LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN: MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES.

  • Published on
    01-Apr-2016

  • View
    217

  • Download
    5

DESCRIPTION

MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA. LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN: MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES. Actas de las III Jornadas de Historia de Mota del Cuervo. D. Francisco Javier Escudero Buendia

Transcript

  • MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA

    ACTAS DE LAS III JORNADAS DE HISTORIA LOCAL

    Coordinador.: Oscar Bascuan Aover

    Organiza: Asociacin Cultural Pequea Mancha

  • 2|P g i n a

    Organiza.

    Colabora.

  • 3|P g i n a

    MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA

    ACTAS DE LAS III JORNADAS DE HISTORIA LOCAL

    scar Bascun Aover

    Coordinador

  • 4|P g i n a

    EDITA:ASOCIACINCULTURALPEQUEAMANCHAISBN:9788469709511LugardePublicacin:MotadelCuervo(Cuenca)Ao:2014

  • 5|P g i n a

    LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN:

    MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES.

    FranciscoJavierEscuderoBuendaUniversidadComplutensedeMadrid.

  • 6|P g i n a

    LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN: MITOS

    DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES.

    Francisco Javier Escudero Buenda1.

    Universidad Complutense de Madrid.

    1. Introduccin.

    Manjavacas, nombre que rezuma pasado, antigedad, historia y hasta aroma

    cervantino, hoy apenas es un apellido, patrimonio secundario de unos pocos, conservado

    todava en las cercanas poblaciones de Tomelloso, Alczar de San Juan y otras poblaciones

    manchegas, descendientes, sin saberlo, de aquellos ltimos pobladores que abandonaron sus

    anchas vegas durante los siglos XV y XVII.

    Aunque quizs adelantemos conclusiones, estamos seguros que sin la existencia de la

    Ermita que tantos devotos visitan en romera cada ao desde la Edad Media, y sin el grupo de

    fieles que la impulsaron a ella y su bula de perdones, sera otro paraje ms similar a tantos

    otros de su entorno, desolado y cultivado.

    Pero la realidad es que fue un lugar poblado desde antao, miles de aos con

    seguridad, y que slo los avatares del destino le llevaron a no ser otro pueblo ms dentro de

    La Mancha, importante posiblemente, con su ayuntamiento, alcalda, parroquia, plaza, calles,

    tiendas, ermita como en su momento tuvo y perdi.

    Historia muy larga, compleja, intensa e interesante, que merece un nuevo

    acercamiento para aclarar ciertos puntos que la documentacin de las rdenes Militares y las

    visitas de los reformadores de la Orden de Santiago nos ofrecen2.

    1 Miembro del grupo de investigacin dirigido por el doctor y profesor de la Universidad Complutense de Madrid D. Pedro Andrs Porras Arboledas. 2 Cobo Pealver, Francisco y Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, Hermandad de Ntra Sra. de Manjavacas, Mota del Cuervo, 1980. Nosotros hicimos un pequeo acercamiento, desde la arqueologa, los descubrimientos casuales y las informaciones de los habitantes actuales en nuestro ya clsico libro en la comarca: Escudero Buenda, Francisco Javier et allii, Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000. Recientemente se ha publicado un nuevo estudio en la localidad que recoge, por ejemplo, la Mojonera medieval del trmino de Manjavacas: Escudero Muoz, Francisco Javier, De Manjavacas y El Cuervo a Mota del Cuervo, Pea Fiestalegre, Mota del Cuervo, 2012, pgs. 32 y ss.

  • 7|P g i n a

    Al igual que en el ltimo y recentsimo estudio que hemos publicado sobre la

    Encomienda de Vejezate - Socullamos, la congoja por dejar tanto en el bal como lo que

    damos a la luz es un sentimiento inevitable3.

    Tan slo los procesos que enfrentaron a Socullamos y La Mota por su trmino desde

    el ao 1528, suman miles de folios y daran por s mismos para un no poco interesante

    estudio4. Adems, todas las ideas nuevas y posibilidades de investigacin que adelantan el

    profesor Pedro Andrs Porras Arboledas y otros en las actas previas a stas suponen un reto

    difcil de superar5.

    En este momento, sin embargo hemos preferido optar por un dilogo breve, dinmico

    y centrado en los puntos fundamentales de la evolucin de la poblacin de Manjavacas y, por

    qu no decirlo, derribando gran parte de los mitos y leyendas que haban rodeado a este

    pintoresco lugar, aportando ideas nuevas que sern admitidas con gran dificultad por el vido

    lector, ya que muchas de ellas son ms sorprendentes que las interpretaciones populares

    anteriores.

    Por decir algunas, la bula de perdones no correspondi inicialmente a la Ermita de la

    Virgen, sino a la Parroquia de San Pedro, que es adems cientos de aos anterior a lo que se

    pensaba (1498). La imagen medieval de la Virgen fue destruida por los propios visitadores de

    la Orden de Santiago (1574); y en el siglo XVI haba ms quinteras que en la centuria

    anterior, con lo que hablar de desaparicin medieval es, como poco, interpretable, y todo ello

    sin avanzar en el interesantsimo tema cervantino.

    2. Un pasado ganadero trashumante.

    Las diversas opiniones sobre el origen del nombre de Manjavacas, que puede provenir

    de la unin de Mancha y la palabra prerromana Baika, es decir terreno regable y a veces

    3 Escudero Buenda, Francisco Javier, El Palacio de la Encomienda del Virrey Mendoza en Socullamos, AACHE. Guadalajara, 2013. 4 La relacin de procesos ser incluida al final de este estudio, aunque no al completo. 5 Porras Arboledas, Pedro Andrs. Mota del Cuervo entre la Edad Media y la Edad Moderna: Un concejo de la Orden de Santiago, en Bascun Aover, scar y Ala Miranda, Francisco (coords.), Mota del Cuervo y su Historia. Actas de las II Jornadas de Historia Local. Excmo. Ayuntamiento de Mota del Cuervo. Excma. Diputacin de Cuenca. Mota del Cuervo, 2011, pgs. 17-59.

  • 8|P g i n a

    inundado, hara referencia a su laguna6; para otros sera Majada de Vacas, lo que hara

    mencin directa a la dehesa que la Encomienda de la Torre de Vejezate tena en sus pagos7.

    Lo que est claro es que la primera vez que aparece su nombre en 1243, ste ya est

    perfectamente asentado, por lo que el pasado ganadero podra estar en el ADN de la propia

    existencia del poblamiento, mucho antes de los siglos medievales.

    Desde fuera da la impresin de que, al menos en La Mancha, la ganadera y la

    trashumancia ganadera han sido fundamentales en la economa de la zona desde el Neoltico

    hasta bien entrado el siglo XVI, y podramos remontarnos an ms atrs8.

    Sin desmerecer posteriores precisiones, podramos hablar del Libro de la Caza de don

    Juan Manuel, que habla de Voce Gate (Vecejate), y su laguna como lugar ideal para esta

    actividad en 1325; y as mismo los descubrimientos de Vicente Morales Becerra sobre

    Socullamos, y la dedicacin del trmino a los cazadores chucheros, son todos indicios de la

    abundancia de monte y despoblado:

    El arroyo de Monreal nase entre la Osa et Monreal et cae en la laguna de Voze Gate, et

    este arroyo poco tienpo que se descubri, que non sola aver agua en toda esa tierra. Et en

    este arroyo ay muchas garas adems, et ay muchas lagunas en el campo de Pedernoso et

    del Algibe, et muy buen lugar para caar nades con falcones, et en el arroyo et en las

    lagunas ay muchas garas al tienpo del paso, pero a los ms lugares ay muy malos pasos et

    en el arroyo grandes almarjales. Et en todos estos canpos ay muchas gras adems et muy

    buen lugar para las caar9.

    El entorno geogrfico manda, y a pesar de que no podemos generalizar en cualquier

    tiempo y lugar sobre un clima cambiante, s es cierto que en nuestra retina siempre se ha

    quedado grabada la imagen de una Mancha sujeta a un clima continental extremo, con

    inviernos crudos, incluso muy fros, y veranos calurosos, sujetos a ros con escaso caudal,

    caadas, arroyos, barrancos y que sufran un fortsimo estiaje estival.

    6 Cobo Pealver, Francisco y Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas. Hermandad de Ntra Sra. de Manjavacas, Mota del Cuervo, 1980. 7 Chaves, Bernab de, Apuntamiento legal sobre el dominio solar, El Albil, Barcelona, 1975. Ed. Fac-simil. Parece ser que la dehesa pudo ser concedida en 1440, al igual que sucedi en otros enclaves de la Orden como Ruidera. 8 Colmenarejo, Saulnier y otros. La Motilla de Santa Mara del Retamar (Argamasilla de Alba, Ciudad Real), Oretum III, JCCM, 1987, pg. 90. 9 Fradejas Rueda, Jos Manuel (ed), Don Juan Manuel, Libro de la Caza, Archivo Iberoamericano de Cetrera, Captulo XII.

  • 9|P g i n a

    Aunque, volvemos a repetir, esto es discutible depende de qu edad y poca estemos

    hablando, en muchas etapas prehistricas y ya histricas, daran una importancia fundamental

    a las escasas fuentes de agua, entre ellas las numerosas lagunas que como pequeas manchas

    jalonan toda la geografa manchega.

    Imagen 1. Laguna de Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del ayuntamiento de Mota del Cuervo.

    Para concretar an ms nuestras impresiones sobre el paisaje manchego, podemos sin

    mucha dificultad pensar que en el Paleoltico el hombre aprovechaba los recursos que le

    ofreca el entorno persiguiendo a manadas de animales salvajes, que ya de por s seguan rutas

    enlazando estos cursos de agua y lagunas de forma natural, como as presupone para las

    Lagunas de Ruidera el investigador Salvador Jimnez10. Sea as o no, en Manjavacas han

    aparecido un ncleo tallado en tcnica levallois y una pequea lasca, que sin duda habla de

    la visita de bandas de cazadores-recolectores11.

    10 Jimnez Ramrez, S., Chaparro Sabina, A. y Alcolea Jimnez, J.J., El Paleoltico de Ruidera (Alto Guadiana), Cuadernos del Instituto de Estudios Manchegos, n 12, 1982, pg. 315. 11 Escudero Buenda, Francisco Javier et allii., Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000.

  • 10|P g i n a

    Es solamente posible pensar que parte de estas sendas utilizadas por personas y bestias

    desde tiempo inmemorial, fueran reutilizadas y ampliadas desde el Neoltico por los pastores

    nmadas en una proto-trashumancia que desde la Serrana de Cuenca, atravesando

    Manjavacas, Socullamos, Tomelloso, Santa Mara, llegaba al Campo de Montiel y el Valle

    de Alcudia, y por supuesto uniendo en forma de etapas medidas para el descanso de los

    rebaos, las diferentes lagunas y los cursos de agua. De ah a que estos puntos clave de

    encuentro y cruce de personas y mercancas, fueran tambin interesantes para el asentamiento

    y habitacin permanente slo haba un paso.

    3. Por qu tan cerca de una laguna? Los patrones de poblamiento desde la Edad del Bronce.

    As tenemos que todos los pueblos manchegos que hemos tenido la posibilidad de

    conocer ms o menos a fondo (La Mota, Pedro Muoz, Tomelloso, Socullamos), y todos los

    despoblados anejos a ellos (El Cuervo, Manjavacas, Villarejo Rubio, Vejezate, La Laguna),

    guardan unos patrones de poblamiento comunes:

    - El poblamiento estable en la Edad del Bronce. Estn poblados principalmente desde la Edad del Bronce, punto de partida real del asentamiento estable de la

    poblacin en La Mancha, algunos, los menos, desde el Calcoltico12. La

    inexistencia de grandes alturas dificulta este momento de cambio de poca y el

    asentamiento de personas, porque la seguridad sin duda fue un valor fundamental

    para evitar el ataque de bandas de nmadas en este momento de transicin hacia la

    sedentarizacin total, que pensamos no debi ser sencilla.

    - La cultura de las Motillas. La forma de esta poblacin reviste casi siempre la fascies de Motillas o Morras manchegas. As las tenemos en La Mota del Cuervo,

    en Vejezate, en Tomelloso, en Pedro Muoz, y por supuesto en Argamasilla de

    Alba y el Guadiana13.

    - Suaves elevaciones o lomas en vaguadas. La poblacin se asentaba en pequeas elevaciones o lomas situadas justo al lado de lagunas y pozos14. En caso contrario,

    12 La Torre de Vejezate puede tener calcoltico, y con seguridad en la Morra de la Sierra de los Molinos, Pozo de la Nieve, de Mota del Cuervo, existe cermica del tipo dornajos, del Calcoltico sin ninguna duda. 13 Motilla del Pozo de la Nieve en La Sierra de Mota del Cuervo; en Vejezate, paraje de la Casa de la Torre; en Tomelloso (El Altillo); El Cerro de las Nieves en Pedro Muoz. 14 Manjavacas, Tomelloso y el Altillo; Pedro Muoz y la Laguna del Pueblo; La Mota y el pozo de la Aldea.

  • 11|P g i n a

    en localizaciones lo ms similares posibles: Meandros y vaguadas alagunados

    formados en la llanura por el lento discurrir de los ros manchegos y encajonadas

    por cerrillos, manantiales como Los Ojos de la Torre. Difcilmente en la orilla de

    ros encauzados y con agua corriente15.

    - En los vados naturales de los ros. Tambin aparecen motillas o restos de poblados del Bronce y posteriores al lado de cada uno de los vados de los

    principales ros, esta vez con claros motivos de control de paso de hombres,

    mercancas y ganados16.

    - Los falsos puertos secos. Podemos encontrar as mismo morras en cada una de las pequeas sierras y en los puertos que forman los caminos que las cruzan a la

    salida de La Mancha, con claro carcter defensivo y de control del espacio17.

    - Poblamiento continuado. Estos lugares han sido recurrentemente poblados poca tras poca, posiblemente muchos de ellos nunca llegaron a despoblarse del todo,

    hasta llegar a la despoblacin medieval, y de esta civilizacin de forma continua

    hasta la actualidad18.

    Es decir, que no todos los poblados manchegos antiguos han llegado hasta nuestros

    das, pero todos los pueblos manchegos actuales tienen races que se pueden rastrear en este

    primer poblamiento de la Edad del Bronce, o por lo menos eso pensamos.

    4. Un relevante poblamiento romano.

    La cercana al agua y a los caminos son las prioridades absolutas; no slo en

    Manjavacas, sino por ejemplo en los cercanos Torre de Vejezate y San Isidro-Titos el agua o

    15 El Zncara en Vejezate, el Zncara en su desborde en el paraje de Titos, Ermita de San Isidro, Camino Real de Villarrobledo a Pedro Muoz; Socullamos, el Crcoles en el vado del paraje de Macatela, Las Balsas en Tomelloso, etc. Vase Escudero Buenda, Francisco Javier. Vejezate. Op. Cit. 16 Colmenarejo, Saulnier y otros, La Motilla de Santa Mara del Retamar (Argamasilla de Alba, Ciudad Real), Oretum III, JCCM, 1987, pg. 90. Santa Mara del Guadiana, en Argamasilla de Alba. Molino de la Cubeta en Pedro Muoz. Cartas arqueolgicas de Tomelloso y Pedro Muoz. NRT Arquelogos. 17 Cerro Picorzo en Las Mesas (Cuenca) como control del paso Norte hacia La Mota y Manjavacas y la sierra conquense. La Cabeza de los Frailes en Tomelloso, como control del paso al Campo de Montiel, La Ossa y Ruidera. Criptana y su cerro como paso al Campo de San Juan. Escudero Buenda, Francisco Javier, et allii, Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000. 18 El ejemplo de Pedro Muoz, que Isabel Snchez Duque, arqueloga encargada de su Museo de Historia, nos ha hecho patente, es ejemplarizante. Es cierto que en la Edad Media hubo un perodo entre 1410 y 1527 en que no hubo poblacin, pero los restos eran evidentes, y el trfico de gentes y mercancas nunca se interrumpi. Tomelloso sera un ejemplo similar, y podramos extenderlo a otros pueblos manchegos y a otras pocas remotas.

  • 12|P g i n a

    la tierra inundada est hoy a pocos metros de distancia19. Si el clima fuera similar al actual,

    que en algunas pocas lo sera, queda claro que si los habitantes queran obtener agua para

    pescar, para abrevar al ganado, para el propio uso de la vivienda, lo tenan al alcance de la

    mano, as como los riesgos inherentes que esto conlleva.

    Y no podemos decir que no haya en los alrededores, a pocos cientos de metros,

    pequeas elevaciones, que a veces no estn ni ocupadas. Difcil entender por qu lo hacan,

    por mucho que sepamos que construan recurrentemente sus casas en el llano a ambos lados

    de los caminos y de las ventas, posadas y majadas de ganado, ms difcil de entender si

    sabemos que esta situacin pudo llevar a su desaparicin por inundacin o enfermedades20.

    De esta etapa del Neoltico, o la posterior de la Edad del Bronce, no hay duda de que

    unos indeterminados restos de cermica negra, basta, sin cernido, de coccin lenta y sin torno,

    pueden encontrarse mezclados con los medievales en la zona conocida por los lugareos

    como la de la Ermita Vieja, en un espacio relativamente pequeo.

    19 El yacimiento de San Isidro, Ermita de Titos, a la orilla del Zncara y en el cruce de la Caada Real de Cuenca con el Camino Real de Pedro Muoz a Villarrobledo, tambin en un meandro del ro y en una pequea loma, dudamos que no se inundara frecuentemente, dado que las casas de la Edad del Hierro estn hoy en el terreno de expansin del ro. 20 Como en el caso de Pedro Muoz. Martinez Falero, Domingo Joseph. Historia de la villa de Pedro Muoz: Que es una del priorato de Santiago de Ucls, en el reyno de Toledo. Cosmos. Perea Ediciones. 1994.

  • 13|P g i n a

    Imagen 2. Restos arqueolgicos de cermica en Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del autor.

    Fuera de especulaciones, y con mayor seguridad, s que podemos decir que los

    caminos que hoy cruzan por Manjavacas, la Senda de Santa Mara y el Carril de los

    Valencianos, y que tan conocida la han hecho, existan seguro ya en poca bero romana, si

    no antes. En el croquis que hemos realizado (Imagen 3) puede verse cmo desde Manjavacas

    exista conexin directa con Mota del Cuervo, Toboso, Vejezate, El Zagarrn, Pedro Muoz,

    etctera.

  • 14|P g i n a

    Imagen 3. Trmino de Manjavacas y La Mota entre 1394 y 1440.

    Fuente: Elaboracin propia.

  • 15|P g i n a

    Todos ellos importantes asentamientos romanos y posteriormente medievales. Eso no

    probara nada, salvo que en un momento inicial pensamos que la terra sigillata romana,

    hispnica al igual que la de Vejezate, era fragmentaria, minscula y escasa. Sin embargo los

    restos son mucho ms amplios y habra que plantearse la extensin de este yacimiento en

    poca romana e inmediatamente posterior, ya que en la cercana Vejezate existen necrpolis

    con esta datacin21.

    Examinado el cuadro que existe de Manjavacas de principios del siglo XX y que

    incluimos ms adelante en este artculo, se ven las casas de la quintera en esa poca

    prcticamente anexas a la Ermita de la Virgen y al camino que por ella cruza. sta no es la

    situacin de los restos ms antiguos que hemos descrito, situados ms al Sur.

    5. Manjavacas en la Edad Media: Un pueblo ms.

    Lejos de aproximaciones, podramos decir con total certeza que, como tantos otros,

    Manjavacas entra en la historia en 1243, cuando junto a otros 62 lugares aparece reclamado

    por el concejo de Alcaraz frente a la Orden de Santiago, es decir, que entendan que era de su

    propiedad:

    Conoscida cosa sea a los que agora son et a los que son por uenir que el conceio de Alcaraz

    se embi querellar por sos bonos omes a m, don Ferrando, por la gracia de Dios rey de

    Castiella et de Toledo, de Len et de Gallizia, et de Crdoua, de los freyres de la caualleria

    de Sant lague ques les entraran sos terminos que les fueran dados del ondrado rey don

    Alfonso, mio auuelo, et que auien hy poblado castiellos et aldeas, los nombres de los quales

    castiellos et aldeas son estos que aqu son escriptos:

    Villanueua, Gorgog, Villafranca, Alualadeio, Borialista, Terrinches, El Finoio, Sancta

    Marina, La Fuent del Mayello, Odes, El Almedina, La Fuent de la Figuera, La Torre de Johan

    Abbat, Cernina, Jamila, Pennaflor, Alcobiella, Mont Agudiello, Las Nauas, de la Condesa,

    Torres, La Fuentplana, la Sara,Cannamares, Cannamarejo, Turra, El Salidiello, La

    Carriosa, El Aliezira, La Roydera, El Tocn, La Membriella, El Carrizal, Quitrana, Posadas

    21 En la curva de la carretera de Mota del Cuervo a Las Mesas y la curva del camino hacia Vejezate, que no es un desvo casual del camino, es obvio que lo hace porque atravesaba el grupo de casas, hay tal cantidad de restos de poca romana, que habra que plantearse la extensin del yacimiento de Manjavacas en esa poca. Sin una investigacin arqueolgica en profundidad, poco ms podemos saber.

  • 16|P g i n a

    uieias, Villa aios, Miguel Esteuan, Almuradiel, La Figuera, El Cueruo, Villareio ruuio,

    Maniauacas 22.

    Sobre este tema hemos debatido largamente en estudios anteriores, e incluso hemos

    denominado a este documento como la autntica Carta Geogrfica de la Mancha en este

    momento, una especie de fotografa fija del poblamiento de la zona a mediados del siglo XIII,

    importante no slo por lo que cuenta, sino por lo que omite23. Ya nos imaginamos todos que

    son importantes las ausencias de La Mota, de Socullamos y del Cortijo de Vejezate.

    ste ltimo sabemos que exista al menos como paraje desde 1256, no ya como

    poblamiento, pero Socullamos (1298), y La Mota (1394) puede que no estuvieran

    inmortalizados an en este primigenio boceto pictrico de La Mancha.

    El bosquejo se completa con el privilegio del Comn de la Mancha de 1353 en que

    tampoco aparecen ni Socullamos, ni Vejezate, ni La Mota, y s El Cuervo, lo que vuelve a

    ser una fuente ms de informacin24.

    6. Primer mito derribado: El Cuervo descendiente de Manjavacas.

    Todava en el siglo XVIII, en una creencia que an se mantiene hoy, se pensaba que

    La Mota y El Cuervo haban nacido por emigracin de los habitantes de Manjavacas, lugar

    mucho ms antiguo. As lo recoge el Escribano del Ayuntamiento en 175225.

    El primer mito que derribamos, si es que an alguien lo mantena, es ste: El Cuervo y

    Manjavacas tienen existencias independientes, y no slo es que aparezcan citados a la vez en

    los documentos medievales, es que tambin El Cuervo y La Mota parecen ser dos realidades

    22 Chaves, Bernab. Apuntamiento legal sobre el dominio solar de la Orden de Santiago en todos sus pueblos. Ediciones El Albir, Barcelona, 1975. Fol. 17 v. y tambin Fol. 80 v. 23 Escudero Buenda, Francisco Javier, Disputas territoriales entre Alcaraz y la Orden de Santiago en el siglo XIII: La Particin definitiva de 1294, origen de Villarrobledo y Socullamos, en Petrel Marn, Aurelio (cood), II Congreso de Historia de Albacete. Edad Media, vol. 2, 2002, pgs. 63-76. 24 El Campo, Villa-ajos, e de Pero Muoz, e del Toboso, e de Miguel Estevan, e de la Puebla de Almuradiel, y Quintanar, y de Villanueva, y de Villamayor, y de Guzques, y del Cuervo, y Puebla del Aljibe. Chaves, Bernab. Apuntamiento legal sobre el dominio solar de la Orden de Santiago en todos sus pueblos. Ediciones El Albir, Barcelona, 1975. Fol. 50 r. 25 AHPTO. Hacienda. Leg. 415. Fol. 248 r.

  • 17|P g i n a

    diferentes, una posterior a la otra, pero es algo que ya est convenientemente estudiado por

    Pedro Andrs Porras Arboledas26.

    Aunque volveremos sobre este tema en posteriores monografas, El Cuervo parece

    estar unido a la realidad de la fortaleza de La Sierra Motea, y varios testigos a principios

    del siglo XVI relatan su existencia, as como su destruccin en tiempos del Maestre de la

    Orden de Santiago, don Rodrigo Manrique.

    As tenemos en el ao 1522 a Miguel Snchez Castao, vecino de la Villa de la Mota,

    quien llega a hablar de la torre motea como castillo con todos sus elementos:

    A la segunda pregunta dixo que lo sabe porque este testigo como vecino de la dicha Villa a

    oydo dezir que es Villa antigua e que tuvo fortaleza e este testigo ha visto el sytio della e lo

    vido el dicho castillo enhiesto que no le faltaba nada, e tenya puertas e cerrojos, e llaves e

    aldabas 27.

    Aunque dejaremos ms testimonios de este fundamental documento para el futuro,

    digamos aqu solamente que otro vecino ms, Juan Lpez Haldudo, un nombre con

    reminiscencias cervantinas, no lo olvidemos (Haldudo El Rico vecino de El Quintanar), da

    un paso ms all, y reconoce que fue uno de los que la desmont, entre otros detalles, como

    que tena campanas, es decir, capilla o iglesia intramuros, cosa comn en estas construcciones

    santiaguistas:

    A la segunda pregunta dixo que la sabe como en ella se contiene. Preguntado como lo sabe

    dixo que porque este testigo vido la dicha Villa e tena la dicha fortaleza e estar en ella dos

    canpanas e la fue en derribar en tiempo de las guerras pasadas avr quarenta e ocho

    aos28.

    26 Escudero Buenda, Francisco Javier, Ordenanzas, privilegios y amojonamientos medievales de Mota del Cuervo y Manjavacas (Cuenca): (1394-1440), Indito. Posible prxima publicacin en Cuadernos de Historia del Derecho. 27 AHN. OOMM. Leg. 18.971. Testimonio de Hernando Ruiz Castao, vecino de La Mota. 1520. A la segunda pregunta dixo que sabe que oy dezir que la dicha Villa es muy antigua e vido la dicha fortaleza ercada e la vido derribar quando el maestre don Rodrigo. 28 Ibid. Es una pena que el testigo calle en este momento y no d ms detalles, por ejemplo la advocacin de esa capilla, o informacin sobre ms estancias que pudo conocer en persona.

  • 18|P g i n a

    7. Segundo mito: No era la cabeza de la Encomienda de la Torre de Vejezate sino lugar anejo en el siglo XV.

    En algunas publicaciones recientes sobre la historia de Manjavacas todava se pone en

    duda la situacin de la Torre de Vejezate y se plantea si pudiera estar incluso al lado de la

    laguna de Manjavacas29. La realidad es que de las numerosas visitas de la Orden se deduce

    que sta debi estar en el paraje de la Casa de la Torre, en Socullamos, en la ribera del

    Zncara, en una vaguada y laguna cercada por cerros en un lugar increblemente privilegiado

    para la pesca, caza y control del paso de los caminos reales de Pedro Muoz a Villarrobledo, y

    Vereda de los Serranos y el puente y molino del Paso de la Torre30.

    El Comendador de Vejezate parece que consigui desde muy temprano que el lugar de

    Manjavacas fuese anejo de su encomienda y por tanto percibir sus rentas, cosa que al menos

    sucede desde 1440 segn nos informa don Bernab de Chaves31.

    Recordemos que el conflicto trae causa de que el Comendador de Vejezate, Fernando

    Lpez, impeda en sus trminos realizar una serie de actos que los moteos consideraban de

    uso y costumbre:

    - Pastar y cortar lea en el trmino de Manjavacas, en el de la Encomienda de Vejezate y abrevar sus ganados en el pozo viejo y los lavajos o lagunas de La

    Celadilla, Sancho Gmez y Lavajo camino de Pedro Muoz sin pagar ningn tipo

    de montazgo.

    - Adems, el tema de los tributos era la segunda cuestin puesta en tela de juicio, ya que La Mota, dependiente directamente del Maestre, deba dezmar o pagar

    directamente a l en este momento al Infante don Enrique -, y no al Comendador

    como ste pretenda32.

    29 Cobo Pealver, Francisco; Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, Hermandad de Nuestra Seora la Virgen de Manjavacas, 1980. 30 La documentacin que existe sobre el molino y el paso de la Torre en Vejezate-Socullamos es abundante. Como puerto de la Mesta. AHN. Asociacin General de Ganaderos. Caja 392. Desde el punto de vista de la caminera y el Camino de los Berones, Corchado y Soriano, Manuel, Toponimia medieval de la Regin manchega, en VII Centenario del Infante D. Fernando de la Cerda. Jornadas de estudio, Instituto de Estudios Manchegos, Ciudad Real, 1975. 31 As consta en algn expediente de la Seccin Estado que pudimos consultar. La concesin de dos dehesas al Comendador de Vejezate, en Chaves, Apuntamiento Legal sobre el dominio solar, El Albil, Barcelona, 1975. En el Captulo General de 1440 ya aparece como anejo de la Encomienda de Vejezate. AHN.OOMM. Libro 1241 C. 32 Para conocer el listado de Comendadores medievales de la Torre de Vejezate, vase: Porras Arboledas, Pedro Andres, La Orden de Santiago en el siglo XV. La provincia de Castilla, Madrid, 1997.

  • 19|P g i n a

    Sin embargo disponemos de un documento fundamental anterior, nico y especial, que

    se ha conservado gracias a los mltiples traslados posteriores. El privilegio de que hablamos

    es una sentencia de los visitadores El Comendador de Mohernando, un caballero llamado

    Alonso de Fuentes y el Capelln del Maestre, firmada en Villaescusa de Haro el 28 de mayo

    de 1429.

    Segn este documento, el lugar tena su propio alfoz, cuya mojonera muy resumida es

    la siguiente, y que a pesar del tiempo pasado y la variacin de la toponimia, nos es suficiente

    para imaginarnos el plano de la imagen 3:

    1. El primer mojn es en el Camino que ba de Manjavacas a el Tobosso cerca de tierra

    de Pedro Benito, que es a la mano derecha del dicho camino.

    2. Et de all va a otro mojn que est puesto en la Caada del Robre o donde tierra de

    Joan Lpez de Miguel Lpez.

    3. Et de ah sale va otro mojn que est entre los caminos que vienen de la Mota a

    Manjavacas, que est zerca de tierra que fue de Juan Martnez Luengo.

    4. E de aqu sale otro mojn que est en la buelta de la Caada de entretierra que fue de

    Alonso Garca e de Pedro Martnez Calvo.

    5. E desde aqu sale a otro mojn que est enzima de la oya de tierra de Pedro Snchez

    de Pedro Vizino a la mano izquierda.

    6. E de aqu sale derecho al Camino de Santamara a otro mojn 33.

    De todos modos, como ya veremos ms tarde, la sentencia es explcita, y los mojones

    lo que dividan era el trmino en que cobraba derechos el comendador de Vejezate y donde lo

    haca la Mesa Maestral. Este argumento fue el que acab por desmontar la jurisdiccin de

    Socullamos sobre Manjavacas en el siglo XVI.

    33 AHPTO. Catastro del Marqus de la Ensenada. Hacienda. Leg. 415. La existencia de esta visita de 1429 es citada en el fol. 30 r dentro de otro pleito posterior por Manjavacas del s. XVI.

  • 20|P g i n a

    8. Tercer mito: En Manjavacas hubo dos iglesias, no traslado de la Ermita.

    El Comendador de la Torre de Vejezate, encomienda rica y pretendida desde estos

    siglos por prceres de Mrida, Hornachos y dems, parece ser que gan la partida en este

    momento, y desde el siglo XV hasta bien entrado el siglo. All tena como propiedades las

    comunes que solan tener estos caballeros en lugares de trnsito y de agostadero de ganados

    como ste para aprovechar las rentas que les poda ofrecer el lugar:

    - Una pequea dehesilla para la cra de ganado mayor.

    - Una venta a veces llamada mesn donde se cobraba el portazgo de los caminantes que cruzaban el lugar.

    - Una Iglesia y una Ermita.

    As, el viajero y el ganadero transhumante se encontraba en el camino que en cuatro se

    divida tres edificios pblicos singulares que destacaban sobre el resto. Y tenemos la gran

    suerte que las actas de los visitadores nos los describen con gran precisin34.

    8.1. La Venta-Mesn.

    A finales del siglo XV, en 1498, la Casa Mesn que la Encomienda de Vejezate

    tena en Manjavacas estaba en todo su esplendor, completamente en uso y reparada. Su casero

    era Alfonso Snchez, de Manjavacas, y serva para cobrar el portazgo de los que por all

    pasaban:

    E esta casa tiene a la entrada una casa portal cubierta de cabros de pino y chilla, con

    buenas puertas nuevas, en medio tiene un patio e a la mano derecha una cocina con sus

    puertas e una chimenea. E junto con ella est otra casa que tiene a la una parte otra cocina

    e a la otra parte un atajo para establo. E de frente de la puerta principal, est un buen

    palacio soberadado.

    E junto con esto est otra casa portal y otros dos palacios doblados; a las espaldas de ellos

    una caballeriza con sus pesebreras de yeso e madera e de frente della est otra caballeriza

    de la misma suerte. E ms adelante un pajar, el cual estaba mal reparado35.

    34 Por ejemplo tambin hemos estudiado en la misma Orden el Heredamiento de Ruidera, y tena una estructura similar, con un Prado para abrevadero de caballos cerca de la Laguna (del Rey), una torre y cortijo al lado del puente de madera, justo en el vado por el que se poda cruzar hacia Alhambra, villa de la que Ruidera era aldea en la Edad Media.

  • 21|P g i n a

    8.2. La Parroquia de San Pedro.

    El segundo edificio singular a destacar en este antiqusimo lugar era su parroquia,

    dedicada a San Pedro. No sabemos en qu lugar exacto se encontraba, pero dada la tradicin,

    podemos intuir que su localizacin es el paraje que los antiguos denominaron La Ermita

    Vieja36.

    Segn una de las mltiples descripciones que de l tenemos, constaba a finales del

    siglo XV, en 1498, de un edificio de una sola nave, sin arcos de cantera, con las paredes de

    tapias y solamente la base de piedra, con campanario y capilla mayor:

    En este lugar hay una hermita de la vocacin de San Pedro, la qual est de la forma

    siguiente.

    Las paredes de esta Iglesia son de buena tapiera sobre cimientos de cal y canto.

    E tiene un campanario nuevamente fecho de cal y canto, que es de ancho de muro e hace

    ventaja al tejado de la Iglesia.

    Desde all dicho campanario hasta la pared de la capilla de la dicha hermita est

    enmaderado nuevamente de su buena madera de pino con sus aliseros e tirantes e ripia, e

    tejado de buena teja.

    E la capilla est de madera vieja tosca, por sobrado37.

    Podemos retrotraernos unos siglos atrs, y entender qu pas con l. En el momento

    de la despoblacin del lugar, posiblemente en los siglos XVII o XVIII, el sostenimiento

    econmico de dos lugares de culto podemos entender que se hizo inviable; por ello se

    abandon el que menor devocin tena en ese momento, aunque no siempre fue as, como

    veremos, y con el tiempo qued el recuerdo de que hubo una Ermita en medio del antiguo

    villar del pueblo.

    De ah, a la siguiente explicacin, mito o leyenda slo quedaba un paso; con una

    Ermita dedicada a la Virgen de la Antigua o Manjavacas, y unos restos cercanos,

    posiblemente unos cimientos que rebasaban con dificultad el suelo, pocos podan pensar que

    35 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498. Manjavacas era visitada junto a su encomienda, la Torre de Vejezate-Socullamos, y no La Mota del Cuervo. 36 Cobo Pealver, Francisco; Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, Hermandad de Nuestra Seora la Virgen de Manjavacas, 1980. 37 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

  • 22|P g i n a

    alguna vez hubo dos edificios de culto juntos: Era ms sencillo pensar en que la Ermita de la

    Virgen se haba trasladado de lugar, cosa completamente errnea.

    La Parroquia de San Pedro a finales del s. XV, en 1498, ya se haba convertido en

    Ermita, lo que nos indica que el lugar se consideraba despoblado, posiblemente desde 148038.

    Segn nos informa Pedro Andrs Porras Arboledas, las ermitas del lugar estaban cadas en

    1494, por lo que el abandono y su destruccin eran inminentes39. Qu sucedi entonces para

    dar un giro a esta situacin?

    9. Cuarto mito: La bula de perdones es ms antigua y no fue concedida a la Ermita de la Virgen.

    La placa conmemorativa que preside una de las paredes de la Ermita de Manjavacas

    (Virgen de la Antigua), dice que por Paulo V se concedi indulgencia plenaria a los fieles

    que confesados y comulgados la visiten en su santo templo40. Dado que este Papa gobern la

    Santa Sede entre 1605-1621, se ha dado por hecho, de nuevo, que la bula o indulgencia

    plenaria de la Ermita de la Virgen de Manjavacas se dio en el siglo XVII y fue adems para la

    Virgen.

    Pues bien, la documentacin vuelve a dar un vuelco completo a lo que pensbamos y

    estaba tan sumamente asentado ya en la tradicin, que resulta incmodo para el investigador

    volver a dar otra vuelta de tuerca41. Comprobado una y otra vez, podemos constatar por los

    visitadores de la Orden que la Bula fue otorgada en una fecha cercana a 1498:

    Tiene la dicha Ermita (de San Pedro) una bula de perdones que se gan agora nuevamente

    de los Cardenales de Roma para los que hicieren limosna para la dicha Ermita42.

    38 Escudero Buenda, Francisco Javier, Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, pg. 34. AHN.OOMM. Sign. 1064 C. 1480. Visitacin de Manjavacas 39 Porras Arboledas, Pedro Andrs, La Orden de Santiago, pg. 245. 40 Cobo Pealver, Francisco; Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas, Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, Hermandad de Nuestra Seora la Virgen de Manjavacas, 1980 41 En el ao 2001 en La Solana publicamos el libro sobre la Parroquia y los Orgenes de la Villa. Descubrimos con estupor que el documento que se tena por fundacin de la poblacin era errneo (1184), cuando ya apareca tanto en guas tursticas, como en diversas publicaciones y promociones de todo tipo. Al igual que, por ejemplo, en Tomelloso y en otros lugares, todava no se ha admitido a nivel popular. 42 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498. Manjavacas era visitada junto a su encomienda, la Torre de Vejezate-Socullamos, y no La Mota del Cuervo.

  • 23|P g i n a

    Por tanto, debemos concluir que la primera concesin de la bula no es del siglo XVII,

    sino de ms de cien aos antes, cosa por el momento interesante y positiva. Segundo, las actas

    no dejan lugar a dudas: La Bula fue concedida primero a la Ermita de San Pedro, antigua

    parroquia del pueblo de Manjavacas, y templo ms importante durante el medioevo y primera

    modernidad, y no a la Ermita de la Virgen de Manjavacas como lo es actualmente y desde el

    siglo XVII.

    Imagen 4. Placa conmemorativa en la Ermita de Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del autor.

    Debido a esta relevancia, los visitadores dejan claro en el ao 1498 que esta Ermita de

    San Pedro es la que estaba en peor estado, y se ha llevado el dinero de la bula, y todas las

    limosnas, para su reparacin; por ello fue restaurada antes que la Ermita de la Virgen de la

    Antigua, futura y actual Virgen de Manjavacas:

    Esta Ermita (de la Antigua) tiene la mitad de las dichas tierras, que son suyas, e la mitad de

    las dichas limosnas, que se hasen en ambas a dos ermitas, excepto de la dicha bulla. Y a

    causa de estar mal reparada hasta aqu la dicha ermita de San Pedro, todas las rentas y

    limosnas se han gastado en ella43.

    43 Ibid.

  • 24|P g i n a

    Entonces ya podemos cerrar el crculo y sacar conclusiones bastante relevantes. Es

    cierto que el pueblo de Manjavacas estaba prcticamente despoblado (cinco caseras) a finales

    del s. XV; que como dice Pedro Andrs Porras Arboledas, las ermitas estaban cadas en

    149444, y que al estar en buen estado en 1498, podemos pensar que la consecucin de la bula

    de perdones, deducimos que por intervencin quizs del tal Alonso Snchez de Manjavacas,

    mayordomo, fue toda una revolucin, salv a los edificios, cre la tradicin de la fiesta y

    posterior procesin de la Virgen, pero todo ello, en la Iglesia de San Pedro, no en la de la

    Virgen:

    E por devocin los vecinos de ciertos lugares comarcanos vienen a la dicha Ermita algunas

    fiestas donde se le hacen mandas y limosnas45.

    As es que sabemos que en 1498 el campanario y el enmaderamiento de la nave de la

    iglesia de San Pedro, el tejado, eran nuevos y estaban recin hechos, todo gracias al aporte

    econmico de limosnas de ambas ermitas y de la bula, y que adems, el dinero an no haba

    sido suficiente para renovar la capilla mayor que segua estando cubierta de madera vieja. Por

    tanto podemos hacernos una idea de lo pequea y pobre que fue esta parroquia en los ltimos

    aos del s. XV. Luego veremos que an en el siglo XVI siguieron cuidando y reformando de

    forma importante ambos templos.

    10. La Ermita de Nuestra Seora de la Antigua: Popularmente conocida como Santa Mara La Vieja.

    Y para los que dudaban de que pudiera haber dos templos tan cercanos, aqu uno de

    los mandatos a Alfonso Snchez en 1498, exhortndole a que una vez que ya ha cubierto la

    Ermita de San Pedro, comience a reparar la de la Virgen de la Antigua, sobre todo el

    campanario con la campana que se ha comprado al efecto.

    44 Porras Arboledas, Pedro Andrs, La Orden de Santiago en el siglo XV, Madrid, 1997. 45 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

  • 25|P g i n a

    Imagen 5. La Ermita de Santa Mara La Vieja.

    Fuente: Cobo Pealver, Francisco y Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, 1980.

    Este tal Alfonso Snchez de Manjavacas, del que hemos ya odo hablar, es el nico

    morador cuyo nombre conocemos que particip en este momento fundamental de la historia

    de Manjavacas y su Ermita, liderando la resurreccin de la tradicin manjavaquea. Aunque

    presumamos que posiblemente no actuara en solitario, sino ms bien formando parte de un

    grupo mucho ms amplio, an as y todo, pensamos, debera tener un lugar de privilegio y

    recuerdo en la historia de este lugar, de La Mota y de La Mancha:

    Y en trmino del dicho lugar, otra Ermita de San Mara la Vieja, la cual est bien reparada.

    E en un altar la imagen de Nuestra Seora, e bien adornada. Mandaron al dicho Alfonso

    Snchez Manjavacas que acabada de cubrir la dicha Ermita de San Pedro, que haga adobar

    todo lo que toviere de necesario la dicha Ermita de Santa Mara La Vieja. E le adobe al

    campanario, e ponerle la campana que est en su poder46.

    46 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

  • 26|P g i n a

    11. Las procesiones y la romera de la Ermita.

    Entonces, sin mucho esfuerzo podramos entender que hubo una pequea revolucin a

    finales del siglo XV con la primera concesin de la bula a la Ermita de San Pedro, que dio

    origen a la festividad, y su renovacin a principios del siglo XVII supuso otra que conform

    la romera, la fiesta y la Ermita de la Virgen tal y como la conocemos en la actualidad. La

    despoblacin definitiva del lugar, que acaeci por las mismas fechas (siglo XVII) por motivos

    econmicos, pudo ayudar a renovar la tradicin del peregrinaje a un paraje despoblado? que

    entonces contaba con quince caseras.

    Imagen 6. La Trada de la Virgen de Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del ayuntamiento de Mota del Cuervo.

    Dentro de las alegaciones de Sebastin Hernndez, Procurador de Socullamos, que

    desembocaran en la Sentencia del Consejo de las rdenes de 15 de mayo de 1531, se

    reconoce que hay varias Ermitas:

  • 27|P g i n a

    Y que lo de las procesiones a las dichas hermitas que estn en el dicho sitio no aza al caso

    para este dicho pleyto, ni el dicho su parte les proiva que hiciesen quantas devociones

    quisiesen y que diesen limosnas47.

    Tenemos constancia de que las procesiones se seguan celebrando a finales del siglo

    XVI, en 159948.

    12. La organizacin institucional de Manjavacas: Los ltimos alcaldes.

    La poblacin de Manjavacas a finales del s. XV se compona exclusivamente de cinco

    o seis caseras. Se da la paradoja, de que a principios del siglo XVII haba quince o diecisis.

    A diez y seis das de septiembre del dicho ao [1498], los dichos visitadores fueron a visitar

    el lugar de Manjavacas, que es unas caseras de cinco o seis labradores en trmino de la

    encomienda de la Torre de Vejezate49.

    La Mota se senta perjudicada ya que aquellos vecinos de Manjavacas que se iban a

    vivir a La Mota no tenan muy claro lo que deban pagar o aprovechaban la coyuntura para no

    hacerlo, por lo que acudieron al administrador de la Orden. ste estableci que cada uno de

    los concejos deba nombrar dos hombres buenos para establecer un da concreto los captulos

    de la concordia entre ambos pueblos, y lo hicieron el 4 de febrero de este mismo ao de 1498

    en La Mota.

    Manjavacas tena aqu Procurador Rodrigo Reyes sustituto de Ruiz Martnez en

    representacin de su Concejo, con lo que deducimos que en esta poca todava tena Alcaldes,

    Regidores y Oficiales, dinero para sostener un pleito y arrojo para enfrentarse cara a cara a La

    Mota ante el administrador de la Orden cuando estos los demandaron.

    Lo primero que acordaron fue pagar una cantidad a tanto alzado fija cada ao, a

    repartir entre los vecinos, a cada una de las autoridades a quin deban hacerlo: al Rey, al

    Maestre y al Comendador Mayor de Castilla. Por estas cantidades nos hacemos la idea de la

    poblacin y el peso respectivo de cada una.

    47 AHPTO. Hacienda. Leg. 415. Pg. 35 r. 48 Escudero Buenda, Francisco Javier, Las romeras de la comarca, en La Mancha de Vejezate, n 3. 2009. 49 AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

  • 28|P g i n a

    La Mota pagaba 11.500 maraveds al Rey y Manjavacas 1.678. En el reparto por

    centenas segn su padrn le correspondan a Mota 130 y a Manjavacas 34,5, por lo que La

    Mota era alrededor de cuatro veces ms grande. Si en el ao 1468 tena 90 vecinos o cabezas

    de familia, en esta proporcin sus contrarios deban tener sobre 22.

    Manjavacas, por el contrario, deba pagar ms al Comendador Mayor de Castilla (400

    maraveds por 312 que pagaba La Mota), adems de contribuir con 500 maraveds para poder

    cortar lea para arados y otras cosas del monte dehesa vedado de la Mota.

    Se establece un castigo por el concejo de partida, y la obligacin de pagar en el de

    destino, siendo los bienes races por mitad, por lo que en cierto modo se estaba favoreciendo

    la conservacin de Manjavacas al ser econmicamente ms gravoso para aquellos que se

    estaban cambiando, y que parece hasta entonces era una ventaja pues no pagaban en ninguno

    de los lugares50.

    13. La primera y definitiva desaparicin de Manjavacas en 1480?

    Tiene esta encomienda otro logar que llaman Manjavacas, que ser dicho hasta seis o siete

    vecinos; y tiene en l otra casa llamada de aposentamiento. Y lo que estaba de reparar en

    estas dos casas, ansy en la una como en la otra, mandamos ge lo reparase el comendador51.

    En la dcada de los setenta del siglo XV, Manjavacas ya estaba muy castigado, pero

    an era un concejo formado, aunque slo con seis o siete vecinos. Por qu como dice Pedro

    Porras en 1480 estaba despoblado por completo? Lo desconocemos, pero lo intuimos52.

    La Torre de Vejezate, de la que era aneja, fue destruida y abandonada en 1478, con

    motivo de la Guerra de Sucesin de Castilla, en el tumulto es muy sencillo que las pocas

    familias que quedaban abandonaran el lugar, y dejaran a su suerte Parroquia, Ermita y

    edificios pblicos53.

    50 AHPTO. Hacienda. Leg. 415. Fol. 35 r. 51 AHN. OOMM. Visitas. Leg. 1233 C. 1468. 52 Porras Arboledas, Pedro Andrs, La Orden de Santiago. Op. Cit. Apartado dedicado a la Encomienda de Vejezate, anejo de Manjavacas y situacin de sus Ermitas. Vase tambin: La repoblacin de la Mancha Santiaguista en tiempos de Alfonso XI, Cuadernos de Historia del Derecho, n 2, 1995, pgs. 59-98. 53 AHN. OOMM. Visitas. Ao 1478. Sign. 1064 C.

  • 29|P g i n a

    La explicacin tradicional de la desaparicin de Manjavacas fue ofrecida en 1781 en

    una de esas raras avis de crnicas locales por el presbtero Jos Martnez Falero, uniendo el

    despoblamiento de esta villa a todas las del entorno (Pedro Muoz, Criptana, Posadas Viejas,

    Villajos, El Cuervo, etc.), y achacndolo a la situacin de estos poblados al lado de lagunas y

    las consiguientes fiebres, enfermedades y paludismo54. Por lo que vemos, es ms que probable

    que en todos los casos, en el de Manjavacas por ejemplo, no sea del todo as55.

    14. Fue fundado Tomelloso por uno de los ltimos emigrantes manjavaqueos?

    Por lo menos eso es lo que l mismo sostiene. En 1538 Tomelloso y don Antonio de

    Mendoza, Comendador de Socullamos pelean por establecer una casa en la aldea de

    Tomelloso para recoger los diezmos, lo que con el tiempo supondra el nacimiento de una

    nueva villa56.

    Dentro de los testimonios siempre interesantes y jugosos, se encuentra uno de un tal

    Miguel Rodrguez El Viejo, que contaba 74 aos de edad en 1544, quien afirma que naci

    en Manjavacas, por tanto alrededor de 1470, y fue bautizado en la Parroquia de San Pedro:

    Es nacido en Manjavacas, y bautizado en su iglesia de San Pedro. Desde que recuerda, hace

    ms de 60 aos, los diezmos del Comendador han sido recogidos por los encargados en la

    propia aldea, siendo esto debido a que hay iglesia antigua57.

    Esto ya sera para nosotros un dato fundamental, saber que en esta fecha todava haba

    familias residentes permanentes en la poblacin y que se consideraban vecinos de ella, y ste

    el nombre de uno de sus ltimos pobladores, pero el testimonio ms sorprendente de este

    vecino de La Mota es que en 1518 fue el primero que estableci una quintera en el entonces

    despoblado de Tomelloso, aos antes de la fundacin oficial en 153058, aunque pensamos

    54 Martinez Falero, Domingo Joseph, Historia de la villa de Pedro Muoz: Que es una del priorato de Santiago de Ucls, en el reyno de Toledo, Perea Ediciones. 1994. 55 No es la nica, tenemos la muy conocida en Villarrobledo del Padre Francisco de la Caballera, tomada de otra de Blas Franco del s. XVII. Todas ellas tienen ediciones facsmiles actuales en el Instituto de Estudios Albacetenses. 56 Archivo de la Real Chancillera de Granada. Socullamos. Pleito sobre diezmos. Ao 1538. Cabina 511. Legajo 2272. Pieza n 10. 57 Ibid., pg. 049r-049v. 58 Garca Pavn, Francisco. Historia de Tomelloso, Madrid, 1953.

  • 30|P g i n a

    que no puede considerarse el verdadero padre de esta poblacin, aunque l a s mismo s se

    considerara como tal59:

    Dijo que lo sabe como en ella se contiene, preguntado como lo sabe dijo que porque este

    testigo coga y sembraba pan en El Tomilloso cuando en la dicha pregunta, y que este testigo

    fue el primero que en l cogi y sembr pan y que habr 20 aos poco ms o menos, y que

    este testigo trajo el diezmo y primicias cada ao de lo que en l sembraba y que lo llevaba

    este testigo a su costa y no del comendador, y que despus se fueron otros vecinos de la villa

    de Socullamos a labrar all y cogan pan y lo vio este testigo como llevaban diezmos y

    primicias al dicho comendador y se lo entregaban en la dicha casa de la dicha

    encomienda60.

    15. Pudo renacer Manjavacas en 1505? La relacin de los re-fundadores.

    Pues la respuesta es que s, a la vista de la solicitud que pidieron al menos siete

    vecinos de la Mota en 1505, algunos de ellos ya viviendo en Manjavacas, a Juan Cantero,

    criado de igo Lpez de Mendoza, el Gran Tendilla, Comendador de la Torre de Vejezate.

    Sabemos sus nombres, y sabemos su intencin de ser vecinos, y no moradores, que ya

    lo son algunos segn nos dice el propio documento, es decir, queran refundar de nuevo el

    pueblo de Manjavacas, volver a la situacin anterior a 1470, ser anejo de la encomienda, con

    concejo (alcaldes y regidores), parroquia (San Pedro), alfoz (trmino), rollo, picota,

    jurisdiccin, etctera.

    Nos podemos hacer una idea de lo importante que sera este documento si como

    sucedi en otros pueblos cercanos, Tomelloso o Pedro Muoz sin ir ms lejos, la peticin

    hubiera sido reiterada y aceptada. Ahora no estaramos hablando de un privilegio olvidado,

    sino de un nuevo punto de partida de un pueblo manchego que hoy sera otro ms y sus

    nombres, como los de Juan Mayordomo en Pedro Muoz y Aparicio Quiralte en Tomelloso61,

    59 El ttulo se lo daramos ms bien a Francisco de Olivares, propulsor del pleito en 1538, o a su grupo de colaboradores, entre ellos Pedro Quiralte, padre de Aparicio Quiralte, quien hasta ahora se consideraba el fundador de la poblacin. Archivo de la Real Chancillera de Granada. Socullamos. Pleito sobre diezmos. Ao 1538. Cabina 511. Legajo 2272. Pieza n 10. De todos modos no podemos ocultar que es un dato extraordinariamente curioso y la repoblacin de la comarca un asunto realmente complejo. 60 Morales Becerra, Vicente. La Primera Iglesia de Tomelloso, en El Peridico del Comn de la Mancha, 2002, pg. 8-11. Una ampliacin del tema en La Iglesia en Tomelloso (s. XVI-XX), La Mancha de Vejezate, n 2. Asociacin Cultural Foro Castellano. Tomelloso, 2009. 61 Vias Mey, Carmelo y Paz, Ramn, Relaciones histrico-geogrfico-estadsticas de los pueblos de Espaa hechas por iniciativa de Felipe II: Provincia de Ciudad Real. Madrid, 1971. Artculo de Tomelloso.

  • 31|P g i n a

    seran hoy recordados en calles y plazas62. Los nombres de los siete vecinos eran Francisco

    Martinez Mateo, Miguel Snchez Castao, Alfonso Martnez, Bartolom Grande, Juan Lope,

    Juan Martnez de las Eras y Alphonso Snchez de Diego, y su peticin deca lo siguiente:

    E dichos visynos de la Villa de La Mota labradores e algunos de nosotros moradores del

    logar de majavacas, logar de la Encomyenda de la torre Vegezate, todos juntamente e cada

    uno de nos e de nuestros byenes que el todo (...) e obligados otorgamos e conocemos e vamos

    e otorgamos todo nuestro poder coplydo e bastante segund que lo nos e cada uno de nos lo

    avemos e tenemos e seguro que mejro que mas coplydamente de suso lo podemos e devemos

    dar e otorgar (...) a vos Juan Cantero, cryado que soys del muy ilustre e magnfico seor el

    Conde de Tendilla, Comendador que es de al dicha encomyeda de la Torre Vegezate (...) han

    de nos los susodichos actas de la vecindad que nos los susodichos e cada uno de nos estamos

    en deseo e queremos faser, e que nuestra voluntad e deseo de estar por vesynos avecindados

    e como vesynos (...) naturales en el dicho logar Manjavacas63.

    El resultado de la negativa no pudo ser otro que el que dos aos despus Manjavacas

    continuaba abandonada (1507):

    Despus de lo susodicho en quince das del dicho mes e ao susodicho, los dichos seores visitadores fueron a visitar e visitaron el logar de Majavacas, que es de la

    Encomienda de Socullamos. Son unas quinteras donde viven dos o tres vecinos que son

    naturales de la Mota. Y en el dicho lugar la dicha Encomienda hay una casa mesn [...]64.

    16. Socullamos, la encomienda y Manjavacas.

    La pregunta de por qu en una poca extraordinariamente favorable para la

    repoblacin de la comarca, en la que varios despoblados manchegos cercanos vuelven a la

    vida, lase Pedro Muoz (1527), Tomelloso (1530) o Argamasilla de Alba (1531),

    Manjavacas no lo hace es completamente plausible65. La respuesta puede estar precisamente

    en que en estas mismas fechas Manjavacas es repoblada, muchos labradores intentan rozar de

    nuevo sus tierras, pero la actitud del concejo de Socullamos, heredero de una encomienda

    que ha perdido peso, es completamente beligerante, llegando a apresar a estos labradores, a 62 Tirado Zarco, Miguel. Pedro Muoz... Una Historia, Pedro Muoz, 1984. 63 AHN. OOMM. AHT. Leg. 62.558. Avecindamiento de Manjavacas. Ao 1505. 64 AHN.OOMM. Visitas 1507. Sign. 1071 C. 65 Porras Arboledas, Pedro Andrs, La Orden de Santiago en el siglo XV: La Provincia de Castilla, Madrid, 1997.

  • 32|P g i n a

    tomar en prenda sus caballeras y a comenzar un proceso territorial en mltiples fases que

    acabara por serle desfavorable. Sobre la actitud ambigua e interesada de La Mota para

    apropiarse de vecinos y trmino, tambin podramos argumentar a favor o en contra.

    El rastro comienza el 3 de junio de 1528, cuando el Licenciado Salazar, Alcalde

    Mayor de Ocaa, dicta sentencia a favor de Socullamos concedindole el trmino en disputa.

    La Mota apel al Real Consejo de las rdenes en Ocaa y la sentencia de 15 de mayo de 1531

    revoc la anterior, concediendo jurisdiccin acumulativa de ambas villas, es decir, que

    compartan el uso agostadero de las siete semanas -, disfrute y propiedad del mismo. Un

    nuevo recurso de suplicacin ante el Consejo de Castilla y la sentencia en revista el 28 de

    agosto de 1551, volvi a confirmar la anterior. Desde ah continuaron las disputas hasta al

    menos el siglo XVIII, donde Socullamos, por desidia desconoce ya sus derechos y mojones y

    los acaba perdiendo definitivamente66.

    Como dijimos al principio, una breve relacin de algunos de los procesos que durante

    el siglo XVI se establecieron entre Socullamos y Mota del Cuervo por la posesin de

    Manjavacas, el agostadero de las quince semanas, la dehesa, etc., y que daran de sobra para

    una monografa especfica, es sta:

    - 1530. Trminos. Denunciacin por el trmino de Manjavacas y otras cosas67. - 1536. Dehesas y pastos. Cumplimientos de requisitorias68.

    - 1538. Competencias de jurisdiccin. Comunidad, jurisdiccin de trminos y otras

    cosas69.

    - 1543. Uso de trminos entre la Mota y Socullamos70.

    - 1550. Amojonamiento y mojones. Trminos y mojones entre Socullamos y La

    Mota71.

    - 1577. Querella por razn de daos en las dehesas72.

    - 1584. Trminos. Abrevar y otros aprovechamiento del trmino de Manjavacas73.

    66 Archivo Municipal de Socullamos. Ao 1742. 67 AHN. OOMM. AHT. Legajo 13014. 68 AHN. OOMM. AHT. Legajo 20448. 69 AHN. OOMM. AHT. Legajo 15513. 70 AHN. OOMM. AHT. Legajo 13003. 71 AHN. OOMM. AHT. Legajo 18297. 72 AHN. OOMM. AHT. Legajo 12930.

  • 33|P g i n a

    La victoria de Mota se fragu precisamente en una hbil defensa frente a un

    documento, el amojonamiento de Manjavacas de 1429, en principio prcticamente

    incontestable. As lo entendi el Alcalde Mayor de Ocaa quien favoreci primero a

    Socullamos. En las siguientes instancias, los representantes moteos destruyeron la

    interpretacin que lo consideraba un amojonamiento del trmino municipal y su dependencia

    de Vejezate-Socullamos, para pasar a considerarlo una simple divisin a efectos de

    determinar a quin haba que tributar si a la Encomienda o a la Mesa Maestral.

    A esto le aadieron que los Alcaldes de Mota ejercan tradicionalmente la justicia en

    el lugar y que cuando ste se despobl los vecinos se marcharon a vivir all porque estaban

    ambos mucho ms cerca, afirmaciones en general veraces que los contrarios no pudieron o no

    supieron rebatir: De ah que un documento de principios del siglo XV tenga vigencia an en

    la actualidad74.

    17. Manjavacas y la Ermita de San Pedro en la modernidad, 1528-1556.

    La fotografa que del lugar hacen las visitas de 1528, 1537 y 1556 es bsicamente la

    misma y puede seguir sorprendindonos:

    Visitse Manjavacas. Es una quintera de quince o diez y seis casas de vecinos de la dicha

    villa de la Mota y la casa de la Encomienda de Socullamos, los cuales vecinos van a labrar a

    la dicha quintera.

    Tiene una Ermita de la advocacin de San Pedro. Es un cuerpo de Iglesia, las paredes de

    piedra con un campanario. Es de una nave cubierta de madera de pino a par y nudillo; la

    capilla mayor de mampostera de piedra como el campanario, cubierta de madera de pino a

    par y nudillo y un almicata enlazado. Est en la capilla mayor un altar en que est un papel y

    en el figurado San Pedro.

    Nuestra Seora de la Antigua. Visitse otra Ermita, que hay en la dicha Manjavacas, que

    llaman Nuestra Seora de la Antigua, la cual es un cuerpo de Iglesia de una nave de tapiera

    de tierra. La capilla mayor de piedra, el testero de tapia, regan de piedra.

    Es un cuerpo de Iglesia de una nave. Est cubierta a par y nudillo con su tabla de media

    chilla y cinta y saetino. La capilla mayor cubierta a par y nudillo como lo mismo dicho. En un

    73 AHN. OOMM. AHT. Legajo 9747. 74 Al igual que sucede con la particin de trminos entre Socullamos y Villarrobledo de 1294. AHN. OOMM. Carpeta 315. Doc. N 2.

  • 34|P g i n a

    almicate enlazado tiene un altar en que est una imagen de Nuestra Seora de bulto con su

    hijo bendito en los brazos, muy antigua y est despintada y dos cences de madera de pino.

    Hay un acence de alatn, una lmpara para con su bada de pique75.

    Sus habitantes ya se consideran vecinos moteos, aunque hay ms de una decena de

    casas en el entorno. La Ermita de San Pedro sigue siendo un edificio de mayor entidad que la

    Ermita de la Virgen, que es de tapiera de barro, y se reforma continuamente. Sin ir ms lejos

    en 1528 se comienza a hacer su capilla mayor de piedra, y en 1556 se manda comprar una

    imagen de bulto de San Pedro, aunque tambin se manda que se pinte la imagen de la Virgen

    en la otra ermita:

    Mandatos. Sebastin Lpez, mayordomo de la Ermita. Y ansimismo venda la cebada que

    tiene, para que de todo lo susodicho haga hacer y haga una imagen de bulto del Seor San

    Pedro, que est en el Altar Mayor de la dicha hermita y hagan pintar la imagen de Nuestra

    Seora de la Antigua de bulto, e compre una lmpara para la Ermita de San Pedro, lo cual

    haga con parecer del cura e concejo de la villa de la Mota dentro de seis meses76.

    18. La quema de la imagen medieval en 1574.

    Los visitadores de la Orden de Santiago lideraron en el ltimo tercio del siglo XVI un

    cambio radical en el culto de Manjavacas, La Mota y por ende de la Mancha: Se manda

    quemar la imagen medieval de la Virgen de la Antigua en 1574, mientras que se compra una

    nueva imagen de San Pedro en 1556:

    Mandse a Alonso Snchez de Alvar Snchez, mayordomo presente que luego haga quitar la

    imagen de Nuestra Seora que est en la dicha Hermita del Antigua de Manjavacas, y la haga

    quemar sin que nadie lo vea y la ceniza que quedare la entierre y envuelva bien debajo de

    tierra y en su lugar haga poner una imagen de Nuestra Seora pintada en algn lienzo

    hasta tanto que la hermita tenga bienes con que poder hacer un retablo o imagen de Nuestra

    Seora qual convenga para aquello, lo qual cumpla dentro de dos meses primeros siguientes,

    so pena de un ducado []. Lo cual se notific en su persona77.

    75 AHN. OOMM. Visitas. 1556. Sign. 1086 C. 76 Ibid. 77 Libro de los mandatos de la visita general de la Provincia de Castilla y Rivera de Tajo. Realizada por D. Diego Lpez Mexa y el Doctor Lorenzana, visitadores y reformadores generales en la Provincia de Castilla en 1574. BN MSS/9917. Esta visita es la que don Inocente Hervs y Buenda afirmaba perdida en los estantes de la

  • 35|P g i n a

    Despus en teora no sabemos qu pas, pero nos podemos imaginar que la orden se

    cumpli porque no existe ningn grabado de la imagen medieval de la Virgen de la

    Antigua, popularmente llamada Santa Mara la Vieja, y s de la nueva del siglo XVII. Una

    medida tan radical, la destruccin de una imagen de bulto posiblemente rota e irrecuperable,

    pensamos que con intencin de revitalizar el culto, y en un contexto de cambio generalizado,

    podra parecer imposible, inimaginable: Creeramos entonces que el propio concejo de la

    Mota del Cuervo haba destruido aos antes, en 1551, dos altares de la Iglesia? Pues es un

    hecho que as fue:

    Don Alfonso de Marquina, Doctor en decretos, por la Gracia de Dios Prior del Convento e

    Prioradgo de Ucls, Nulis Diocesis de la Orden de la Cavallera de Santiago, de el Consejo

    de Su Magestad: E a vos, Francisco del Castillo, nuestro fiscal, Salud e Gracia, sabed que nos

    ha sido fecha relacin que Juan Snchez, Regidor de la Villa de la Mota, e Martn de Daza,

    vecino de la dicha villa, e otros vecinos della entraron en la Iglesia de la dicha villa, y en

    menosprecio e desacato de Dios Nuestro Seor e de su Iglesia, derribaron dos altares que

    estaban en la dicha Iglesia para decir misa, e para el servicio de la dicha Iglesia, e los

    deshicieron e pusieron por el suelo, e para saber e averiguar cmo pas lo susodicho, vos

    cometemos e mandamos que vayais a la dicha villa de la Mota e averigeis [].

    Alfonso Hernndez Morante, Sacristn. Testigo. Despus que hubieron fecho oracin,

    se levantaron con todos e fueron donde estavan fechos y edificados los dichos altares e vido

    como Juan Snchez de Miguel Domingo, regidor y el dicho Martn de Daza, tomaron sendos

    azadones en las manos e cada uno de ellos derroc su altar e los desfizieron y echaron el

    yeso78.

    19. Hubo entonces un traslado del culto y de la bula?

    Tenemos entonces una realidad durante todo el siglo XVI en la que existen dos

    Ermitas y una venta del Comendador de Vejezate, unas pocas casas de vecinos de La Mota, y

    una devocin que hace que continuamente se hagan reformas y se pongan en valor y en uso

    ambos templos, principalmente el de la parroquia de San Pedro. Pero hoy da la situacin no

    es esa. Esta ermita vieja y en principio ms importante desapareci, y la otra est en pie y

    completamente renovada despus de los siglos.

    Biblioteca Nacional. Es solamente de mandatos. Hervs y Buenda, Inocente, Diccionario Histrico, Geogrfico, Biogrfico y Bibliogrfico de la Provincia de Ciudad Real, Ciudad Real, 1914, pgs. 244-245, Tomo I. 78 AHN. OOMM. AHT. 18828. 17 de octubre de 1551.

  • 36|P g i n a

    Entendemos que la destruccin de la imagen medieval de la Virgen de la Antigua en

    1574 no fue una medida aislada. Podramos pensar, sin dificultad, que esta medida era una

    ms de un proyecto que conllevaba traer desde Valencia o Levante una nueva imagen de la

    Virgen, de ah la leyenda de los bueyes que paraban en el lugar sin querer llegar a Pedro

    Muoz, modernizar el culto, solicitar que la bula pasara a la ermita de la Virgen, renovar el

    propio edificio, y quin sabe si abandonar definitivamente la iglesia de San Pedro; y esto se

    llev a cabo entre 1575 y el primer tercio del siglo XVII, y por tanto cost varias dcadas

    completarlo y mltiples esfuerzos de muy diversas personas de la Hermandad79.

    La concesin de la Bula por Paulo V, alrededor de 1625, con indulgencia plenaria a

    todos los fieles que confesados y comulgados la visiten en su Santo Templo tiene por tanto

    otras interpretaciones80. La primera, profunda, de crisis econmica brutal, que llev de

    inmediato a una de fe y de confianza, lo que provoc un cambio generalizado de

    advocaciones en todo el entorno manchego, al igual que haba sucedido a finales del siglo

    XV81.

    La segunda, ms popular, ms tradicional y legendaria, que es la que han contado los

    padres a los hijos durante generaciones, que existi una Ermita ms antigua y que un buen da

    se traslad, construyndose otra ermita nueva, all por el siglo XVII, con la trada de una

    nueva imagen de la Virgen. Esto ahora sabemos que es una verdad a medias. Por fin tenemos

    constancia de que no se traslad la Ermita, el edificio, sino su culto, quizs sus ornamentos,

    bula de indulgencias o perdones.

    No tenemos todava constancia documental, pero podemos imaginar levemente lo que

    sucedi. Las dos Ermitas se utilizaran en la fiesta, pero la principal, el centro, era la antigua

    Parroquia de San Pedro, la mayor culpable del desastre en que estaban sumidos. En un

    momento determinado de fines del siglo XVI o principios del siglo XVII el culto, las visitas y

    los ingresos descendieron drsticamente, y se decidi su abandono o descuido, y el traslado

    progresivo o inmediato, no lo sabemos, de pertenencias, bula y culto a la Ermita de la Virgen.

    La gente ha recordado durante generaciones el cambio, puede que fsico (altares,

    ropas, enseres, ornamentos), que un buen da debi hacerse, incluso no sabemos si en un acto

    79 Cobo y Caniego, Op. Cit.; Tirado Zarco. Op. Cit. 80 Placa conmemorativa de la Hermandad de Nuestra Seora de Manjavacas. 1955. 81 Socullamos pas de tener como patrn a San Agustn, a tener al Cristo de la Vega y a la Virgen de Loreto desde aproximadamente 1639. Hervs y Buenda, Inocente, Diccionario Histrico, Geogrfico, Biogrfico y Bibliogrfico de la Provincia de Ciudad Real, Ciudad Real, 1914, pgs. 244-245, Tomo I.

  • 37|P g i n a

    oficial con cierta pompa y especial celebracin, como el Traslado de la Ermita, aunque

    volvamos a repetir ambos edificios existan juntos y previamente.

    Quin sabe si en un momento la Ermita de San Pedro debi desacralizarse, y

    desmocharse (torre, espadaa, campanas), todos sus smbolos de culto retirados, en un solo

    acto o como reflejo de descuido de dcadas. Algo as sera recordado por generaciones por

    todos los devotos como el fin o derrumbe de la Ermita Vieja.

    Mientras la Ermita actual o de la Virgen se renov por completo para revitalizar la

    celebracin, y salvar de nuevo la fiesta del abandono y del olvido como cien aos antes, y as

    la gente pens que se haba construido una Ermita nueva y se haba derruido la antigua que

    estaba unos cientos de metros ms abajo. Alguna vez encontraremos a la persona o grupo de

    personas que tom la decisin que sigui a la de 1574. Esta apuesta radical, volvemos a

    repetir, en un contexto de crisis econmica y de decepcin profunda de los fieles no es tan

    extraa.

    La Bula es entonces de 1498 de 1625? De la Virgen o de San Pedro? Aqu

    entramos en lo que cada cual quiera interpretar. La bula es la misma, la fiesta tambin, y son

    neta y claramente medievales y del patrn San Pedro, pero la imagen y la advocacin a la que

    est dirigida no, por lo que si hablamos de una Bula de la Virgen de Manjavacas o de la

    Antigua no estaramos errando del todo si la datamos tambin en el siglo XVII porque fue

    una nueva o diferente concesin.

    20. El Lugar de la Mancha y la venta del caballero.

    Y como eplogo a esta gran aventura, tenemos nada ms y nada menos que la gran

    oportunidad de imbricar a Manjavacas, a su cruce de caminos, y a su venta en la magna

    aventura cervantina.

    Tenemos muchas formas de acercarnos a este dilema, y quizs la primera de ellas es la

    ms directa, tomando el texto del captulo IV del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La

    Mancha, sin estudiar antecedentes previos del texto, ni literarios, ni geogrficos:

    En esto, lleg a un camino que en cuatro se divida, y luego se le vino a la imaginacin las

    encrucijadas donde los caballeros andantes se ponan a pensar cul camino de aquellos

    tomaran; y, por imitarlos, estuvo un rato quedo, y al cabo de haberlo muy bien pensado solt

  • 38|P g i n a

    la rienda a Rocinante, dejando a la voluntad del rocn la suya, el cual sigui su primer

    intento, que fue el irse camino de su caballeriza.

    Y, habiendo andado como dos millas, descubri don Quijote un grande tropel de gente, que,

    como despus se supo, eran unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia82.

    As tenemos que Cervantes cita un cruce de cuatro caminos en el Camino de Toledo

    a Murcia, que tantas veces recorrera viniendo del puerto de Cartagena hacia la Corte. Dado

    que, en una solucin bastante sencilla, tomamos las referencias de los itinerarios de Juan de

    Villuga y de Meneses, que dicen que este camino a su paso por La Mancha tena las

    estaciones de:

    Chinchilla, Albacete, La Gineta, La Roda, Minaya, El Provencio, Las Mesas, Manjavacas,

    El Toboso, Miguel Esteban, Molinillo, Villacaas, Tembleque, Almonacid de Toledo,

    Nambroca, Toledo83.

    Vemos que cerca de El Toboso, uno de los escasos puntos que se citan con nombre y

    apellidos en la ruta cervantina, tendramos como punto clave de cruce entre el Camino de los

    Valencianos y la otra Senda de Santa Mara.

    Segn Luis Miguel Romn, en un recentsimo estudio publicado en Alczar de San

    Juan, tan slo existen en el entorno de El Toboso, donde podra haberse Don Quijote armado

    caballero, tres ventas, y por supuesto la que ms posibilidades tiene de ser el escenario de este

    episodio es la de Manjavacas, por mltiples razones84. Las otras dos seran la de las Motillas

    entre Manzanares y Argamasilla de Alba y por supuesto la de Puerto Lpice, todas ellas muy

    lejos del centro neurlgico de El Toboso en la primera y tercera salida del inmortal Don

    Quijote85.

    82 Cervantes, Miguel de, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha . Edicin de Francisco Rico. 1997-2013. Cap. III. Primera Parte: De lo que le sucedi a nuestro caballero cuando sali de la venta. Centro Virtual Cervantes. 83 Villuga, Juan Pedro, Reportorio de todos los caminos de Espaa: Hasta agora nunca visto en el qual hallarn cualquier viaje que quieran andar muy provechoso para todos los caminantes, compuesto por Pedro Juan Villuga, Valenciano. Medina del Campo, Pedro de Castro, 1546. 84 Romn Alhambra, Luis Miguel, Mi Vecino Alonso: Estudio sobre la lectura de la obra El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, Alczar de San Juan, 2010. 85 Snchez Lpez, Lorenzo. Los cambios del paisaje en Tomelloso: Estudio de geografa histrica del territorio como estrategia didctica. Tesis Doctoral. UCLM. Cuenca, 2001. En su tesis, Lorenzo Snchez incluye las ventas que existan en la zona, y un mapa explicativo, de acuerdo al Catastro del Marqus de la Ensenada (1752),

  • 39|P g i n a

    De todos modos, y ms a favor an de esta tesis, en las Relaciones Topogrficas de

    Felipe II de El Toboso y de otros pueblos en 1578, los declarantes son meridianamente claros

    cuando explican que no hay ventas en la comarca porque todos los pueblos estn muy

    cercanos unos de otros, por lo que las opciones de Cervantes para situar sus aventuras fuera

    de poblacin son escasas86.

    Pedro Andrs Porras Arboledas, que ya ha tenido acercamientos a este tema, ofrece

    an ms posibilidades, como las Casas de Antn Snchez y otros lugares, por lo que el tema

    no es tan claro y sigue sujeto a investigacin, pero an as debemos reconocer que es la tesis

    ms plausible87. Leamos el texto literal de la obra literaria, y opinemos si siendo su pueblo

    uno muy cercano a El Toboso, y estando en la primera y tercera salida recorriendo arriba y

    abajo el Camino de Toledo a Murcia podemos plantearnos otra opcin:

    Pero lo que yo he podido averiguar en este caso, y lo que he hallado escrito en los anales de

    la Mancha es que l anduvo todo aquel da, y, al anochecer, su rocn y l se hallaron

    cansados y muertos de hambre, y que, mirando a todas partes por ver si descubrira algn

    castillo o alguna majada de pastores donde recogerse y adonde pudiese remediar su mucha

    hambre y necesidad, vio, no lejos de camino por donde iba, una venta, que fue como si viera

    una estrella que, no a los portales, sino a los alczares de su redencin le encaminaba. Diose

    priesa a caminar y lleg a ella a tiempo que anocheca88.

    Ahora bien, dada la cantidad de estudios producidos con motivo del centenario, y la

    asignacin de El Lugar de la Mancha a Villanueva de los Infantes por un equipo

    y por supuesto aparecen algunas ms, como la Venta de la Campana en el camino real de Tomelloso a Villarrobledo. 86 Vias Mey, Carmelo; Paz, Ramn. Relaciones histrico-geogrfico-estadsticas de los pueblos de Espaa hechas por iniciativa de Felipe II: Reino de Toledo. Madrid. 1951. El Toboso. Respuesta n 55, pg. 584. 87 Porras Arboledas, Pedro Andrs, La configuracin de la Mancha como circunscripcin santiaguista en los siglos XIV y XV y patria de don Quijote, en Actas. Tierra del Quijote, Tierra de rdenes Militares, Toledo: Empresa Pblica Don Quijote de la Mancha, 2005, pg. 299. Las Casas de Antn Snchez tan slo son uno de las decenas de enclaves que aparecen poblados en la zona en la Edad Media y primera Edad Moderna. Archivo de la Real Chancillera de Granada. Socullamos. Pleito sobre diezmos. Ao 1538. Cabina 511. Legajo 2272. Pieza n 10. 88 Cervantes, Miguel de, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. Edicin de Francisco Rico, 1997-2013. Captulo II. Primera Parte: Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote. Centro Virtual Cervantes.

  • 40|P g i n a

    multidisciplinar, cualquier reapertura del tema no dejar de ser polmica89. Recordemos una

    vez ms, que existen autores que atribuyen incluso a Mota del Cuervo ser este lugar90.

    21. La crisis del siglo XVII y la desaparicin definitiva.

    El final es menos prosaico y literario, alejado de pompas, de tamboriles y dulzainas, ya

    nos gustara contar como juglar otro eplogo ms glorioso; tiene que ver con la crisis

    general del Reino de Castilla, y en particular de los comendadores de Socullamos-Vejezate

    que abandonaron en el siglo XVII todas sus posesiones, ya que por la documentacin de la

    poca sabemos que llegaron a finales del siglo XVII prcticamente por el suelo91.

    La Venta o casa-mesn constaba de portal, casa con cmara, cueva, cocina y dos

    establos y un palacio o habitacin con un doblado por encima para guardar pan en 1480. En

    1605 se gastaron 300 ducados en su reparacin junto con la casa de la dehesa de la Torre, y

    son repercutidos al Comendador de Socullamos, pero seran de los ltimos hasta la

    revitalizacin econmica del XVIII.

    En 1701 ya solamente quedaba el solar, y se daba una localizacin imprecisa para

    conocer su situacin a la mano izquierda en la linde del Camino de Las Mesas a El Toboso,

    muy cerca por lo que vemos de la actual Ermita:

    Y asimismo tiene la dicha encomienda un solar que fue casa benta que llaman de

    Manjavacas que es en el trmino y jurisdizin desta dicha Villa linde y a la mano izquierda

    del Camino que llevan desde la Villa de Las Mesas a la del Thovoso, la qual est arruinada

    totalmente inhabitable92.

    Su escudo de armas, lo que indica su importancia, y nos hubiera dado informacin

    sobre su constructor, se traslad a la Casa que la Encomienda tena en la Mota del Cuervo,

    con paradero desconocido.

    89 Parra Luna, Francisco, et alii, El Lugar de La Mancha es: el Quijote como un sistema de distancias/tiempos, Madrid. Editorial Complutense, 2005. Y varios corolarios posteriores. 90 Escudero Buenda, Francisco Javier, Socullamos y el Quixote, Diputacin Provincial de Ciudad Real, 2005. 91 Escudero Buenda, Francisco Javier, La Casa Palacio del Virrey Mendoza en Socullamos, AACHE. Guadalajara, 2013. 92 AHN. OOMM. Consejo de las rdenes. Leg. 4325. Encomienda de Socullamos. Documento n 1. Descripcin de los miembros y dems rentas de la Encomienda de Socullamos hecha por el Sr. D. Luis de Toledo su Comendador.

  • 41|P g i n a

    De todo este recorrido lo que podemos extraer es que son ms las preguntas que

    surgen que las respuestas; ahora bien, son la documentacin y la investigacin las que podrn

    contestarlas y siempre una mente abierta y libre de prejuicios es la nica que podr aceptar las

    conclusiones e interpretaciones de un pasado siempre complejo y siempre sorprendente.

    Imagen 7. Ermita de Nuestra Seora de Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del Ayuntamiento de Mota del Cuervo.

  • 42|P g i n a

    APNDICE DOCUMENTAL.

    1. Visitacin de Manjavacas en 1498. AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

    Casa-Mesn

    En dieciseis das de septiembre del dicho ao los dichos visitadores fueron a visitar al lugar Majavacas, que es unas caseras de cinco o seis labradores en trmino de la Encomienda de la Torre de Vejezate, en la cual tiene la dicha encomienda una casa meson donde se coge un portazgo. E all tiene la Encomienda. En la cual casa hallaron por casero a Alfonso Snchez de Manjavacas.

    E esta casa tiene a la entrada una casa portal cubierta de cabrios de pino y chilla con buenas puertas nuevas. En medio tiene un patio, a la mano derecha una cocina con sus puertas e una chimenea. E junto con ella esta otra casa que tiene a la una parte otra cocina, e a la otra parte un atajo para establo. E de frente de la puerta principal est un buen palacios soberadado. E junto contra est una casa portal y otros dos palacios doblados a las espaldas dellos una caballeriza con sus pesebreras de yeso e madera, e a de frente della est otra caballeriza de la misma suerte. E ms adelante un pajar al qual estaba mal reparado. E todo lo que estaba bien reparado mandaron a Juan de Zarantes, mayordomo del Conde de Tendilla, Comendador de la Encomienda que dentro de seis meses prximos repare las paredes del dicho pajar a costa de dicho comendador.

    Ermita.

    En este lugar hay una hermita de la vocacin de Sant Pedro, la cual est de la forma siguiente:

    Las paredes de esta Iglesia son de buena tapiera sobre cimientos de cal y canto. E tiene un campanario nuevamente fecho de cal y canto, que es de ancho de muro e hace ventaja al tejado de la Iglesia. Desde all dicho campanario hasta la pared de la capilla de la dicha hermita est enmaderado nuevamente de su buena madera de pino con sus aliseros y tirantes e ripia e tejado de su buena teja. E la capilla esta de madera vieja toca, por sobrado. E parte desta capilla estando labrada cierta madera de pino. E esta hermita tiene a cargo por devocion de la pintar Alfonso Snchez Manjavacas.

    Ornamentos.

    E luego hicieron inventario de los ornamentos y posesiones que la dicha hermita tiene, los cuales son estos:

    Un calice de plata blanco con una patena chiquita. Una vestimenta de lienzo viejo con su aparejo. Una ara con sus corporales. Un frontal de lienzo pintado. Otro frontal de lienzo viejo.

  • 43|P g i n a

    Unos manteles. Dos campanas en el campanario. Un acetro. Dos campanillas chiquitas. Un encofatio de latn. Unos fierros para ostias. Unos de libros viejos. Una campana pequea que los da otra hermita que esta en este lugar.

    2. Bula de los Cardenales de Roma en 1498. AHN.OOMM. Leg. 1068 C. Ao 1498.

    Tiene la dicha hermita una bula de personas que se gano agora nuevamente de los Cardenales de Roma para los que hicieren limosna para la dicha hermita e por devocin los vecinos de ciertos lugares comarcanos vienen a la dicha hermita algunas fiestas donde se le hacen mandas y limosnas.

    Posesiones

    Una haza que descabeza en la hermita que dice Santa Mara la Vieja que hace cinco fanegas.

    Un cuarto de tejn en el tovar, que hace ocho fanegas.

    Una haza en el Pozo viejo que hace dos fanegas.

    Otra haza en la Recortilla que hace tres fanegas.

    Otra haza que viene a desembocar en el exido que hace tres fanegas.

    Otra haza camino de Socullamos que hace tres fanegas.

    Otra camino del Pedernoso que hace un almud.

    Otra haza en la Celadilla que hace tres almudes.

    Otra haza en el Carril de Llero Redn que hace una fanega.

    3. Visitacin de Manjavacas en 1537. AHN, OOMM, Visitas, sign.1084 C, ao 1537. Manjavacas.

    Visitse Manjavacas. Es una quintera de diez o doce vecinos que son de la Mota e van a labrar a la dicha quintera.

    Ermitas.

    Tiene una Ermita de la advocacin de San Pedro. Es de una nave, las paredes de piedra con su maderamiento de pino. Hay una capilla de cal y canto e una campana.

  • 44|P g i n a

    Hay otra Ermita en la dicha quintera que llaman Nuestra Seora de la Antigua. Es una Iglesia de una nave de tapiera con su maderamiento de pino. Tiene una capilla de cal y canto y en la capilla est un altar con una Imagen de Nuestra Seora metida en un tabernculo. Hay una cruz de alatn e una lmpara.

    Bienes y Ornamentos.

    Un vestimento de lienzo pintado. Un tejo con su alba e recaudo. Dos portapaces.

    Un frontal de guadamac viejo. Cuatro pares de manteles e dos sbanas.

    Una saya verde e una toca e una camisa que mando la de Juan Snchez de las Vacas.

    Una sarta de corales e dos cruces e un crucifijo de plata pequeas. Tres paos, el uno viejo.

    Un clice de plata quebrado con su patena.

    Posesiones.

    Un cuadrejn de tierra de cuatro fanegas, linde Miguel Castao.

    Otra camino de las Mesas, linde Pero Snchez.

    Otra tierra linde del dicho Miguel Snchez Castao e de Pero Snchez Izquierdo.

    Otra al pozo viejo, linde Miguel Snchez Castao.

    Otra haza de tres fanegas, linde Juan Lpez Moreno.

    Otra haza de tierras de la Iglesia de Santa Mara, de Miguel Castao.

    Otra haza a la retortilla, linde Alonso de Nieva.

    Otra haza, Camino del Pedernoso, linde Juan Ticado.

    Otra haza en los Cerrillos, linde tierra de los herederos de Gonzalo Snchez.

    Cuenta del mayordomo de dichas Ermitas.

    Tomse la cuenta a los mayordomos que han sido de las dichas Ermitas despues a ac de la visitacin pasada. E discurriendo de una cuenta e alcance en otro se hallo al presente por mayordomo Miguel Mateo, vecino de la dicha villa, el cual parece que despus que es mayordomo ha recibido e cobrado de la renta de las dichas Ermitas con el alcance del mayordomo antes del, o con el pan que ha vendido de la renta de las tierras de las dichas

  • 45|P g i n a

    Ermitas, e con lo que ha cobrado de la luminario que todo monto lo que fue a su cargo seis mill y ochocientos e veinte maravedes.

    Gasto.

    Dio por gastado el dicho mayordomo despus que es a su cargo la dicha mayordoma, que ha gastado en aceite para las lmparas de las dichas Ermitas, e en yeso e maestro e peones para cierto reparo que en ella hizo que todo mont tres mil y quinientos e ochenta e tres maravedes e medio.

    Alcance.

    De manera que sacado el gasto del recibo fue alcanzado el dicho Miguel Mateo por tres mil e dozientos e treinta e seis maraveds e medio, e ms fue alcanzado el dicho Miguel Mateo sacado el pan vendido de lo que recibi en pan hasta el fin del ao de treinta y siete por cuarenta e cinco fanegas de cebada e una fanega de candeal e dos fanegas de (...).

    Jurlas dichas cuentas en forma el dicho mayordomo ser ciertas e verdaderas, e comparecer del cura e concejo de la dicha villa se eligi por mayordomo Juan Castao, vecino de la dicha villa e jur en forma de usar el oficio bien e fielmente e recibi de presente el dicho alcance.

    Mandatos.

    Mandose al dicho mayordomo venda el dicho pan al tiempo que las dichas Ermitas sean mas aprovechadas.

    Iten se le mand haga acabar de enlucir la Ermita de San Pedro como va comenzado.

    Iten se mand al dicho mayordomo que en la Ermita de Nuestra Seora de la Antigua, haga acabar la coba del hastial e reparar el tejado que esta encima del altar e hacer el dicho altar bien hecho y en buena proporcin e ansimismo haga quitar el arco que esta de yeso delante el altar e que el cuerpo de la Ermita que de exento e recorrer los tejados de las dichas Ermitas.

    Todo lo cual el dicho mayordomo as haga e cumpla so pena de cuatro ducados para el tesoro de la orden e obras pas, dentro de cuatro meses primeros siguientes.

  • 46|P g i n a

    BIBLIOGRAFA.

    CERVANTES, Miguel de, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, 1605. Edicin

    de Francisco Rico, 1997-2013. Centro Virtual Cervantes.

    CHAVES, Bernab de, Apuntamiento legal sobre el dominio solar, El Albil, Barcelona, 1975.

    Ed. Fac-simil.

    COBO PEALVER, Francisco y CANIEGO IZQUIERDO, Venancio, Manjavacas: Apuntes

    para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de

    Manjavacas, Hermandad de Ntra Sra. de Manjavacas, Mota del Cuervo, 1980.

    COLMENAREJO, SAULNIER y otros. La Motilla de Santa Mara del Retamar

    (Argamasilla de Alba, Ciudad Real), Oretum III, JCCM, 1987.

    CORCHADO, Manuel, Toponimia medieval de la Regin manchega, en VII Centenario del

    Infante D. Fernando de la Cerda. Jornadas de estudio, Instituto de Estudios Manchegos,

    Ciudad Real, 1975.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier et allii, Tras los orgenes de la Mancha de

    Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier, Disputas territoriales entre Alcaraz y la Orden de

    Santiago en el siglo XIII: La Particin definitiva de 1294, origen de Villarrobledo y

    Socullamos, en Petrel Marn, Aurelio (coord.), II Congreso de Historia de Albacete. Edad

    Media, vol. 2, 2002, pgs. 63-76.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier, Socullamos y el Quixote, Diputacin Provincial

    de Ciudad Real, 2005.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier, Las romeras de la comarca, en La Mancha de

    Vejezate, n 3. 2009.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier, El Palacio de la Encomienda del Virrey Mendoza

    en Socullamos, AACHE, Guadalajara, 2013.

    ESCUDERO BUENDA, Francisco Javier, Ordenanzas, privilegios y amojonamientos

    medievales de Mota del Cuervo y Manjavacas (Cuenca): (1394-1440), Indito.

    ESCUDERO MUOZ, Francisco Javier, De Manjavacas y El Cuervo a Mota del Cuervo,

    Pea Fiestalegre, Mota del Cuervo, 2012.

  • 47|P g i n a

    FRADEJAS RUEDA, Jos Manuel (ed.), Don Juan Manuel, Libro de la Caza, Archivo

    Iberoamericano de Cetrera, Captulo XII.

    GARCA PAVN, Francisco, Historia de Tomelloso, Madrid, 1953.

    HERVS Y BUENDA, Inocente, Diccionario Histrico, Geogrfico, Biogrfico y

    Bibliogrfico de la Provincia de Ciudad Real, Ciudad Real, 1914, Tomo I.

    JIMNEZ RAMREZ, S., CHAPARRO SABINA, A. y ALCOLEA JIMNEZ, J.J., El

    Paleoltico de Ruidera (Alto Guadiana), en Cuadernos del Instituto de Estudios Manchegos,

    n 12, 1982.

    MARTNEZ FALERO, DOMINGO JOSEPH. Historia de la Villa de Pedro Muoz: Que es

    una del Priorato de Santiago de Ucls, en el Reyno de Toledo. Perea Ediciones, 1994.

    MORALES BECERRA, Vicente, La Primera Iglesia de Tomelloso, en El Peridico del

    Comn de la Mancha, 2002, pg. 8-11.

    MORALES BECERRA, Vicente, La Iglesia en Tomelloso (s. XVI-XX), en La Mancha de

    Vejezate, n 2.

    PARRA LUNA, Francisco et alii, El Lugar de La Mancha es: el Quijote como un sistema

    de distancias/tiempos, Madrid, Editorial Complutense, 2005.

    PORRAS ARBOLEDAS, Pedro Andrs, La Orden de Santiago en el siglo XV. La provincia

    de Castilla, Madrid, 1997.

    PORRAS ARBOLEDAS, Pedro Andrs, La repoblacin de la Mancha Santiaguista en

    tiempos de Alfonso XI, Cuadernos de Historia del Derecho, n 2, 1995, pgs. 59-98.

    PORRAS ARBOLEDAS, Pedro Andrs, La configuracin de la Mancha como

    circunscripcin santiaguista en los siglos XIV y XV y patria de don Quijote, en Actas. Tierra

    del Quijote, Tierra de rdenes Militares, Toledo: Empresa Pblica Don Quijote de la

    Mancha, 2005.

    PORRAS ARBOLEDAS, Pedro Andrs. Mota del Cuervo entre la Edad Media y la Edad

    Moderna: Un concejo de la Orden de Santiago, en Bascun Aover, scar y Ala Miranda,

    Francisco (coords.), Mota del Cuervo y su Historia. Actas de las II Jornadas de Historia

    Local. Excmo. Ayuntamiento de Mota del Cuervo, Mota del Cuervo, 2011, pgs. 17-59.

    ROMN ALHAMBRA, Luis Miguel, Mi Vecino Alonso: Estudio sobre la lectura de la obra

    El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, Alczar de San Juan, 2010.

  • 48|P g i n a

    SNCHEZ LPEZ, Lorenzo. Los cambios del paisaje en Tomelloso: Estudio de geografa

    histrica del territorio como estrategia didctica. Tesis Doctoral, UCLM, Cuenca, 2001.

    TIRADO ZARCO, Miguel, Pedro Muoz... Una Historia, Pedro Muoz, 1984.

    VILLUGA, PEDRO JUAN, Reportorio de todos los caminos de Espaa: Hasta agora nunca

    visto en el qual hallarn cualquier viaje que quieran andar muy provechoso para todos los

    caminantes, compuesto por Pedro Juan Villuga, Valenciano. Medina del Campo, 1546.

    VIAS MEY, CARMELO; PAZ, RAMN; Relaciones histrico-geogrfico-estadsticas de

    los pueblos de Espaa hechas por iniciativa de Felipe II: Reino de Toledo. Madrid. 1951.

    VIAS MEY, CARMELO; PAZ, RAMN; Relaciones histrico-geogrfico-estadsticas de

    los pueblos de Espaa hechas por iniciativa de Felipe II: Provincia de Ciudad Real. Madrid.

    1971.

Recommended

View more >