del Demonio... Finalmente, acercando ambas manos a su rostro, arranc con fiereza la Mscara de la Medusa, mostrando a su enemigo la cara desfigurada que durante tanto tiempo haba permanecido oculta. -Por qu? pregunt Mr. Fantstico desconcertado. -La modificacin que habis introducido en mi lnea temporal ha convertido este mundo que tanto esfuerzo me cost construir en un simple futuro alternativo, una rama seca desgajada del tronco del rbol, en la que estos objetos, tan ligados a la misma esencia de la realidad, han perdido su poder-. Reed Richards qued entonces en silencio, evaluando las posibilidades que tena de sobrevivir a su encuentro con el monarca de Latveria. Un silencio que este ltimo se encarg de romper: -Pero no pienses ni por un momento que mi derrota va a salvar tu despreciable vida, Richards. An dispongo de mis vastos conocimientos arcanos, y por supuesto... de la simple fuerza de mis brazos concluy el Dr. Muerte introduciendo con brutalidad su mano derecha en el vientre de Mr. Fantstico, para a continuacin tirar de sus intestinos hacia fuera con un golpe seco. Susan Storm mir a su alrededor con gesto de cansancio: cmo era posible que hubieran acabado otra vez en el interior de una cueva? Primero fue en el Limbo, mientras Reed se recuperaba de la descarga masiva de datos relativos a este universo; y despus en los stanos del Castillo Muerte, donde haban rescatado a aquel hroe llamado Green Lantern, y retrocedido en el tiempo... sin su marido(13). Durante un breve instante, el recuerdo de Reed desvanecindose en el aire mientras ellos saltaban hacia el pasado golpe su estmago como un latigazo, pero Sue no permiti que esa imagen la hundiera en la desesperacin. No era la primera vez que se vean en una situacin parecida, y sin embargo, Reed siempre lograba volver junto a ella(14). No. Ahora deba centrarse en la misin que les haba trado hasta all, al pasado de esta realidad alternativa; a esta otra cueva donde se ocultaba la persona que deba ayudarles a cambiar el curso de la Historia. -Y bien? pregunt impaciente la Mujer Invisible a la figura de semblante serio que les observaba desde el otro lado del cristal de aquella celda. -Cul es el veredicto?El hombre vestido de murcilago respondi con voz grave, sin apenas mover un msculo de su cara: -Los anlisis que he realizado parecen confirmar vuestras identidades. Sin embargo, an me cuesta creer esa historia de viajes en el tiempo y dimensiones alternativas-. -No veo por qu, Batman intervino Kyle Rayner, incorporndose con dificultad sobre un camastro de aspecto muy sobrio. Estoy seguro de que has tenido que participar en aventuras an ms absurdas junto a la Liga de la Justicia-.(13) (14)

Otra vez, en el episodio anterior. Creo que hay muchos ejemplos de aventuras en las que Mr. Fantstico ha sido dado por muerto, pero la que recuerdo con ms cario es la que nos cont John Byrne en Fantastic Four #289-292 USA (Los 4 Fantsticos v1 n 62-64; Coleccionable: Los 4 Fantsticos de John Byrne n 22-23).

49

El Omniverso no juega a los dados

-Hace mucho que abandon ese grupo, Green Lantern afirm Bruce Wayne con tono cortante. Ahora me dedico a otro tipo de asuntos-. -A liderar un grupo de supervillanos, por ejemplo?-. -No sabes nada sobre m, ni mi relacin con los Thunderbolts, vengador(15)-. -Perdonad chicos se adelant Ben Grimm, interponiendo su enorme figura rocosa entre ambos. Esta discusin es muy, pero que muy interesante (sobre todo para los que estamos aqu de visita, y no tenemos ni idea de quines sois ninguno de los dos), pero... Podramos ir directamente al grano? Me gustara regresar pronto al Baxter (a nuestro Baxter, quiero decir; ya sabis, el de verdad), y dormir esta noche en mi cama de agua, viendo una pelcula del gran G. Robinson-. -Amn a eso, grandulln sentenci Johnny Storm frotando distradamente su ojo derecho, como si sintiera la necesidad de comprobar que estaba all. -S que no he sido el mejor de los anfitriones con vosotros continu Batman, pero por norma general, tiendo a desconfiar de los grupos de zombis que aparecen en mi hogar de improviso, burlando todas las medidas de seguridad que he diseado para evitar este tipo de asaltos-. -Yo no organic mi rescate... rezong Kyle Rayner tumbndose de nuevo en el camastro, exhausto por el simple esfuerzo que haba tenido que realizar para incorporarse sobre su brazo izquierdo. -Entiendo tu desconfianza inicial, Batman intervino entonces la Mujer Invisible, pero creo que no debemos perder ms tiempo con estos detalles: t ya has confirmado nuestra identidad, y nosotros nos hemos recuperado totalmente del efecto de esos talismanes que nos entreg el Dr. Extrao. Ahora debemos actuar. El destino de tu mundo depende de ello-. El Hombre Murcilago asinti, y acto seguido tecle una serie de nmeros en la consola situada junto a la celda, que activ el desplazamiento de la pared acristalada que retena a los viajeros temporales. -De acuerdo Qu es lo que queris de m?-. Susan Storm suspir de forma casi imperceptible, sabiendo que por fin haban superado el escollo que ms quebraderos de cabeza sola provocar en este tipo de misiones; lo que Johnny bautiz un da entre risas como momento Sarah Connor: convencer al hroe de turno de que ellos provenan efectivamente del futuro (o de otra dimensin, o de otro planeta, segn el caso que les ocupara).(15)

Os recuerdo que en este universo Green Lantern forma parte de los Vengadores.

50

Los 4 Fantsticos #13

-Reed dise un plan de intervencin temporal muy detallado explic la Mujer Invisible, -cuyo xito depende en gran medida de que nos acompaes al lugar donde Muerte consigui... conseguir el ltimo de los objetos mgicos que van a permitirle conquistar la Tierra-. -Y cundo ocurrir eso? pregunt Batman. -Esta noche. A las 21:37-. -Muy bien, ir con vosotros; y avisar a Microchip para que reuna a los Thunderbolts. Pero an no entiendo... Por qu yo? Qu me convierte en una pieza clave dentro del plan de tu marido?-. -Bueno, en primer lugar el hecho de que Muerte venga a Gotham City, tu ciudad, y en segundo... Creo que conoces bien el lugar donde vamos a enfrentarnos a l: una especie de residencia para criminales con problemas psicolgicos-. -El Asilo Arkham... murmur Batman.

-Cmo te encuentras? pregunt Johnny a Green Lantern, que descansaba sobre un butacn mordisqueando con desgana una barrita de cereales. -Bien, supongo. Recuperando fuerzas-. Kyle ni siquiera le mir al contestar, y Johnny, sintindose incmodo con el silencio algo tenso que surgi entre ambos, decidi volver con el resto del grupo. Tanto su hermana Sue como Ben Grimm se encontraban a pocos metros de all, con Batman y el Comisario James Gordon, vigilando constantemente el interior de una celda mediante varios monitores de televisin que colgaban de una pared; la celda del interno que recibira la visita del Dr. Muerte a las 21:37 de aquel da. Sin embargo, apenas se haba alejado un par de pasos cuando Kyle aadi algo ms: -Siento lo de tu ojo, Johnny-. -No te preocupes respondi ste volvindose de nuevo hacia el Green Lantern. Al final ha quedado como nuevo, y tampoco puedo culparte por llevarte un buen susto cuando te viste rodeado de zombis, all en el Castillo Muerte-. -Lo s, pero si no hubiera reaccionado como lo hice... Reed...-. -Olvdalo, Kyle. Recogeremos a mi cuado una vez hayamos derrotado al viejo Vctor. Lo bueno de los viajes en el tiempo es que siempre puedes volver unos segundos despus de haberte marchado: ser como si nunca nos hubiramos ido-. -Supongo que s...-.51

El Omniverso no juega a los dados

Johnny observ al Green Lantern con curiosidad, y percatndose del gesto de preocupacin que mostraba el hroe esmeralda en su rostro, se sent a su lado para continuar la conversacin: -Mira Kyle, s que no nos conocemos de nada, y que debes de haberlo pasado muy mal en ese futuro del que te hemos sacado, pero confa en m: esta noche cambiaremos la Historia, y todos esos meses que...-. -Aos-. -Cmo?-. -He pasado ms de cuatro aos prisionero en el Castillo Muerte-. -Vaya, lo siento. Yo slo trataba de...-. -Lo s, Johnny; y te agradezco la intencin. No pretenda ser brusco, pero supongo que todo este tiempo all encerrado ha terminado por agriarme el carcter-. -Claro, es normal dijo la Antorcha Humana, aadiendo con cierta curiosidad malsana: -Y Muerte.... Te tortur durante todo ese tiempo?-. -No respondi el Green Lantern pasndose una mano ligeramente temblorosa por el pelo. Al menos fsicamente. Lo nico que quera de m ese cabronazo era mi anillo de poder, y como saba que al morir yo, el anillo abandonara el planeta en busca de un nuevo Green Lantern para el sector 2814, se preocup de mantenerme con vida. Pero slo eso. En todo el tiempo... durante todas las horas que pas a mi lado estudiando el anillo de poder JAMS me mir o se dirigi a m-. -Joder...-. -Al principio le gritaba constantemente, todos los insultos que se me pasaban por la cabeza. Slo para hacerle reaccionar, pero nunca obtuve una respuesta. Y te aseguro que la indiferencia puede llegar a ser la ms terrible de las torturas. Sentir que vales menos que un maldito objeto, menos que nada, durante tantos meses...-. -Bueno... intervino la Antorcha tratando de decir algo apropiado. Como te deca antes, hoy acabaremos con ese futuro, y tu yo del presente no tendr que sufrir lo que t has sufrido. Y por cierto: dnde ests en este momento? No hay peligro de que t y tu otro yo os encontris aqu y se produzca una de esas paradojas temporales tan chungas?-. -Imposible. Ya estoy atrapado en Latveria: hace dos das, los 4 Fantsticos (mis 4 Fantsticos) recibieron un aviso de la ONU informndoles de que el Dr. Muerte estaba movilizando tropas en la frontera con Markovia, y rpidamente se fueron hacia all para resolver la situacin. Yo no tena en ese momento ninguna misin pendiente con los Vengadores, as que cuando Johnny me ofreci que les acompaara en su viaje a Europa, decid ir con ellos. Era una trampa, claro. Y si Muerte consigue esta noche lo que ha venido a buscar a Arkham, tal y como ocurri en mi pasado, los ejecutar maana ante mis ojos sin que pueda hacer nada para evitarlo-. Johnny Storm se mordi ligeramente el labio pensando en el destino que le aguardaba a sus homlogos de esta realidad: -Vaya, no saba que ya nos conocamos. Quiero decir, t y nuestras versiones alternativas-. Kyle Rayner mir a la Antorcha Humana con cierta agitacin interior antes de responder a su comentario: -Hace aos que t y yo vivimos juntos. Desde que coincidimos en los Titanes(16)-Ah s? Somos compaeros de piso?-. -Somos novios, Johnny-. -Oh...-.(16)

Tal y como se cont en Capitn Marvel Anual #1, aqu mismo, en Action Tales.

52

Los 4 Fantsticos #13

Las sombras se condensaron en un rincn de la celda de John Dee, alias Dr. Destino; un residente del Asilo Arkham que permaneca sedado da y noche desde que ingresara all dos aos atrs, poco despus de que la Piedra del Sueo terminara incrustada en su pecho, tras su enfrentamiento con Pesadilla(17). Las sombras se condensaron, s, y acto seguido se abrieron en dos para permitir el paso de Vctor Von Muerte. All, junto a la cama del Dr. Destino, apenas visible bajo la luz de la luna que llegaba desde un pequeo ventanuco situado sobre sus cabezas. -Buenas noches, seor Dee susurr el monarca latveriano acercndose a la figura oculta bajo las mantas. Sin embargo, cuando las ech a un lado no encontr el cuerpo inconsciente de aquel villano psictico, sino a un expectante Metamorpho que exclam con celeridad: -Sorpresa!-.

El miembro cambiante de los Thunderbolts se transform inmediatamente en una espesa nube de gas narctico, que se concentr alrededor del Dr. Muerte. Y antes de que ste pudiera reaccionar siquiera, surgieron a travs del suelo unas manos de color dorado, pertenecientes a Piedra Lunar, que se aferraron a su tobillo izquierdo y tiraron fuertemente hacia abajo para despus soltarlo(18).

(17)

La Piedra del Sueo tuvo un papel importante en el comienzo de la serie Sandman, por ejemplo (Sandman #1-7 USA; Universo DC n17, 25-27 de Zinco; Sandman: Preludios y Nocturnos de Norma; Sandman n1-4 de Planeta), mientras que Pesadilla es un villano onrico que ha aparecido en numerosas ocasiones en la serie del Doctor Extrao. (18) Este truco ya fue utilizado por una Gata Sombra alternativa para vencer a un Rondador Nocturno alternativo en la clsica miniserie protagonizada por Magik (Coleccin Extra SuperHroes n8; Edicin Formato Prestigio n25-26).

53

El Omniverso no juega a los dados

Muerte lanz un grito desgarrado en el que se confundieron la clera y el dolor. Un grito involuntario, que le hizo aspirar profundamente el gas voltil en que se haba convertido Metamorpho. Y apenas dos segundos despus, recibi todo el peso de la pared de su derecha, derribada por el tremendo golpe que le haba propinado Atlas desde el otro lado.

Mientras el monarca se encontraba an aturdido bajo los escombros, Pjaro Cantor y Rayo Negro surgieron a travs del enorme agujero abierto por su compaero, dirigiendo contra l toda la intensidad de sus respectivos poderes.

La descarga combinada ilumin la estancia con un fulgor deslumbrante, que no les permiti observar cmo el suelo ceda bajo aquella impresionante demostracin de poder, derrumbndose hacia el piso inferior con un Dr. Muerte medio carbonizado. Siguiendo el plan trazado por Batman, le esperaban all Piedra Lunar y Halo, que antes de que el villano terminara de caer sobre los azulejos blancos de la zona de duchas, comenzaron a disparar intensos rayos de energa que impactaron contra su cuerpo desde puntos opuestos. Y tan pronto como Muerte toc el suelo, ambas abandonaron el lugar para evitar que ste pudiera enfocar su vasto poder sobre ellas.

54

Los 4 Fantsticos #13

Furioso e impotente, el Dr. Muerte trataba de ponerse en pie para hacer frente a aquel grupo de cobardes que golpeaban y huan sin darle la oportunidad de contraatacar, pero antes de que pudiera reaccionar, sinti cmo la nube narctica que an le mantena desorientado se transformaba en un cido extremadamente corrosivo que comenz a devorar su armadura metlica, junto con su caracterstico manto verde oscuro. Fue en ese momento cuando Katana salt hacia el monarca desde el agujero abierto en el techo, aferrando con fuerza su espada maldita, devoradora de almas.

La japonesa situ a su objetivo con precisin milimtrica mientras caa hacia l, girando en el aire para adoptar la posicin adecuada, y preparar as su katana para cercenar la cabeza de Muerte de un solo tajo. Y lo hubiera conseguido de haberle alcanzado slo un segundo antes, pero ese breve espacio de tiempo fue todo lo que necesit el villano para recuperar

55

El Omniverso no juega a los dados

momentneamente su concentracin, y romper todos y cada uno de los huesos de Katana con un simple movimiento de su mano, mientras sta se encontraba an en el aire. La herona japonesa muri en el acto, cayendo sobre el suelo como una mueca rota. El monarca centr entonces su atencin en el cido orgnico que ya estaba quemando su carne, y empleando una pequea fraccin del poder que le otorgaba el Cubo Csmico, oblig a Metamorpho a recuperar su forma humana en el actual estado disperso en el que se encontraba. El resultado fueron miles de pequeos trozos de Rex Mason que le rociaron como una leve lluvia de verano. Vctor Von Muerte respir hondo, tratando de retomar el control total sobre s mismo; y sin darle tiempo a los Thunderbolts para encajar la inesperada muerte de sus dos compaeros, e iniciar el segundo plan de ataque que ya les gritaba Batman a travs de los pequeos transmisores insertados en sus odos, el villano desapareci envuelto en una densa oscuridad salida de la nada. Desapareci, s, pero slo para aparecer en la sala de monitores desde la que el Hombre Murcilago haba estado dirigiendo toda la operacin, junto al Comisario Gordon, Green Lantern y el resto de los 4 Fantsticos. -Dnde me has trado, Shade(19)...? murmur el Dr. Muerte mirando a su alrededor. -Vosotros? exclam a continuacin al descubrir sorprendido a aquellos que saba presos en su castillo. -Thunderbolts! Aqu! grit Batman a travs de su comunicador, mientras la Cosa embesta a su ms odiado enemigo como un rinoceronte enloquecido, lanzndolo contra la pared de cemento que se encontraba tras l; y siguiendo el ejemplo de su compaero, la Antorcha Humana arda en llamas para volar hacia Muerte, y lanzarle intensas lenguas de fuego que lo envolvieron rpidamente en un infierno que Johnny aliment sin cesar. Para evitar que toda la sala pasara a formar parte de ese infierno, la Mujer Invisible concluy el trabajo aislando las llamas con un slido campo de fuerza, que sin embargo permita el paso del oxgeno y el fuego de Johnny. Green Lantern se mantena mientras tanto al margen de todo, acurrucado en su silln, y aterrorizado por la sola presencia del monarca latveriano: muy a su pesar, los largos aos de cautiverio en el Castilo Muerte haban terminado por afectarle profundamente. Aunque desorientado en el fragor de aquel horno que le estaba consumiendo, Muerte pudo sentir la proximidad de los Thunderbolts, a punto de irrumpir en la sala para unir sus fuerzas a las de los 4 Fantsticos. Y dudando por primera vez en muchos aos de sus posibilidades para salir victorioso, el villano murmur unas palabras que bien podran haber pasado por simples pensamientos enunciados en voz alta: -Aisla este sitio, Shade. Y encrgate de ella-. Una vez ms, las sombras de aquella sala se espesaron rpidamente; pero en esta ocasin, no se limitaron a permanecer en el lugar donde se encontraban, sino que se expandieron por suelo y paredes, hasta alcanzar el techo y formar una oscura pelcula continua que impeda la entrada y salida de la estancia. Kyle Rayner fue el nico que se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, pero sin darle tiempo a superar el bloqueo mental que sufra, brotaron de las sombras una decena de pequeos demonios oscuros que cayeron sobre Susan Storm.

(19)

Tal y como se cont en Marvel Fanfare #6, The Shade y Muerte son aliados.

56

Los 4 Fantsticos #13

La Mujer Invisible perdi inevitablemente la concentracin, y como consecuencia, el campo de fuerza que haba formado alrededor de su enemigo se vino abajo con ella. Muerte no perdi ni un segundo entonces, y atraves las llamas que le rodeaban para primero tocar levemente a la Cosa, y despus lanzarse sobre una sorprendida Antorcha Humana, aferrando su cuello con ambas manos. El toque del latveriano hizo que Ben se derrumbara sobre la sustancia negra y pegajosa del suelo al ver incrementado su peso de forma exponencial. E inmediatamente, fue recibido por numerosas protuberancias bulbosas que lo envolvieron. -Storm... musit el villano fuera de s, apretando con fiereza la garganta del miembro ms joven de los 4 Fantsticos. Green Lantern clav entonces su mirada, hasta ese momento perdida, en aquella terrible escena, que sacudi sus tripas con la fuerza de un puetazo: era slo cuestin de segundos que Muerte rompiera el cuello de la Antorcha Humana, acabando (de nuevo, tal y como ya haba ocurrido en el pasado de Kyle) con su vida. Y fue en aquel instante cuando toda la rabia y frustracin acumuladas en su interior durante los ltimos cuatro aos se vio liberada de forma repentina, transmitindose rpidamente a su anillo de poder. El poderoso artefacto creado por los Guardianes del Universo empez a brillar con una luz cada vez ms intensa, que pronto se volvi cegadora e hizo retroceder las sombras escurridizas que haban amenazado con engullirlos a todos. Muerte se volvi hacia el hroe esmeralda con gesto altivo, relajando la garra que oprima el cuello de Johnny Storm. Green Lantern tens todos sus msculos, y se arroj contra el monarca de Latveria con el anillo de poder crepitando energa en su puo derecho. Apenas quedaba un rincn de aquella sala excavada en la roca, que no albergara algn pedazo del cuerpo putrefacto de Reed Richards. Durante los ltimos veinte minutos, Muerte haba estado llevando al lmite la maltrecha elasticidad del hroe, rasgando y destripando piel y rganos internos, hasta el punto de cubrir todo el suelo con sus intestinos. An jadeante por el esfuerzo realizado, el monarca sujet entonces la cabeza de Mr. Fantstico entre sus manos, observando con detenimiento su rostro marchito. Los ojos haban sido reventados; la lengua cortada; y su cuello, parcialmente seccionado, se haba convertido en un fino hilo de carne reseca, alrededor del cual penda el talismn que le haba transformado en zombi. Muerte levant su mano derecha dispuesto a arrebatarle el colgante; una accin que devolvera la vida al lder de los 4 Fantsticos por unos instantes, slo para morir definitivamente como consecuencia de las tremendas heridas que le haba inflingido. Sin embargo, justo en el momento en que se dispona a cumplir su cruel propsito, una mano firme pero delicada, lo inmoviliz aferrando su mueca con determinacin. Al girarse hacia atrs, y ver de quin se trataba, Muerte esboz una sonrisa cnica que acentu la atrocidad de su rostro desfigurado: -Me sorprendes, Guardiana Omniversal. Supuse que enviaras a alguno de tus Capitanes para hacer el trabajo sucio. Pero me alegro de que ests aqu: as podrs apreciar mejor mi ltima obra aadi sealando con un leve movimiento de cabeza los mltiples restos de Mr. Fantstico.

57

El Omniverso no juega a los dados

-Se acab, Vctor. Tu mundo ya no existe. Este stano es el nico vestigio que queda de esta lnea temporal, y cuando me marche, tambin ser eliminado-. Muerte dej caer la cabeza de Reed Richards sobre el suelo, con desinters, como si aquello hubiera perdido toda la importancia que pudiera haber tenido antes. -Y el Otro te ha dado su consentimiento? Tengo entendido que no eres libre de hacer lo que te plazca en este universo... dijo el monarca latveriano con tono despectivo. -Cmo sabes...? pregunt la Guardiana Omniversal pillada por sorpresa. -...de la existencia del Monitor y del Multiverso que queda al otro lado? (20) continu el villano. Siempre me has subestimado, mujer. Y si estos 4 Fantsticos no se hubieran entrometido, hubiera terminado ocupando tu lugar en Otromundo. Recurdalo-. Roma endureci el gesto, y por un momento, pareci inclinada a responder violentamente a sus palabras. Sin embargo, no tard en recuperar su estudiada frialdad: -Mi poltica de intervencin dimensional no es asunto tuyo. Y ahora, sers borrado de la existencia para siempre-. Seguidamente, la Guardiana Omniversal parti de aquella porcin de universo ya condenada, llevndose con ella los numerosos pedazos de Reed Richards que all se encontraban. -No eres nada, Vctor fueron sus ltimas palabras antes de desvanecerse en un tenue fulgor dorado. E inmediatamente despus, la sala comenz a encogerse como un viejo papel arrugado dispuesto a ser lanzado a la papelera. El monarca mir brevemente a su alrededor con ojos orgullosos, y elevando la voz tan alto como pudo, sentenci: -Yo... soy... MUERTE-. El organismo ameboide adherido a la pared metlica vibr levemente cuando Reed Richards se agit en su interior. Y como consecuencia de estos primeros movimientos, su piel traslcida cambi de color, mostrando ligeros tonos violceos.(20)

Si queris saber ms sobre la posicin que ocupa este universo entre el Omniverso Marvel y el Multiverso DC, echadle un vistazo a la escena que abre el Capitn Marvel Anual #1.

58

Los 4 Fantsticos #13

A una seal de Susan Storm, que tambin se encontraba en aquella habitacin junto a Ben y Johnny, la ameba despeg los bordes de su orificio bucal y expuls el cuerpo de Mr. Fantstico, desnudo y cubierto de una gelatina amarillenta. -Reed, cario, no sabes cmo te he echado de menos dijo la Mujer Invisible rodendole con una manta refrigerante. -Dnde...? Cmo...? balbuci el aclamado cientfico, sintiendo que su piel arda. -Tmatelo con calma, estirado. Esta gente dice que an tendrs que reposar un par de semanas antes de volver a estar como antes contest la Cosa. -Cmo se nota que no te conocen, verdad? aadi Johnny sonriendo. Mr. Fantstico observ a sus compaeros con cierta confusin reflejada en el rostro; despus tambin a su esposa; y no pudiendo refrenar su genuina curiosidad cientfica, se volvi lentamente hacia el extrao organismo que an permaneca pegado a la pared. -Qu es esto?-. -Reed, por favor: no seas grosero respondi Sue. Esto es un miembro del Cuerpo de Capitanes de Otromundo...-. -Ya sabes, se al que pertenece el Capitn Britania apostill la Antorcha Humana. -...y proviene de una Tierra paralela en la que las amebas son la forma de vida dominante termin la Mujer Invisible. -Oh, lo siento dijo Reed dirigindose al organismo unicelular. -Y qu haca yo en su interior?-. -La explicacin te va a encantar, cuado. Segn nos han contado, el sistema que tiene nuestro amigo para alimentarse es reversible, as que si se mete algo por la boca lo digiere para obtener energa, pero si sigue el camino contrario, es l quien transmite esa energa a lo que se haya introducido-. -O lo que es lo mismo: te metimos por su culo para curarte ms rpido concluy la Cosa entre fuertes carcajadas. -Ben, por favor... intervino Sue de nuevo, con visible embarazo, preguntndose hasta qu punto aquella ameba superdesarrollada era capaz de entenderles. El Capitn Pangea fue muy considerado al ofrecerse para hacer esto-. Mr. Fantstico mir otra vez al organismo ameboide con franca curiosidad: -Gracias, Capitn... Pero qu me he perdido? La ltima vez que nos encontramos con un agente de Otromundo las cosas no terminaron demasiado bien(21)-. -La verdad es que yo tampoco lo entiendo del todo, Reed dijo su esposa. Parece que todo se reduca a una cuestin de protocolos y normas de seguridad dimensionales, que una vez superados, permitieron la intervencin de Roma-. -De hecho, fue ella la que te sac del Castillo Muerte sigui Johnny. Y no te imaginas en qu estado. Aunque el talismn del Dr. Extrao te mantuvo con vida, hizo falta mucho esfuerzo para recuperarte de una pieza-. -Y el grandulln pegado a la pared fue quien remat la faena aadi Ben. -Por supuesto... dijo Mr. Fantstico ensimismado. El sistema digestivo de este organismo debe de haber actuado acelerando mis procesos metablicos, y por esa misma razn, mi temperatura corporal ha subido varios grados por encima de lo normal...-. -Vuelve estirado, que ya te ests perdiendo en las nubes-. -Tranquilo Ben, slo trataba de ordenar mis ideas-.(21)

Como se vio al comienzo del episodio anterior.

59

El Omniverso no juega a los dados

-Cario, recuerdas todo lo que pas en el Castillo Muerte? indag entonces Susan Storm con expresin preocupada. -Slo de forma difusa... S que Vctor se ceb conmigo con una rabia demencial, pero lo cierto es que no poda sentir dolor, y lleg un momento en que ya no fui consciente de lo que ocurra... Y vosotros? Tuvisteis muchos problemas para derrotarle en el pasado?-. -Conseguimos la ayuda de ese tal Batman, como t dijiste contest la Mujer Invisible, -pero al final fue Green Lantern quien acab con Muerte-. -Sacrificando su vida en el empeo aadi Johnny Storm con una extraa expresin en la mirada. -Fue una autntica masacre continu Sue. El combate arras la mitad de esa ciudad, Gotham City, y murieron cientos de personas por culpa de Muerte. Sin embargo, Green Lantern consigui derrotarle al final, y cambiar el curso de la Historia-. -Y poco despus, vino el Capitn Britania y nos trajo aqu, a Otromundo, para que nos reuniramos contigo concluy la Cosa. Mr. Fantstico permaneci en silencio durante unos instantes, asimilando toda la informacin que le haban proporcionado sus compaeros. Y entonces, levantndose con cierto esfuerzo y la ayuda de su esposa, sentenci: -Bueno, no s lo que pensaris vosotros, pero si Roma no tiene nada que objetar, creo que ste sera un buen momento para volver a casa y olvidarnos por un tiempo de Skrulls, Fantasmas del Espacio y Doctores Muerte ultrapoderosos, no creis?-. -Cuando tienes razn, tienes razn estirado... ri Ben Grimm amenazando con coger en volandas a su amigo, y lder de los 4 Fantsticos. La aventura haba concluido.

FIN

60