The present document can't read!
Please download to view
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
...

OBRAS

by marco-rivera

on

Report

Category:

Documents

Download: 0

Comment: 0

30

views

Comments

Description

Download OBRAS

Transcript

RESUMEN DE "MARÍA" DE JORGE ISAACS Siendo muy joven, Efraín deja el Cauca para realizar sus estudios en Bogotá, y lo hace con gran dolor, por alejarse de los suyos y de su prima María, por la que ya siente un gran amor. Al cabo de seis años regresa a su terruño, y se reaviva el amor adolescente. El idilio entre Efraín y María en esos tres meses que dura la estada del joven antes de viajar a Londres a continuar sus estudios, los hace comprender que siempre estarán unidos por la intensidad de sus sentimientos.. Pero si bien están apasionadamente enamorados, no quieren demostrarlo a los demás, y el romance se mantiene totalmente en secreto, solamente encubiertos por la hermana de Efraín, Emma. Sucede a la vez que un joven del lugar, Carlos, comienza a enamorarse de María y a pretenderla. Mientras tanto, en el seno de la familia de Efraín, se suceden hechos que afectan a los jóvenes. Una sucesión de malos negocios, afecta la salud del padre del muchacho. Llega el momento de la partida de Efrín con la preocupación de la situación económica familiar, el estado de su padre y el alejarse nuevamente de los románticos buenos ratos vividos con su amada. Pero el momento de la partida ha llegado. Pasaron dos años desde que Efraín se marchara, y María enferma gravemente. Al enterarse Efraín, emprende su regreso temiendo por la salud de su amada maría. Cuando el joven llega a su hogar, su hermana Emma, llorosa y de luto, le da la noticia de la muerte de María. Efraín no encuentra consuelo a su dolor, y llora su congoja sobre la tumba de María. Después decide partir con infinita pena, sin saber bien hacia dónde, acompañado en sus sentimientos por el paisaje que se entristece en sombras como acompañando en el dolor al desconsolado Efraín. Obras Novelas • María (1867) Poesías • Después de la victoria (Con albas su interior, lívida, impalpable,) • Duerme (No duermas,— suplicante me decía) • En la noche callada (Ay! cuántas veces en las lentas horas) • La tumba de Belisario (Y dejamos su tumba para siempre) • La tumba del soldado (El vencedor ejército la cumbre) • Las hadas (Soñé vagar por bosques de palmeras) • Río Moro (Tu incesante rumor vine escuchando) Sonetos • Ten piedad de mí lolupe velarde (¡Señor! si en sus miradas encendiste RESUMEN DEL LIBRO (PLATERO Y YO) JUAN RAMON JIMENEZ Las historias son reflexiones sobre la vida, enfermedad, muerte y la vida feliz de Platero y Yo. En principio tenemos a dos personajes El -yo- (narrador) que es la persona que tiene aventuras junto con Platero que es su burro y mejor compañero. Describe a el Yo como una persona que tiene una barba nazarena y un sombrero. El vive todas sus aventuras con Platero. Durante toda la obra nos cuenta bastantes anécdotas alrededor de un año. Nos cuenta que cuando va paseando con Platero los niños le gritan Loco pero sabe que todos quieren a Platero. Nos cuenta que los niños pasean encima de Platero y siempre el los asusta de manera que hiciera como que va a empezar a galopar y solo esta jugando, nos dice como hay una niña que adora a Platero y siempre esta pendiente de el. Nos habla del doctor, yo diría veterinario de Platero. El narrador le cuenta todo a Platero, desde lo que hace a diario como sus más profundos sentimientos, en el libro utiliza bastante descripción acerca de todo lo que ven platero y el narrador, plasma en forma escrita todo lo que piensa y se imagina. Da una descripción muy detallada acerca del paso del tiempo y de las estaciones, como se ve cuando hay tormenta y que hacen mientras pasa. Nos habla del carnaval y de cómo Platero y el no se hayan en el carnaval. Nos cuenta como se hacen pasar Platero y El por Reyes Magos y los niños duermen felices al verlos. También me da mucha tristeza porque habla de varios personajes que de una manera u otra influyeron en la realización de este libro, habla de el Perro con sarna, de el Pájaro que canta, de las golondrinas, de la Novia de Platero, de una Perra que siempre juega con el, de un niño tonto. Nos habla también de cómo fueron apagándose las vidas de cada uno de estos. El final fue lo único que no me gusto ya que tiene un final muy triste porque muere Platero y el narrador se queda solo y pues extraña mucho la compañía de su fiel Platero, nos dice como y donde enterraron a Platero tal y como lo había descrito mucho antes el mismo narrador, espera que Platero este feliz en el cielo de los animales si es que existe y que nunca lo olvide. Edición original • • • • • • • • • Rimas, 1902 Arias tristes, 1903 Jardines lejanos, 1904 Las hojas verdes, 1909 Platero y yo, (Edición reducida)1914 Diario de un poeta recién casado, 1917 Eternidades, 1918*Piedra y cielo, 1919 Animal de fondo, 1949 Dios deseado y deseante (Animal de fondo), J. Llansó, Madrid, LA CASA DE CARTÓN DE MARTÍN ADAN Mi primer amor tenía doce años y las uñas negras. Mi alma rusa de entonces, en aquel pueblecito de once mil almas y cura publicista, amparó la soledad de la muchacha más fea con un amor grave, social, sombrío, que era como una penumbra de sesión de congreso internacional obrero. Mi amor era vasto, oscuro, lento, con barbas, anteojos y carteras, con incidentes súbitos, con doce idiomas, con acecho de la policía, con problemas de muchos lados. Ella me decía, al ponerse en sexo: Eres un socialista. Y su almita de educanda de monjas europeas se abría como un devocionario íntimo por la parte que trata del pecado mortal. Mi segundo amor tenía quince años de edad. Una llorona con la dentadura perdida, con trenzas de cáñamo, con pecas en todo el cuerpo, sin familia, sin ideas, demasiado futura, excesivamente femenina... Fui rival de un muñeco de trapo y celuloide que no hacía sino reírse de mí con una bocaza pilluela y estúpida. Tuve que entender un sinfín de cosas perfectamente ininteligibles. Tuve que decir un sinfín de cosas perfectamente indecibles. Tuve que salir bien en los exámenes, con veinte - nota sospechosa, vergonzosa, ridícula: una gallina delante de un huevo-. Tuve que verla a ella mimar a sus muñecas. Tuve que oírla llorar por mí. Tuve que chupar caramelos de todos los colores y sabores. Mi segundo amor me abandonó como en un tango: Un malevo... Mi tercer amor tenía los ojos lindos, y las piernas muy coquetas, casi cocotas. Hubo que leer a Fray Luís de León y a Carolina Ivernizzio. Peregrina muchacha... no sé por qué se enamoró de mí. Me consolé de su decisión irrevocable de ser amiga mía después de haber sido casi mi amante, con las doce faltas de ortografía de su última carta. Mi cuarto amor fue Catita., una cosa cualquiera y la contraria… Catita al fin y al acabo una linda muchacha, verdadera, viva, coqueta como ella sola… enamorada, catadora de mozos”, a La casa de Adán le faltaría parte imprescindible de su hermosísima poesía hecha de balbuceos, preguntas e imaginería adolescente. Mi quinto amor fue una muchacha sucia con quien pequé casi en la noche, casi en el mar. El recuerdo de ella huele como ella olía, a sombra de cinema, a perro mojado, a ropa interior, a repostería, a pan caliente, olores superpuestos y, en sí mismos, individualmente, casi desagradables, como las capas de las tortas, jenjibre, merengue, etcétera. La suma de olores hacía de ella una verdadera tentación de seminarista. Sucia, sucia, sucia... Mi primer pecado mortal... OBRAS Poemarios: • La Rosa de la Espinela (1939) • Travesía de Extramares (1950) • Escrito a Ciegas (1961) • La Mano Desasida, Canto a Machu Picchu (1964) Novelas • La Casa de Cartón México: Textofilia Ediciones, 2009. Alberto Hidalgo Biografía Nació en la ciudad andina de Arequipa. En su juventud se trasladó a Lima para estudiar Medicina en la Universidad de San Marcos. Posteriormente abandonó sus estudios para dedicarse a la literatura. Participó en la revista Colónida, publicada en 1916 y dirigida por Abraham Valdelomar y publicó sus primeros poemarios Panoplia Lírica (1917), Las voces de colores (1918) y Joyería (1919), en la que ya se denotan su carácter innovador e inconformista ante los cánones de su época. Militó en el Partido Aprista Peruano, al cual posteriormente renunció, como su compatriota Magda Portal, tras denunciar que la corrupción había sentado sus reales en esa organización política. En 1919 se Hidalgo jugó un rol importante en el ambiente vanguardista, participó y editó junto a Borges y Huidobro el Índice de la nueva poesía americana (1926), conoció a Xul Solar, Güiraldes, Girondo, Macedonio Fernández, Leopoldo Marechal, entre otros. Creó las Revistas Oral y Pulso. Obra posterior fue Actitud de los años. Asimismo la ideología izquierdista y combativa de Hidalgo y su vinculación con el Perú se refleja en sus poemarios Carta al Perú (1957) y Poesía inexpugnable (1962), en los días de guerra. Además de su obra poética escribió cuentos publicados originalmente y en su mayoría en Caras y Caretas y luego editadas bajo el título Los sapos y otras personas (1927), único libro de cuentos del autor. Se dedicó también a obras de teatro, además del ensayo Diario de mi sentimiento (1937), en el que comenta de forma bastante personal e irreverente el ambiente artístico de su época. Mención aparte merece una colección de libros de difusión de la obra de Sigmund Freud, publicados entre 1930 y 1945 bajo el seudónimo de Dr. J. Gómez Nerea, que contribuyeron a dar a conocer el psicoanálisis en Argentina. Falleció en Buenos Aires el 12 de noviembre de 1967, pocos meses después de recibir el Gran Premio de Honor otorgado por la Fundación Argentina para la Poesía, único reconocimiento recibido en vida. [editar] Simplismo El simplismo es una técnica literaria que, influida por el futurismo y el creacionismo, consistía en el uso extensivo de la metáfora y la autonomía de cada verso, condensando de éste modo su lenguaje poético, generalmente altamente subjetivo. Poemario Poesía inexpugnable publicado en Buenos Aires el año 1962. [editar] Obra • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Arenga lírica al Emperador de Alemania. Otros poemas. (con prólogo de Miguel Ángel Urquieta) (Arequipa: Tip. Quiroz Hnos. 1916) Panoplia lírica. (con un estudio crítico de Abraham Valdelomar) (Lima: Imp. Víctor Fajardo. 1917) Cromos cerranos. (Santiago: s/e. 1918) Hombres y Bestias. (Arequipa: Edición del autor. 1928) Las voces de colores. (Arequipa: s/e. 1918) Jardín zoológico. (Arequipa: Tip. Quiroz Perea. 1919) Joyería: poemas escogidos. (Buenos Aires: Virus. 1919) Muertos, heridos y contusos. (Buenos Aires: Imp. Mercatali. 1920) España no existe. (Buenos Aires: Edición del autor. 1921) Química del espíritu. (Buenos Aires: Imp. Mercatali. 1923) Simplismo: poemas inventados. (Buenos Aires: El Inca. 1925) Índice de la nueva poesía americana. (prólogo junto a Jorge Luis Borges y Vicente Huidobro) (Buenos Aires: El Inca. 1926) Ubicación de Lenin: poemas de varios lados. (Buenos Aires: El Inca. 1926) Los sapos y otras personas. (Buenos Aires: El Inca. 1927) Descripción del cielo, poemas de varios lados. (Buenos Aires: El Inca. 1928) Actitud de los años. (Buenos Aires: M. Gleizer. 1933) Diario de mi sentimiento (1922-1936). (Buenos Aires: Edición del autor. 1937) Dimensión del hombre. (Buenos Aires: F.A. Colombo, impresor. 1938) Edad del corazón. (Buenos Aires: Edición del Teatro del Pueblo. 1940) Tratado de poética. (Buenos Aires: Feria. 1944) El universo está cerca. (Buenos Aires: Feria. 1945) Oda a Stalin. (Buenos Aires: El Martillo. 1945) Poesía de cámara. (Buenos Aires: Gráf. Continental. 1948) Anivegral. (Buenos Aires: Mia. 1952) Carta al Perú. (Buenos Aires: El Ateneo. 1953) Espaciotiempo. (Buenos Aires: Bajel de Plata. 1956) Aquí está el anticristo. (Buenos Aires: Máfaga. 1957) • • • • • • • • Odas en contra. (Paris: Tinta de Fuego. 1958) Biografía de yomismo: poemas. (Lima: Juan Mejía Baca. 1959) Historia peruana verdadera. (Lima: Juan Mejía Baca. 1961) Poesía inexpugnable. (Buenos Aires: Conducta. 1962) Árbol genealógico. (Lima: Juan Mejía Baca. 1963) La vida es de todos. (Buenos Aires: Carro de Tespis. 1965) Su excelencia, el buey. (Buenos Aires: Carro de Tespis. 1965) Volcánida. (Buenos Aires: Kraft. 1967) Bajo el seudónimo Dr. J. Gómez Nerea, publicó la colección Freud al alcance de todos que contiene los siguientes títulos: • • • • • • • • • Freud: el misterio del sueño. (Buenos Aires: Tor. 193?-194?) Freud y el problema sexual. (Buenos Aires: Tor. 193?-194?) Freud y la higiene sexual. (Buenos Aires: Tor. 193?-194?) Freud y los actos maniáticos. (Buenos Aires: Tor. 193?-194?) Freud y el chiste equívoco. (Buenos Aires: Tor. 1939) Freud y la perversión de masas. (Buenos Aires: Tor. 1942) Freud y las degeneraciones. (Buenos Aires: Tor. 1944) Freud y su manera de curar. (Buenos Aires: Porvenir. 1944) Freud y los orígenes del sexo. (Buenos Aires: Tor. 1946) [editar] Referencias • • • • Andia, Ernesto Daniel. Diagnosis de la Poesía y su arquetipo. Buenos Aires: El Ateneo. 1951. Hidalgo, Alberto. "Pequeña Retórica Personal". En: Amauta. Año II, n° 6. 1927. p. 8. López Lenci, Yasmín. El Laboratorio de la Vanguardia Literaria en el Perú. Trayectoria de una génesis a través de las Revistas Culturales de los años veinte. Lima: Editorial Horizonte. 1999. pp. 88-97 (Cap. VI: El Simplismo). Sarco, Álvaro (edición y compilación general). Alberto Hidalgo: El genio del desprecio. Materiales para su estudio. Lima: Talleres Tipográficos. 2006. omántica, triste y clásica novela colombiana, en cuya trama se unen el amor y el dolor de los amantes: Efraín y María. "María" tiene como protagonista a Efraín, que viaja del Cauca a Bogotá para emprender sus estudios, dejando allí a su familia y a María, quien comienza a despertar un amor intenso en él. Luego se van desarrollando acontecimientos y circunstancias de la vida que llevan a la pérdida irreparable de su amada y al dolor sin consuelo. Breve Resumen de "María" Siendo muy joven, Efraín deja el Cauca para realizar sus estudios en Bogotá, y lo hace con gran dolor, por alejarse de los suyos y de su prima María, por la que ya siente un gran amor. Al cabo de seis años regresa a su terruño, y se reaviva el amor adolescente. El idilio entre Efraín y María en esos tres meses que dura la estada del joven antes de viajar a Londres a continuar sus estudios, los hace comprender que siempre estarán unidos por la intensidad de sus sentimientos.. Pero si bien están apasionadamente enamorados, no quieren demostrarlo a los demás, y el romance se mantiene totalmente en secreto, solamente encubiertos por la hermana de Efraín, Emma. Sucede a la vez que un joven del lugar, Carlos, comienza a enamorarse de María y a pretenderla. Mientras tanto, en el seno de la familia de Efraín, se suceden hechos que afectan a los jóvenes. Una sucesión de malos negocios, afecta la salud del padre del muchacho. Llega el momento de la partida de Efrín con la preocupación de la situación económica familiar, el estado de su padre y el alejarse nuevamente de los románticos buenos ratos vividos con su amada. Pero el momento de la partida ha llegado. Pasaron dos años desde que Efraín se marchara, y María enferma gravemente. Al enterarse Efraín, emprende su regreso temiendo por la salud de su amada maría. Cuando el joven llega a su hogar, su hermana Emma, llorosa y de luto, le da la noticia de la muerte de María. Efraín no encuentra consuelo a su dolor, y llora su congoja sobre la tumba de María. Después decide partir con infinita pena, sin saber bien hacia dónde, acompañado en sus sentimientos por el paisaje que se entristece en sombras como acompañando en el dolor al desconsolado Efraín. Argumento literario La historia trata de dos primos que se enamoran desde muy pequeños, Efraín y María. A la muerte de su madre fue adoptada solo con tres años por sus tíos, los cuales son padres de Efraín. Este se va a estudiar en el colegio de Bogotá a la edad de 14 años, y regresa 6 años después, dándose cuenta de que su amor es más fuerte entre ambos. En su estancia pasan muchos momentos juntos. María empieza entonces a presentar síntomas de la misma enfermedad que hizo fallecer a su madre muy joven, epilepsia; así que los padres de Efraín al darse cuenta del sufrimiento de su hijo por María, hablan con él y le comentan los riesgos de la enfermedad y del sufrimiento que les esperaría a ambos jóvenes. Su padre lo induce a estudiar 5 años en Europa, asegurándole que al regresar, si continúa enamorado de ella, dará su consentimiento para que se casen. Ambos se separan; en la ausencia de Efraín, María empeora su estado de salud. En su agonía pide verlo, por lo que este decide viajar desde Londres hasta Cauca. María guarda sus trenzas y las cartas de Efraín, y pide a Emma que se las entregue; pero muere antes del regreso de su amor. Efraín, al ver que María ha fallecido y que su viaje fue en balde, permanece unos meses en la casa, recorriendo todos los lugares que fueron testigos de su amor y reviviendo esos momentos inolvidables. Al no resistir tanta tristeza, prefiere alejarse de la huerta y la casa: testigos pretéritos de su idilio. Resumen de "María" Siendo muy joven, Efraín deja el Cauca para realizar sus estudios en Bogotá, y lo hace con gran dolor, por alejarse de los suyos y de su prima María, por la que ya siente un gran amor. Al cabo de seis años regresa a su terruño, y se reaviva el amor adolescente. El idilio entre Efraín y María en esos tres meses que dura la estada del joven antes de viajar a Londres a continuar sus estudios, los hace comprender que siempre estarán unidos por la intensidad de sus sentimientos.. Pero si bien están apasionadamente enamorados, no quieren demostrarlo a los demás, y el romance se mantiene totalmente en secreto, solamente encubiertos por la hermana de Efraín, Emma. Sucede a la vez que un joven del lugar, Carlos, comienza a enamorarse de María y a pretenderla. Mientras tanto, en el seno de la familia de Efraín, se suceden hechos que afectan a los jóvenes. Una sucesión de malos negocios, afecta la salud del padre del muchacho. Llega el momento de la partida de Efrín con la preocupación de la situación económica familiar, el estado de su padre y el alejarse nuevamente de los románticos buenos ratos vividos con su amada. Pero el momento de la partida ha llegado. Pasaron dos años desde que Efraín se marchara, y María enferma gravemente. Al enterarse Efraín, emprende su regreso temiendo por la salud de su amada maría. Cuando el joven llega a su hogar, su hermana Emma, llorosa y de luto, le da la noticia de la muerte de María. Efraín no encuentra consuelo a su dolor, y llora su congoja sobre la tumba de María. Después decide partir con infinita pena, sin saber bien hacia dónde, acompañado en sus sentimientos por el paisaje que se entristece en sombras como acompañando en el dolor al desconsolado Efraín. RESUMEN DEL LIBRO (PLATERO Y YO) JUAN RAMON JIMENEZ Las historias son reflexiones sobre la vida, enfermedad, muerte y la vida feliz de Platero y Yo. En principio tenemos a dos personajes El -yo- (narrador) que es la persona que tiene aventuras junto con Platero que es su burro y mejor compañero. Describe a el Yo como una persona que tiene una barba nazarena y un sombrero. El vive todas sus aventuras con Platero. Durante toda la obra nos cuenta bastantes anécdotas alrededor de un año. Nos cuenta que cuando va paseando con Platero los niños le gritan Loco pero sabe que todos quieren a Platero. Nos cuenta que los niños pasean encima de Platero y siempre el los asusta de manera que hiciera como que va a empezar a galopar y solo esta jugando, nos dice como hay una niña que adora a Platero y siempre esta pendiente de el. Nos habla del doctor, yo diría veterinario de Platero. El narrador le cuenta todo a Platero, desde lo que hace a diario como sus más profundos sentimientos, en el libro utiliza bastante descripción acerca de todo lo que ven platero y el narrador, plasma en forma escrita todo lo que piensa y se imagina. Da una descripción muy detallada acerca del paso del tiempo y de las estaciones, como se ve cuando hay tormenta y que hacen mientras pasa. Nos habla del carnaval y de cómo Platero y el no se hayan en el carnaval. Nos cuenta como se hacen pasar Platero y El por Reyes Magos y los niños duermen felices al verlos. También me da mucha tristeza porque habla de varios personajes que de una manera u otra influyeron en la realización de este libro, habla de el Perro con sarna, de el Pájaro que canta, de las golondrinas, de la Novia de Platero, de una Perra que siempre juega con el, de un niño tonto. Nos habla también de cómo fueron apagándose las vidas de cada uno de estos. El final fue lo único que no me gusto ya que tiene un final muy triste porque muere Platero y el narrador se queda solo y pues extraña mucho la compañía de su fiel Platero, nos dice como y donde enterraron a Platero tal y como lo había descrito mucho antes el mismo narrador, espera que Platero este feliz en el cielo de los animales si es que existe y que nunca lo olvide. biografía El autor – Juan Ramón Jiménez – nace en Moguer a las doce de la noche del 23 de diciembre de 1881. Hay algunos que dicen que es la noche de Navidad y lo consideran como niño-dios. Pero no es verdad – es el 23. Juan es el cuarto hijo de una familia rica. Pasa la infancia en Moguer (voy a contaros más de esta ciudad más tarde) y empieza a interesarse por la poesía y por la pintura. Como bachiller en 1896 marcha a Sevilla para estudiar pintura y derecho en la universidad. Con 16 años salen sus primeros textos poéticos. Interrumpe el estudio. Quiere meterse a pintor. Ya se muestra una cierta especialidad de él. Le encanta separarse y estár sólo y empieza a reaccionar muy sensible. A causa de la muerte de su padre tiene depresiones graves y se queda en unos sanatorios unos años. Cuando vuelve tiene todavía mucho miedo de la muerte y se encierra, y levanta barricadas antes de la puerta para que la muerte no pueda entrar y cogerlo. Es muy trágico. De 1905 hasta 1911 vive en Moguer y decide después de vivir definitivamente en Madrid. Conoce a Zenobia Camprubí Aymar y 3 años después se casan en la Iglésia católica de St. Stephen, de Nueva York. Se instalan en la Residencia de Estudiantes. Zenobia tiene mucha influencia en la vida y obra de Juan Ramón. Los dos trabajan como traductores. En la guerra civil van en el exilio a los EE.UU.. Allá, Juan es profesor en Universidades en Miami. En 1951 trasladan a Puerto Rico. La mujer Zenobia cae enferma y debe ser operada de cáncer. En 1956 – tiene 75 años – recibe el Premio Nobel de Literatura. Tres días después muere su mujer. El 29 de mayo de 1958 muere Juan Ramón Jiménez en la Clínica Mimiya de Santurce. Sus restos, juntos con los de Zenobia, están ahora en el cementerio de Jesús en Moguer en España. Obra Se puede decir hoy que Jiménez era el representante del modernismo y que era muy importante por los autores siguientes. Jiménez vivió para la poesía y para su Obra. Siempre extendió su producción. Su deseo hubiera sido reescribir toda su obra el último día de su vida. presentación del contenido estructura El libro tiene 138 capítulos, cada uno de un a dos páginas. Todos son historias únicas – no tienen ningúna conexión. Sí claro, los personajes son iguales – Platero y ‘yo’. Pero no es una historia que se divida en algunas partes. Aún, los textos tienen un cierto marco porque todo el libro describe un año. Empieza con la primavera y termina con el invierno. personajes Los personajes principales son Platero y ‘yo’ – como dicho. Hay muchos personas más, pero aparecen solo una o dos veces en el libro. No sería razonable mencionar todos. Pero los personajes principales siempre forman parte de las historias. El ‘yo’ es un hombre que cuenta todas las historias, el narrador. Dice que es vestido de luto, que tiene una barba nazarena y un breve sombrero negro. Nos cuenta que los chiquillos gitanos siempre gritan ‘El loco’ cuando pasea con su burro Platero. Entonces, debe mirar un poco extraño. En un capítulo menciona que no le gusta hacer fiesta todo el tiempo – como otros del pueblo. Platero y él están a veces un poco separados. Su compañero es el burro suyo. ¿Sabéis que es un platero? No es solo un nombre para un burro. Todo el mundo en Andalucía que tiene un poco campo tiene junto con caballos algunos burros. El burro se utiliza para otras cosas que un caballo, y no tiene que cuidarse mucho de él. Se utiliza el burro para transportar carga o también niños que están demasiado cansados. ‘Platero’ es la expresión general por ciertos burros, los burros de plata. Entre Platero y el narrador hay una gran amistad. Se muestra en el capítulo 43 – amistad (p. 124). [leer el pasaje] El narrador puede decir todo al Platero, le puede decir todos los sentimientos. Cuando está con Platero está solo porque no hay otro hombre allá. Aún puede hablar con alguién. Y esto es lo que le gusta más, pienso. Hay muchos niños en el libro, porque Platero es como un niño y necesita relaciones con sus iguales. Los niños habitan en un mundo especial, un mundo que el adulto quizás ha perdido o abandonado. resúmen del libro No puedo daros un resúmen de este libro porque no tiene una historia. Pero quiero contaros de cual tipo las historias consisten. Por lo menos voy a intentarlo. El narrador siempre está hablando de lo que ve o de lo que piensa, de lo que pasa. Y cuando no habla con Platero, nos cuenta de Platero, cómo es o cuanto le quiere. Sí, quiere mucho a Platero, le encanta. Describe las relaciones entre él y personas del pueblo, ciertos animales (p.e. perros, caballos). También describe la region del pueblo o acontecimientos como el carnaval o la navidad. No son solo cosas bellas, sino también cosas feas y repugnantes como por ejemplo el maltrato de animales o niños, o las malas alegrías bebiendo o a la corrida de toros. De otra parte se muestra la ironía en las descripciones del cura o de la gente del circo. Las historias son reflexiones sobre la vida, enfermedad, muerte y ascensión del burro suave. Por el marco del texto tiene un capítulo sobre cada tiempo (estación) del año. Al final, Platero se muere. Después hay algunos capítulos más en que dice cómo ha enterrado Platero, es decir en un cierto jardín del pueblo. Sigue hablar con Platero aunque ya no está. ejemplo del texto Para que tengáis una imagen de estas historias, vamos a leer un ejemplo. Es el capítulo 102 – el título es ‘susto’. [leer en clase...] Me encanta este capítulo porque es muy bonito, muy mono. Se ve que no hay muchos acontecimientos, es solo una pequeña historia. estilo estilo de escribir El libro no es muy difícil para entenderlo, pero Jiménez utiliza a veces palabras un poco especial. Cuando se lee el libro se nota que hay muchos descripciones en un solo capítulo. Hablando de un cierto tema describe cada hombre, cada animal y cada objeto y hace comparaciones y retratos. Pienso que tiene mucho fantasía. Y por eso dice mucho en una sola página. También en nuestro ejemplo vemos que utiliza muchos adjetivos. Lo que me parece interesante es que muchas veces empieza con el artículo determinado. No introduce las cosas. En el ‘susto’ empieza con la comida. Pero nunca ha hablado de una comida antes, nunca ha hablado de niños o de Blanca tampoco. Este estilo de escribir me gusta mucho. Me da el sentimiento ser su amigo y ser familiarizado, como si supiera todo. técnica narrativa Pienso que este texto es una de algunas excepciones del libro del punto de la técnica narrativa. Aquí no sabemos sí el narrador es parte de esta familia, sí está o no. Por eso, se puede creer que es un narrador sabio y general. Pero me parece que en otras historias solo escribe sus pensamientos y las diálogos que él hace u oye. Es como un diario, cuando escribes lo que ha pasado durante el día incluyendo los diálogos. Los diálogos – que el autor utiliza con mucha frecuencia – me parecen interesantes porque solo es una persona que habla. No hay respuestas de Platero. ¿Quizás espera el autor que el lector responde o que piensa sobre lo dicho? escenario Moguer Moguer es el sitio de nuestras historias y también fue el pueblo natal del autor, de Juan Ramón Jiménez. El mundo campesino y provinciano, como es escrito en todo el libro, es muy típico para Moguer, también la gente que es un poco menuda, pedante. Jiménez habla de su pueblo sin dejar alguna cosa. Habla de las cosas buenas pero también de las cosas malas. El mar a lo lejos, los campos y las calles de Moguer le dan mucha posibilidad por describirlos y criticarlos. Y se puede decir que Moguer resume la mejor Andalucía. Voy a contaros un poco de este pueblo. Moguer está situada al suroeste de Andalucía, en la provincia de Huelva en España. Puedo mostrároslo en esta mapa. Está a 80 km de Sevilla. Moguer es muy viejo (tiene más de veinte siglos). Entonces, tenía relaciones con la cultura romana y también con los musulmanes. La ciudad tiene ahora 12'500 habitantes. Es famoso porque vienen muchos personas famosas de allá, no solo Jiménez. En la misma casa en que éste vivió durante su infancia hay hoy un museo que se llama ‘Zenobia y Juan Ramón’. He visto imágenes de esta casa-museo que me encantan. Perdón, no podía llevarlos porque no podía printarlos en colores. Pero podéis creerme que es una casa muy, muy bella. Cuando estáis en España en Andalucía ¡visitan este museo! Vale la pena. Sí, también hay una estatua de Platero en bronce, del escultor León Ortega. Si os interesáis, podéis visitar el sitio web de Moguer. La dirección es www.aytomoguer.es. Lo puedo recomendar porque es interesante y muy bién hecho. Me gusta. trasfondo de la obra creación de la obra Jiménez escribió lo más de los capítulos en su patria, en Moguer. Empezó en 1907. La primera edición salió siete años más tarde. Aquí tengo tal libro. Sólo tiene unos ochos capítulos. La edición completa apareció 1917. Jiménez tuvo un éxito inmenso. Pero no le gustaba. Intentó a luchar contra la distribución del libro. Pero sin éxito. El libro fue publicado en todo el mundo muchas veces. Solo en sus últimos años de vida estimó su obra y continuó a escribir. Éste libro es un libro para niños – con todas las imágenes. Pero Jiménez nunca quiso hacer un libro para niños. Lo afirmó en un prólogo, llamado prologillo, que ha añadido en 1956. ¿autobiografía? Nos queda la pregunta quién se esconde detrás del ‘yo’ en el título. ¿Quién es el narrador? Pienso que es claro: el poeta, Jiménez. Cuando leímos el retrato suyo o miramos al hecho que está separado de la gente en Moguer, es creíble que el narrador sea Jiménez. Simple la enfermedad mental de Jiménez se muestra en el libro. Pero no pienso que podemos hablar de una autobiografía pensando en ‘Platero y yo’ porque no sería completa. Además su criatura no se muestra solo en el narrador, sino también en Platero y otros personajes del libro. Jiménez dijo que „utiliza el tema de Platero para escribir una historia de mi infancia". opinión personal El libro me gusta; me ha encantado leerlo aúnque es un poco difícil cuando no se entiende todas las descripciones. Es un poco trabajoso. Pero en general es facil y como hecho para mí. Se puede leerlo como un libro para niños, pero también como un texto que contiene mucho a reflexionar. A mi parecer, el autor describe las situaciones con mucha poesía, de manera muy densa y bella. Top La casa de cartón es una novela breve, escrita en prosa lírica que se ha convertido en un clásico de las letras peruanas. El relato es sustancialmente diferente a todo lo que se había hecho en prosa en el Perú hasta ese momento. Una pequeña obra maestra de ironía, finura de observación e invención verbal. Narra las experiencias de un adolescente, durante un verano en el balneario de Barranco. Casi carente de trama narrativa, el libro está formado más que nada por las descripciones que este adolescente realiza, en su paseo diario, de las casas, las calles y los habitantes del balneario. Seudónimo de Rafael de la Fuente, escritor peruano considerado una de las mayores figuras de la literatura peruana contemporánea, aunque su obra sea menos conocida fuera de su país debido a la difusión limitada de sus libros y la vida de soledad y abandono que tuvo. El hermetismo y la cualidad perturbadora de su visión contribuyeron a convertirlo en una leyenda en el medio intelectual limeño, pero, desgraciadamente, no a difundir su poesía. Sus primeros libros están influidos por el espíritu de las vanguardias y muestran un talento y cultura insólitos para los pocos años de su autor. Su breve novela de literatura infantil, La casa de cartón (1928), es una pequeña obra maestra de ironía, finura de observación e invención verbal. Las dos siguientes fueron obras poéticas: La rosa de la espinela (1939) y Travesía de extramares (1953), esta última una brillantísima serie de sonetos a Chopin que lo muestran alejándose de su inicial vanguardismo y hallando lo más profundo de su voz en una insólita mezcla de elementos tradicionales (culteranismo barroco, mística, actitud arcaizante) y contemporáneos (disonancias rítmico-semánticas, influjos de Yeats y Pound, lecturas de los nuevos filósofos alemanes). Es la poesía de un alma sumida en profundo cuestionamiento de Dios, el hombre y la relación del mundo con ellos; llamarlo poeta metafísico sería tal vez adecuado al no encajar bien en ninguno de los membretes habituales en su tiempo. Nacido en el seno de una familia de aristocráticas raíces limeñas y de tradición católica, Martín Adán fue un temprano rebelde, lo que se refleja en la elección de ese seudónimo literario, que junta el nombre de un mono y el del primer hombre, Adán. Progresiva e irremediablemente, fue cayendo en el vértigo de una honda crisis intelectual y emocional, que lo llevó a una vida en pobres hoteles, hospicios, asilos mentales y a la autodestrucción por el alcohol. Escribía en servilletas o pedazos de papel con una caligrafía temblorosa; la protección de unos pocos amigos salvaron parte de ese material heterogéneo y a veces incoherente. Tras un periodo de silencio, publicó Escrito a ciegas (1961), La mano desasida (1964) y La piedra absoluta (1966), los dos últimos inspirados en las ruinas de Machu Picchu. Diario de poeta (1975) registra un doloroso y desgarrado monólogo ante la proximidad de la muerte. Su lírica ha sido recopilada en Obra poética (1980). De lo barroco en el Perú (1968), su tesis universitaria presentada en 1938, es un insólito ejemplo de prosa neo-gongorina. © eMe Textos: LA CASA DE CARTON (Extracto) Mi primer amor tenía doce años y las uñas negras. Mi alma rusa de entonces, en aquel pueblecito de once mil almas y cura publicista, amparó la soledad de la muchacha más fea con un amor grave, social, sombrío, que era como una penumbra de sesión de congreso internacional obrero. Mi amor era vasto, oscuro, lento, con barbas, anteojos y carteras, con incidentes súbitos, con doce idiomas, con acecho de la policía, con problemas de muchos lados. Ella me decía, al ponerse en sexo: Eres un socialista. Y su almita de educanda de monjas europeas se abría como un devocionario íntimo por la parte que trata del pecado mortal. (...) Mi segundo amor tenía quince años de edad. Una llorona con la dentadura perdida, con trenzas de cáñamo, con pecas en todo el cuerpo, sin familia, sin ideas, demasiado futura, excesivamente femenina... Fui rival de un muñeco de trapo y celuloide que no hacía sino reirse de mí con una bocaza pilluela y estúpida. Tuve que entender un sinfín de cosas perfectamente ininteligibles. Tuve que decir un sinfín de cosas perfectamente indecibles. Tuve que salir bien en los exámenes, con veinte - nota sospechosa, vergonzona, ridícula: una gallina delante de un huevo-. Tuve que verla a ella mimar a sus muñecas. Tuve que oirla llorar por mí. Tuve que chupar caramelos de todos los colores y sabores. Mi segundo amor me abandonó como en un tango: Un malevo... Mi tercer amor tenía los ojos lindos, y las piernas muy coquetas, casi cocotas. Hubo que leer a Fray Luis de León y a Carolina Ivernizzio. Peregrina muchacha... no sé por qué se enamoró de mí. Me consolé de su decisión irrevocable de ser amiga mía después de haber sido casi mi amante, con las doce faltas de ortografía de su última carta. Mi cuarto amor fue Catita. Mi quinto amor fue una muchacha sucia con quien pequé casi en la noche, casi en el mar. El recuerdo de ella huele como ella olía, a sombra de cinema, a perro mojado, a ropa interior, a repostería, a pan caliente, olores superpuestos y, en sí mismos, individualmente, casi desagradables, como las capas de las tortas, jenjibre, merengue, etcétera. La suma de olores hacía de ella una verdadera tentación de seminarista. Sucia, sucia, sucia... Mi primer pecado mortal... VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL ¿POR QUE LO LLAMAN AMOR CUANDO QUIEREN DECIR SEXO? Detesto empezar a hablar del matrimonio, del amor y del noviazgo. (Creo que los he citado a la inversa, pero en realidad no representa gran diferencia, a menos que se esté enamorado.) Como tengo tres hijos, es justo que supongas que he estado casado... aunque he oído hablar de ciertas excepciones a la regla. No estoy tan loco como para embarcarme en este tema. En la historia de la humanidad no hay otro tópico que haya sido tan rastreado, hecho trizas y machacado como los lazos sagrados para no mencionar los menos sagrados. Ninguna revista que se estime en algo ha aparecido en los quioscos sin publicar por lo menos dos artículos definitivos sobre el matrimonio y el noviazgo (frecuentemente escritos por un grupo de célibes o de vírgenes, si es queda alguna). Ningún diario puede sobrevivir sin una columna de consejos sentimentales, probablemente contigua a la sección cómica, la parte más importante de la publicación. Por lo menos la mitad de las películas que se hacen para la gran masa tratan del muchacho que conoce a la chica y del lazo corredizo que el público se ha acostumbrado a esperar en el último rollo de la película. Cada tarde en la televisión hay tres horas dedicadas a variaciones sobre el tema de "La vida puede ser un éxtasis" y en la radio ocurre otro tanto. (...) Mi primer matrimonio tuvo lugar en Chicago. Teníamos la licencia y dos dólares y hubiésemos podido casarnos inmediatamente y sin trabas en el ayuntamiento, pero mi novia insistió en que deseaba cierta atmósfera religiosa. Cualquiera que se haya casado sabe que a esta altura de las relaciones, el novio, febril de deseo, está dispuesto a conceder cualquier cosa. No sé si Chicago a mejorado, pero fuimos acribillados a preguntas por cinco sacerdotes antes de encontrar a uno que consintiese en celebrar la ceremonia. Parece que los cinco que nos rechazaron tenían objeciones religiosas que oponer porque no éramnos los dos de la misma fe. Además, cuando descubrieron que ambos trabajábamos en el teatro, se apresuraron a acompañarnos hasta la salida. (...) No quiero ser irreverente, pero creo que estarás de acuerdo en que quienquiera que creó el sexo ciertamente sabía lo que hacía. Aunque todo el mundo está loco por él, la palabra en sí, pese a su brevedad, parece asustar a muchísima gente. Los autores de canciones, en especial, siempre suprimen esta adorable palabrita y la sustituyen por "amor". Ningún cantante (ni siquiera un tenor) se atrevería a cantar El sexo es algo maravilloso. Con ese título la canción obtendría un éxito multitudinario, pero el cantante sería puesto en la lista negra por algún comité de moralidad. ¿La acusación? Incitar a la gente a que haga una cosa perfectamente natural. El amor abarca una multitud de emociones y de actitudes. Creo que puedes amar a Dios, a un niño, al vecino (o a su esposa, elegir uno o el otro), e incluso a un chucho. Pero el amor matrimonial nunca se define con claridad. Cuando la gente ve a una pareja joven paseando sin rumbo, cogida del brazo, ajena al mundo entero y tan apretada como dos plátanos en la misma piel, invariablemente esclama: -¡Oh, qué pareja más encantadora! ¡Qué enamorados están! ¿Verdad que es bonito? Bueno, aquí es donde el viejo Groucho, experto en nada, saca fuerzas de flaqueza y descubre su alma ante un mundo hostil. Lo llaman amor, pero, para ser sinceros, en la mayoría de los casos no lo es. Se trata sólo de dos personas que se encuentran sexualmente atractivas y que esperan, si hay suerte, estar pronto uno en los barzos del otro. Me gustaría saber lo entusiasmado que este Romeo se mostraría acerca de esta Julieta si ella fuese patizamba, tonta y su busto estuviese manufacturado en Akron, Ohio. Supongamos que tanto ella como él tuviesen patas de gallo. Me pregunto lo fuerte que sería su amor en este caso, a menos, desde luego, que resultara que ambos fuesen gallos, en cuyo caso se sentirían irresistiblemente atraídos. No niego que incluso las personas espantosas se casan (tómeme a mí, por ejemplo), pero la mayoría de los jóvenes se casan porque sienten avidez por esa sublime experiencia sexual que han estado acariciando en su subconciente desde que iban a la escuela, alentada por sus amigos, por las películas y por las novelas baratas. En La gata sobre el tejado de zinc, Tennesse Williams hace que la madre señale una cama y diga: "Ahí es donde se deciden los matrimonios". Si el señor Williams cree que en el matrimonio no hay más que esa cama, le sugiero que repase de nuevo la obra y la escriba otra vez. No hay duda de que el sexo es la fuerza responsable de la perpetuación de la raza humana. Si no existiese, la vida desaparecería en pocas décadas, lo que tal vez no fuese mala idea. Creo, sin embargo, que el verdadero amor aparece sólo cuando se han amortiguado las primeras llamaradas de pasión y quedan sólo las ascuas. Este es el verdadero amor, que guarda sólo una relación remota con el sexo. Sus partes integrantes son la paciencia, el perdón, la comprensión mutua y una larga tolerancia hacia los defectos ajenos. Creo que esta es una base mucho más firme para la perpetuación de un matrimonio feliz. Pero ¿por qué he de divagar acerca de esto? Pongámoslo todo en manos del maestro, G.B.S. (Shaw para tí), a quien cito: "Cuando dos personas están bajo la influencia de la más violenta, la más insana, la más ilusoria y la más fugaz de las pasiones, se les pide que juren que permanecerán continuamente en esa condición excitada, anormal y hasta agotadora hasta que la muerte los separe". Ahora que el señor Shaw y yo hemos definido el amor y hemos hecho con él un paquete pequeño, primoroso y superficial, prosigamos. Creo que la soledad es responsable de más matrimonios que el tan traído y llevado sexo. He leído muchísimas biografías describiendo la vida plácida del soltero, pero no te lo creas. Un amigo mío llamado Devlin (hermano de sangre de Delaney) me dijo una vez con cierto arrepentimiento que si durante los días de su noviazgo hubieran existido la televisión y las comidas en lata, nunca se hubiera casado. Hay la suficiente verdad en su afirmación para hacerme creer que desearía no haberse dejado atrapar jamás. El muy tonto no comprende que, prescindiendo de cuantas comidas en lata tragara o de cuantos televisores tuviera en casa, seguiría estando solo. Las comidas en lata son un invento maravilloso, pero no pueden reemplazar a una mujer enamorada que cuida a su marido. Si tuviera que definirlo con una sola frase, tal vez utilizaría esta: "El mejor banquete del mundo no merece la pena ser comido a menos que se tenga a alguien con quien compartirlo". Y lo mismo ocurre con todas las experiencias compartidas. La mitad del placer que supone ver la televisión en casa consiste en que uno puede volverse hacia el compañero y comentar los programas infames que las emisoras producen con toda deliberación. No hay nada más espantoso que sentarse solo en el cine, sin nadie con quien hablar. Durante mis retiradas de la vida matrimonial, con frecuencia experimenté esta desagradable sensación. Tal vez sea un caso excepcional, pero encuentro casi imposible ver una película a menos que pueda lanzar a mi compañero, hombre o mujer, preguntas como: "No habíamos visto el año pasado a ese gordo en Aquí está la pubertad o "He olvidado quien ha dirigido esta porquería; ¿cómo se llama?" o "¿Crees que ella es verdaderamente culpable?" Comprendo que esta clase de charla estúpida puede ser enloquecedora para mi compañero, para no mencionar a los espectadores que nos rodean, pero es un impulso que, por desdicha, no puedo dominar. Y ése fue el origen de una aventura horrible. Un sombrío fin de semana, sintiéndome con ánimo romántico, viajé hasta Palm Spring. Cuando llegué estaba lloviendo. Había reservado una habitación en un destacado club de tenis y, según tengo por costumbre, andaba en busca de alguna compañía femenina. Aquel año el tiempo había sido desusadamente malo (según la Cámara de Comercio) y en el club apenas encontré elementos del sexo opuesto. Cené solo. Con excepción de mi respiración profunda, la única distracción que había en el amplio comedor era el atemorizador sonido que producía un viejo caballero situado en un rincón lejano. Estaba deshaciendo una tostada en la sopa de almejas con la esperanza de que este aditamiento haría potable aquel mejunje. (...) Era una noche fría y húmeda, de modo que puse unos cuantos troncos en el hogar. Aparentemente, algo iba mal en el tiraje porque, en lugar de aquellas llamas alegres y cálidas que debían haberse alzado hacia la chimenea, la habitación y yo empezamos a llenarnos de humo. Me coloqué el sombrero y desplazando un poco mi úlcera hacia un costado, decidí que antes de convertirme en un verdadero salmón ahumado era preferible dirigirme al cine local. No recuerdo lo que se proyectaba. Sólo me sentía atraído hacia ese cine por un anuncio que decía: "Se permite fumar en la sala". Al entrar, el empresario me saludó con toda la deferencia debida a un gran artista. Dijo: -¡Hola, Groucho! Quedan muchas localidades buenas. ¡Ja, ja, ja! Su risa se convirtió en sollozos mientras yo penetraba en la sala. La platea estaba vacía, con excepción de un hombre viejo que se sentaba en el tramo central, absorto en lo que ocurría en la pantalla. Me encaminé directamente hacia él. Como había entrado después de empezar la película, no tenía idea de lo que ocurría ni de quienes eran los artistas. En consecuencia, le lancé una serie de preguntas en rápida sucesión. Me respondió con otra serie de respuestas breves y guturales. Después de esperar unos cuantos minutos, le hice otra pregunta. En cuyo momento él recogió su gabardina y su sombrero y se trasladó al extremo más alejado de la sala. Como no tenía a nadie más con quien hablar, muy pronto salí del cine y regresé a mi hermoso refugio. Abrí rápidamente todas las ventanas y me zambullí en la cama. Mientras yacía en ella, tembloroso, un pensamiento terrible se me ocurrió. ¡Supongamos que el hombre del cine hubiese acudido al empresario a quejarse de que un tipo excéntrico, que había desparecido apresuradamente, había tratado de molestarlo! ¡Qué bonito titular hubiese hecho! GROUCHO MARX DETENIDO POR MOLESTAR A UN ANCIANO EN UN CINE LOCAL. (...) Mi primer amor tenía doce años y las uñas negras. Mi alma rusa de entonces, en aquel pueblecito de once mil almas y cura publicista, amparó la soledad de la muchacha más fea con un amor grave, social, sombrío, que era como una penumbra de sesión de congreso internacional obrero. Mi amor era vasto, oscuro, lento, con barbas, anteojos y carteras, con incidentes súbitos, con doce idiomas, con acecho de la policía, con problemas de muchos lados. Ella me decía, al ponerse en sexo: Eres un socialista. Y su almita de educanda de monjas europeas se abría como un devocionario íntimo por la parte que trata del pecado mortal. Mi segundo amor tenía quince años de edad. Una llorona con la dentadura perdida, con trenzas de cáñamo, con pecas en todo el cuerpo, sin familia, sin ideas, demasiado futura, excesivamente femenina... Fui rival de un muñeco de trapo y celuloide que no hacía sino reirse de mí con una bocaza pilluela y estúpida. Tuve que entender un sinfín de cosas perfectamente ininteligibles. Tuve que decir un sinfín de cosas perfectamente indecibles. Tuve que salir bien en los exámenes, con veinte - nota sospechosa, vergonzona, ridícula: una gallina delante de un huevo-. Tuve que verla a ella mimar a sus muñecas. Tuve que oirla llorar por mí. Tuve que chupar caramelos de todos los colores y sabores. Mi segundo amor me abandonó como en un tango: Un malevo... Mi tercer amor tenía los ojos lindos, y las piernas muy coquetas, casi cocotas. Hubo que leer a Fray Luis de León y a Carolina Ivernizzio. Peregrina muchacha... no sé por qué se enamoró de mí. Me consolé de su decisión irrevocable de ser amiga mía después de haber sido casi mi amante, con las doce faltas de ortografía de su última carta. Mi cuarto amor fue Catita. Sin “Catita, una cosa cualquiera y la contraria… Catita al fin y al acabo una linda muchacha, verdadera, viva, coqueta como ella sola… enamorada, catadora de mozos”, a La casa de Adán le faltaría parte imprescindible de su hermosísima poesía hecha de balbuceos, preguntas e imaginería adolescente. Mi quinto amor fue una muchacha sucia con quien pequé casi en la noche, casi en el mar. El recuerdo de ella huele como ella olía, a sombra de cinema, a perro mojado, a ropa interior, a repostería, a pan caliente, olores superpuestos y, en sí mismos, individualmente, casi desagradables, como las capas de las tortas, jenjibre, merengue, etcétera. La suma de olores hacía de ella una verdadera tentación de seminarista. Sucia, sucia, sucia... Mi primer pecado mortal... POR CAPÍTULOS: P L AT E R O Y Y O Juan Ramón Jimenez PLATERO I Platero es pequeño y peludo tan suave que parece que no tiene huesos, lo único duro en él son sus ojos. Cuando lo suelto en el prado él se pone a jugar con la hierba, cuando o llamo viene a mi. Le gustan las naranjas, mandarinas y como todo lo que le dan. Es tierno y mimoso poro fuerte y seco por dentro, cuando paseo los domingos sobre el, todos dicen que debe ser de acero. MARIPOSAS BLANCAS II La noche llega brumosa y morada, llena de sombras, de fragancias, de pronto un hombre un hombre oscuro, baja a nosotros de una casucha, Platero se amedentra. Ven mariposas blancas, mientras el hombre quiere clavar su pincho en el seroncillo, al no ver nada pasa Platero con el alimento sin pagar por él. JUEGOS DE ANOCHECER III Cuando entramos al pueblo los niños juegan a hacerse los mendigos o los pobres, mientras sus madres corren tras de ellos para darles de comer, mientras una niña forastera canta, si, si, dice, canten mientras son niños y no llega la adolescencia. EL ECLIPSE IV Nos metimos la mano en los bolsillos, mientras todo en la noche se iba oscureciendo más y más y todo iba quedando e una absoluta tranquilidad, convirtiéndose todo en algo tan pequeño desde la vista de la azotea, y Platero se veía como otro burro normal. ESCALOFRÍO V La noche continua mientras sentimos una sombra y Platero y yo nos asustamos y no sé si can su miedo o el mío Platero corre por el prado pisando la luna, para no encontrarnos con aquella sombra. LA MIGA VI Hay Platero como sería si tú vinieras conmigo a la escuela, sabrías contar y escribir como yo. Pero, pensándolo bien Platero no, no sería buena idea los niños se burlarían de ti y te quitarían tu comida y te castigarían porque no entenderías las clases y te pondrían ese gorro de burro. Así que no es buena idea, mejor ven conmigo y yo te enseñaré todo sobre las flores y el campo. EL LOCO VII Vestido de luto y con mi barba nazarena voy por los viñedos, los niños gitanos corren detrás de nosotros y gritan El Loco, delante el campo verde lo llena de tranquilidad, por su calma y quedan atrás los gritos de El loco. JUDAS VIII Mira Platero están matando a Judas, no te asustes, es sólo como la gente descarga su ira en Semana Santa contra las personas que odian pueden ser el diputado, el alcalde el cobrador de impuestos cualquiera contra quien quieran, así que comienzan a lanzar tiros de escopetas para matarlo. LAS BREVAS IX Era tiempo de Brevas y fuimos a comerlas en Rica estábamos los cuatro cogiendo las brevas, Rocillo fue quien primera las cogió y Adela estaba enojada porque no podía alcanzarnos ni cogerlas, nos pusimos a comer las brevas por todas parte manchándonos todos con ellas, hasta que nos comenzamos a lanzar las brevas y a jugar con ella hasta que una alcanzo a Platero y como él no podía defenderse salí yo a defenderlo comenzando otra vez el juego con las brevas. Angelus X Cuantas rosa caen, rosas de todos los colores; blancas, rojas, sin color, de dónde salen tantas rosas, son tan suaves y débiles que adornan todas las partes, acaso caerán del cielo para alegrarnos la vida Platero, de lo que si estoy seguro es que tus ojos son como rosas. El Moridero XI Si tu te mueres antes que yo Platero no irás como los otros animales que no tiene quien le quiera al carrillo del pregonero, ni a la marisma inmensa, ni al barranco del camino de los montes, tu no serás comido por los cuervos, cuando mueras yo te enterraré al pie del pino del huerto de la Piña que tanto te gustan y estarás acompañado por los cantos de los niños. LA PUA XI Entrando al prado Platero ha comenzado a cojear, qué la abra pasado?, se tira al suelo mostrando la ranilla de donde cuelga una púa larga y verde, se la he retirado y lo he llevado al arroyo de los lirios amarrillos para que el agua lo cuide y limpie la herida. GOLONDRINAS XII Han llagado las golondrinas, míralas Platero, pero están como desorientadas sin saber que hacer puesto que la primavera se ha levantado temprano este año, no saben si subir o bajar este no será un buen año para ellas, morirán de frío. LA CUADRA XIV Cuan llego al medio día y veo a Platero tirado en el césped, me alegro de verlo y Diana la cabra se tira a mi pecho a saludarme y a querer lamerme con su lengua rosada, mientras que Platero ya me saluda con un largo rebuzno, después trata de romper la soga que lo sostiene de la emoción de verme. POTRO CASTRADO XV Era hermoso con ojos negros y juguetones entro así todo él con su belleza al establo donde cuatro hombres lo vieron y uno de ellos invocando las palabras de Shakespeare dice que su belleza será su perdición y es así como lo castran y el animal pierde su belleza y galladura. LA CASA DE ENFRENTE XVI Como han cambiado las cosas la casa de enfrente siempre me gusto, cuando era pequeño la veía desde el balcón como la veo ahora, veía a la hija que siempre me llenaba de besos, me parecía una mujer y hasta ahora ya casada lo sigue haciendo, recuerdo al dueño que siempre le pedía dinero a mi padre, tantos recuerdos desde mi balcón. EL NIÑO TONTO XVII Siempre que pasaba por la calle de Don José veía al niño tonto sentado en la puerta de su casa, pero esta vez no lo vi. Era un niño que no hablaba con nadie, creo que ahora seguirá sentado pero en la puerta del cielo LA FANTASMA XVIII La diversión de Anita, La Manteca, era disfrazarse de Fantasma, se ponía una sabana blanca sobre ella y un poco de talco, todo lo hacía para divertirnos, pero aquella noche nos llevamos todos un susto como nuca lo habíamos tenido, puesto que estaba lloviendo y los truenos nos asustaron mucho y ver aquella sombra blanca paseándose nos asusto a todos. PAISAJE GRANA XIX Ha llegado el ocaso, el prado verde, las flores encendidas y transparentes, el pinar verde que se agria, dan aquella luminosidad increíble de noche, Platero se acerca a un charquero de agua y comienza a beberla suave, juntando su boca con el agua. Este terminar del día no debería acabarse, es hermoso debería quedar inmortalizado. EL LORO XX Estábamos en la hacienda de mi amigo el médico, Platero, El Loro y yo, mientras jugamos se acerco una señora a preguntar por el médico, a tras de ella estaba un hombre herido con el tiro de un escopeta en el brazo, el médico lo reviso y le decía que no era nada, mientras se recuperaba, el loro repetía, no pasa nada, no pasa nada. LA AZOTEA XXI Platero tu no puedes ver desde la azotea como yo, no ves el atardecer como yo, a las personas en la laguna jugando, ni a la vecina lavando la ropa o a la niña de al frente arreglándose, no puedes ver nada desde aquí pero para eso estoy yo aquí para contártelo. EL RETORNO XXII Regresábamos con Platero, él cargado de almoraduj y yo de lirios, la tarde estaba llegando, era hermoso el cambio de colores, mientras caminábamos por el prado yo iba pensando en las ciudades, en la torre del pueblo, y hasta tanto mis lirios tenían un olor delicioso. LA VERJA CERRADA XXIII Cuando yo pasaba por la bodega del Diezmo, yo daba la vuelta por la pared de San Antonio e iba hacía la verja que estaba cerrada, tras de ella veía la carretera, el hermoso paisaje, lo único que me detenía era esa reja que no tenía llave y que estaba cerrada. Algunas veces me veían los obreros y se burlaban diciéndome que nunca se habría la reja sin saber que era eso lo que me atraía de ella. DON JOSÉ EL CURA XXIV Nunca había escuchado tantos insultos de un solo hombre, había que verlo como hablaba de las personas, era lógico que se las sabía todas tal como lo decía en la misa de cinco, es así como montado en su burra entra en el pueblo como Jesús en su agonía. LA PRIMAVERA XXV Hay veces que despierto sin ganas de levantarme pero al ver la belleza de las flores por la mañana, el calor del campo, salgo y canto, y le doy gracias a Dios por darme un día como ese, en el que me hacía feliz ver el hermoso paisaje que me ofrecía el campo. EL ALJIBE XXVI Hay Platero tu nunca has ido al Aljibe, yo si pero y es muy bonito no es como el que tenemos aquí en la casa, es diferentes mas grande y más bonito que tiene el brocal esculpido. EL PERRO SARNOSO XXVII Era un perro que siempre andaba por ahí solo y triste, era desnutrido y flaco mostraba las costillas no era bien visto por nadie hasta los mismos perros le ladraban cuando lo veían. Aquel día llego dio unas cuantas vueltas y se murió, Platero lo miraba fijamente mientras Diana se escondía de untado a otro. REMANSO XXVIII Espera un momento parado en el prado Platero, que yo quiero ver ese remanso, que no lo había visto desde hace mucho tiempo, míralo es tan hermoso, tan limpio, se parece a mi corazón que fue herido por el amor, OH dulce remanso es bellísimo. IDILIO DE ABRIL XXVI Los niños han llevado a Platero al arroyo y claramente se puede ver que ha llovido, esa nube de lluvia no era mentira y por lo visto los ha alcanzado, hay que ver con la alegría que vienen, y hasta el rebuzno de Platero es dulce por la lluvia, viene cargando flores amarillas y las arranca con su boca, quien como el que puede comer flores y no enfermarse. EL CANARIO VUELA XXX Un día inesperado el canario salió de su jaula y voló, lo más sorprendente fue cuando lo deje libre, para que pudiera hacer con su vida lo que él quisiera, y así lo hizo, salió de la jaula, anduvo por todo la casa, por el patio hasta llegar en la noche al tejado y en la mañana siguiente estaba ahí en su jaula sin que nadie supiera ni como ni por qué EL DEMONIO XXXI De pronto apareció un burro, pero no un burro cualquiera, este era un burro negro y que en verdad daba miedo el sólo verlo, Platero se aterrorizo y trató de esconderse atrás mío, pero yo también estaba asustado, de pronto paso trotando frente a Platero y le dio un golpe y salió corriendo, los dos nos asustamos mucho, pero el miedo con el tiempo paso. LIBERTAD XXXII En el prado mientras veíamos la belleza de la naturaleza y escuchábamos el trinar de los pájaros vimos como un grupo de jóvenes tenían tendida una red para atrapar a los pájaros, fue así como subimos hasta lo más alto de la colina y los comenzamos a hacer ruido ahuyentando a los pájaros, Platerote dio las gracias acariciándome el pecho. LOS HUNGAROS XXXIII Míralos Platero, todos ellos son un desorden, la muchacha toda ella semidesnuda recoge las plantas, el niño se orina encima de ella, el hombre está echado en la cama, este es el tipo de familia que quieren en donde nadie haga nada por mejor. LA NOVIA XXXIV Era una clara mañana, una de las hermosas, el aire era fresco, subimos la colina, mientras veíamos una cinta del mar y sentíamos su brisa, de pronto Platero para sus orejas, y ahí estaba ella La Novia toda ella bellísima. LA SANGUIJUELA XXXV Platero que te pasa?, le esta saliendo sangre por la boca, ya lo sé, a pesar de que Platero siempre toma agua de lo más limpio y con los dientes cerrados parece que esta vez se le ha incrustado en la lengua una sanguijuela, tuve que pedir ayuda, mientras le abríamos la boca tuvimos que hacer muchas cosas puesto que no quería abrirla, cuando finalmente lo hicimos, se la saque y Platero tuvo dejó de sentir dolor a pesar de que la herida estaba fresca, tome la sanguijuela y la corte en pedazos para que no hiriera a otro burro. LAS TRES VIEJAS XXXVI Míralas Platero son tres viejas que vienen subiendo la colina, dejémoslas pasar, pero míralas con caminan con tanto cuidado, como si el simple aire las fuera a derrumbar, una de ellas es ciega y las otras dos la ayudan a caminar de seguro deben ir donde el médico o al hospital, son gitanas, y aún siendo viejas no han perdido su belleza y esbeltez. LA CARRETILLA XXXVII Mientras pasaba por el prado, escuche el sollozo de aquella niña que trataba de sacar al borricuelo que se había atascado en una carretilla, la niña gritaba al no poder sacarlo por mas que empujaba, me acerque y amarre a Platero a la carretilla e hice que tire de ella y así saque al borriquillo, la niña agradecida me regalo dos de sus mas finas naranjas. EL PAN XXXVIII Al medio día se comienza a oler el olor del pan, caliente, el aceite, el queso, todos les da ganas de ese pan que es delicioso, llegan los panaderos en sus caballos y golpean las puertas, las personas salen a comprarlo y los niños pobres a ver que pueden conseguir. AGLAE XXXIX Que guapo estas Platero, si te han bañado estas tan limpio, todo en ti luce, lo que blanco esta en su lugar y lo que es negro también, te ves tan guapo y todo por el baño que te ha dado Aglae, Platero estaba como un niño que estrena un traje nuevo, le acaricie la cabeza mientras Platero se movía de un lado hacía el otro. EL PINO DE LA CORONA XL Este es mi lugar favorito para descansar, es un pino hermoso que nunca envejece, no como yo, hemos crecido juntos y siempre he reposado bajo de su sombra, una vez le cortaron una rama y fue como si me la hubieran cortado a mí también, y yo sé que cuando yo tengo un dolor a él también le duele. DARBON XLI Carbón es el médico de Platero, es un hombre bueno, grande, rojo, gordo, no le queda ni una muela ni un diente, así que sólo come pan, y cuando lo hace lo amasa en su mano y esta con el pan en la boca por horas y después se mete otra, mastica con las encías, es un hombre tranquilo, que ríe sinceramente abriendo toda la boca, cuando ve un pajarillo y después termina en llanto viendo hacía el cementerio recordando a su hija. EL NIÑO DEL AGUA XLII Este es un niño que siempre esta jugando en el agua, le divierte estar en ella, juega con las flores, siempre tan libre y tranquilo sin nada que lo moleste, vive su vida jugando sólo para él para disfrutar de la vida, Platero este niño se ha llevado mi alma. LA AMISTAD XLIII Platero es mi mejor amigo y yo soy el suyo, siempre jugamos, Platero sabe que es lo que me gusta y dejo que él me lleve y él me lleva al Pino porque sabe que me gusta estar ahí, yo lo acarició y juego con él, a veces lo engaño pero el sabe que yo lo quiero, él se me ha rendido como una adolescente ante, siempre esta conmigo. LA ARRULLADORA XLIV La hija del carbonero, bonita, sucia, con ojos negros está haciendo dormir a su hermano arrullándolo, cantándole una canción de cuna, con una arrulladora tonada, mientras se cocina la comida de campo. EL ÁRBOL DEL CORRAL XLV Este árbol lo sembré yo mismo, cuando era pequeño pero cuando fui creciendo lo olvide y me distrajeron otras cosas, ahora ya esta grande y frondoso abarca buena parte del jardín y en esta primavera se ha puesto hermoso. LA TÍSICA XLVI Era ella con toda su enfermedad, salió al campo a tomar el sol tal como se lo había dicho el sol, pero lo hizo recelosa y cansada por su enfermedad, yo le preste a Platero para que saliera a pasear y por toda la ciudad la gente nos veía pasar, Platero sabía que levaba algo muy frágil y caminaba despacio. EL ROCIO XLVII Llevé a Platero muy limpio y guapo, todas las personas del pueblo estaban ahí, todas reunidas, primero pasaban los caballos, las mulas, después las carretillas con las hermosas jóvenes y por último los borrachos que iban gritando, todos estaban alegres, gritando ¡Viva la Virgen del Rocío! RONSARD XLVIII Liberé a Platero del cabestro, y sentándome junto alas flores amarillas, también Platero hizo lo mismo, me he puesto a leer, mis frases en francés, aquellas frases tan románticas y bonitas y Platero pareciese que las entendiera. EL TÍO DE LAS VISITAS XLIX De pronto en el silencio de la calle, se escucha un tambor retocando, todos los niños salen y comienzan a gritar, El Tío De las Visita, él comienza a cantar y a tocar el tambor mientras los niños lo siguen sin nada que darle, saca un cajón y todos quieren saber que hay en él, los niños siempre se divierten al verlo. LA FLOR DEL CAMINO L Ésta flor es muy hermosa siempre la vemos, cuando pasamos por aquí, siempre tan pura aunque pasen muchas personas, muchos viajeros a verla, ella siempre ésta pura, sin daños, es una hermosa flor que vivirá muy poco pero su recuerdo siempre estará con nosotros. LORD LI Míralo Platero, está es una fotografía de Lord, era mi perro cuando yo era pequeño, vivía con mis padres, siempre fue un perro muy hermoso, juguetón, y sobre todo fiel, cuando i padre murió él estuvo a su lado en el entierro y cuando mi madre enfermó, estuvo a su lado, sin comer ni beber por un mes, un día lo mordió un perro con rabia y tuvimos que encerrarlo pero nunca olvidaré su mirada. EL POZO LII Pozo, esa palabra tan hermosa, llena de alegría, de frescura, de vida, de profundidad, has visto cuando la noche llega como la luna se refleja en su profundidad, llenándolo de luz, si algún día yo me tirase a ese pozo sería para coger más fácil las estrellas. ALBERCHIGOS LIII Ahí viene ese niño con su burro, siempre tan felices, llenos de emoción jugueteado por el campo, yo los miro y me reflejos en ellos, a mi infancia, a nosotros juntos, cuando nosotros jugamos y salimos a caminar por el campo. LA COZ LIV Íbamos con Montemayor al herradero de los novillos y Platero quiso venir con nosotros no se separaba de nosotros, así que tonto se subió en él para que lo llevará y de paso para que lo cuidara, nadie se dio cuenta pero Platero comenzó a rebuznar y fue cuando me di cuenta de que tenía la vena inflamada, fue así como lo mande con tonto de regreso a casa. ASNOGRAFÍA LV Leí en un diccionario el significado de ASNOGRAFIA, y encontré que decía: Dijese irónicamente del asno. Que imbesiles los que han escrito todo esto, no se dan cuenta de lo tranquilo que son los asnos, de lo puros que son, que son mejores que los hombre y que si se lo va a decir como un insulto debe ser empleado para los hombres. CORPUS LVI Caminábamos por la calle de la fuente mientras veíamos a la gente pasar con sus cánticos, en aquella procesión, Platero se sienta a ver que es lo que pasa, sin saber nada mientras yo le voy explicando que es lo que pasa en aquellas personas EL PASEO LVII Cuando salimos a pasear con Platero, él comienza a comer la hierba del prado y yo a recitar mis poemas o a hablar con él, nuestros paseos so lentos y tranquilos, mientras ve llegando la noche paseamos si ningún tipo de preocupación. LOS GALLOS LVIII No sé a que comparar pero las cosas eran muy confusas, había que ver las banderas todas de diferentes colores, las personas estaban todas juntas, no había espacio para nadie más y todos gritaban como lo hacen los gallos. ANOCHECER LIX Se habla de varias personas que al llegar la noche dejan de hacer sus cosas de costumbre mientras están metidas en el granero con la comida de los animales, mientras otros buscan algo que sane a la hija del rey que esta enferma. EL SELLO LX Al fin ha llegado mi sello, es tan hermoso poder tenerlo al fin, antes lo tenía un amigo con su nombre puesto en el, hasta que un día me cansé y traté de hacer uno para mi, pero no pude así que tomé un duro y me mande hacer uno con mi nombre y pueblo impreso en él, hasta que hoy por fin a llegado, y he impreso con él todo lo que está en mi casa, y he ido hoy al colegio con el sello con mi nombre Juan Ramón Jiménez- Moguer. LA PERRA PARIDA LXI Platero la perra de Lobato ha parido cuatro perritos, pero esta mañana se los han quitado para curar un niño, y es así con la perra se ha puesto como loca nada de un lado a otro buscando a sus crías, fue por el río hasta llegara la casa de niño de donde los ha traído de uno en uno a los cachorros y cuando abrieron la puerta sólo estaba la perra. ELLA Y NOSOTROS LXII Adonde irá ella Platero, se iba en el tren con rumbo al norte, nosotros la vimos desde abajo lo recuerdas, crees que ella nos haya visto, su bucles rubios, aún los recuerdo. GORRIONES LXIII Estas son aves muy hermosas Platero que no tienen idea de que existe un mundo mas allá del cielo y de la felicidad, son aves que viven por ellas mismas, que aman por ellas mismas, que no saben lo que es sufrimiento y lo único que hacen es volar y posarse sobre la ventana de algún poeta. FRASCO VELEZ LXIV Mira Platero hoy no podemos salir a la ciudad, he acabado de leer en la ciudad un letrero que dice que todo aquel que quiera sacar a un can tendrá que hacerlo con un bozal, eso Platero quiere decir que hay perros con rabia, así que hay que prevenir, no vaya a ser que un perro con rabia te muerda. EL VERANO LXV Ha llegado el verano, Platero ésta lleno de sangre por la picadura de los mosquitos, yo despierto de un sueño y veo las montañas y las flores amarillas, hace un calor muy fuerte y ninguno de los dos lo soporta más. FUEGO EN LOS MONTES LXVI Mientras comíamos comenzó a sonar la campana y todos salimos a ver como empezaba, el fuego al principio era sólo una chispa pero después se fue haciendo cada vez más fuerte hasta llegar a dar una gran humareda y fue así el comienzo de la vendimia en donde una vez mas pasaba de niño a hombre. EL ARROYO LXVII Mira Platero esté es el arroyo por el que solíamos pasar, pero ahora míralo se ha secado ya no hay más arroyo, es por el verano que lo ha secado todo, y es así como todas las cosas cambian y se van secando, como yo que ahora ya soy todo un hombre. DOMINGO LXVIII Ha llegado el domingo y todos se han ido a la procesión y nos han dejado solo, qué paz, qué tranquilidad, me siento tan bien, nos hemos ido a lo alto del monte y tu te has quedado comiendo mientras yo me siento debajo de un pino con pájaros a leer un libro, y a veces dejas de comer y me mirar y yo dejo de leer y te miro. LOS GRILLOS LXIX Platero y yo ya conocemos el sonido de los grillos, al comienzo es tranquilo y carrasposo pero al pasar el tiempo comienza a ser más fuerte y se van aumentando más y más grillos, mientras tanto las personas duermen en sus casa con aquel sonido arrullador. LOS TOROS LXX Ya ves Platero a lo que venían esos niños, a pedirte para que los acompañaras pero no te preocupes, ya les dije que ni por equivocación lo harías. Hoy comienzan las fiestas del pueblo el canario ya ésta lista y los jardines quedan sin flores amarrillas, es triste ver a los jóvenes de la ciudad borrachos, es por eso que tú y yo iremos al campo donde todo es tan tranquilo. TORMENTA LXXI Platero se avecina la tormenta todas las personas se meten en sus casas para tratar de refugiarse de ella, será fuerte y pesada menos mal que nosotros estamos cubiertos, la gente se prepara para recibirla y reza el ángelus, el último ángelus antes de la tormenta. LA VENDIMIA LXXII En este día es la vendimia, al fin a llegado, tienes que ver la cara de las personas que están muy felices por eso, las uvas están en su punto, justo para ser aplastadas y transformadas en vino, tu Platero estas pasando de vago mientras los otros burros cargan tu aquí conmigo, mejor te hago cargar algo y después no vamos escondidos. NOCTURNO LXXIII Hoy he salido en la noche, es todo tan diferente, el pueblo está de fiesta y se ven la luces prenderse, los juegos pirotécnicos y las otra cosas, todo es tan sombrío tan lleno de oscuridad, todo tan solitario. SARITO LXXIV Cuando llegué a la vendimia los hombres me dijeron que un niño me estaba buscando y para mi sorpresa era Sarito el empleado de mi novio portorriqueña, la gente lo veía con mala cara, los hombres más que las mujeres, y estaba muerto de hambre y ya había venido peleándose con un muchacho, me contaba toda la historia mientras acariciaba a Platero. LA ÚLTIMA SIESTA LXXV Esta es la última siesta, las flores son amarillas al igual que el triste atardecer, me despierto sudoroso, mareado y con las hojas moviéndose a mi alrededor, todo es tan húmedo y meloso, lo único que me provoca es sueño y ante los ojos de Platero me vuelvo a dormir. LOS FUEGOS LXXVI En septiembre ya para finalizar las fiestas subíamos a la cima de una loma a verlos desde ahí, de repente se veían como se prendían los fuegos y como cambiaban de color de rojo a anaranjado a violeta, mientras Platero corría por todas partes sin saber que hacer. EL VERGEL LXXVII Como fuimos a la capital quise que Platero conociera el vergel, fuimos despacito cuesta abajo, mientras yo le contaba como era el vergel, sus flores amarillas y rojas. Cuando llegamos no dejaron pasar a Platero por ser un burro y como no lo dejaron entrar yo tampoco quise entrar y nos fuimos. LA LUNA LXXVIII Platero acababa de tomarse dos cubos de agua en los cuales la hermosa luna de esa noche que se reflejaba en el pozo, mientras una nube blanca la tapo por un momento y la puso encima de la colina haciéndola ver cada vez más hermosa. ALEGRIA LXXXIX Platero esta jugando con Diana, la perra, y con la cabra, todos saltan sin parar, y los niños juegan con Platero mientras el los cuida y se hace el tonto para que nos e lastimen y corre para hacerlos asustar. PASAN LOS PATOS LXXX He ido a darle agua a Platero mientras escucho como por el cielo estrellado pasan los patos con sus silbidos y como si estuvieran muy cerca se escuchan sus alas. LA NIÑA CHICA LXXXI Cuando Platero la ve venir se pone muy contento, rebuzna hasta mas no poder, quiere romper la cuerda de la emoción y l aniña también es feliz, toda ella vestida de blanco y melindrosa a va a buscarlo, llamándolo de la más tierna forma, Platerito, él y ella se quieren mucho y ella siempre lo llevara consigo. EL PASTOR LXXXII El pastor es un buen hombre, siempre sencillos y tranquilo, vive con su familia y el otro día Platero imaginarte que quería que te regalase, pero tuve que negarme, qué haría yo sin ti, y siempre quiere que tu seas suyo EL CANARIO SE MUERE LXXXIIII El canario se ha muerto, en este otoño quiso revivir y volver a cantar a las flores y auque trató de hacerlo no pudo, su voz todavía era quebradiza y asmática, hoy murió ante los llantos de lo niños, hoy en la noche lo enterraremos e irá si existe aun cielo para pájaros donde será feliz. LA COLINA LXXXIV A veces me encuentro doy mil volteretas, a veces me encuentro solo en el campo acostado en aquella colina, pensando en mi vida, en ti o leyendo un buen libro, mi querida colina que hermosa eres. OTOÑO LXXXV Hoy es un día de otoño donde los árboles amarrillos que saben que algún día volverán a ser verdes, son pintorescos, todos los niños juegan y las personas son muy felices por el clima tan fresco que hace. EL PERRO ATADO LXXXVI Míralo Platero este es el perro atado, que siempre está ladrando, ladra hacía arriba como para el sol, el cual es como el oro, todo el dorado, los niños lo ven y se admiran y el perro también lo hace y sigue ladrando. LA TORTUGA GRIEGA LXXXVII La encontramos con mi hermano camino a casa, desde el día en que la encontramos nos gustaba jugar con ella, era una hermosa tortuga y un día estudiando Historia Natural, la vi. en una fotografía donde decía que era una tortuga griega, después todos jugamos con ella, le disparábamos a su caparazón para ver cuan fuerte era, le gustaba los tomates y esas cosas a veces se adueñaba del gallinero. TARDE DE OCTUBRE LXXXVIII Ha pasado el verano y los niños han vuelto a clases, todo está tan aburrido no hay nadie con quien jugar, hay una paz y quietud increíbles, las flores han dejado de florecer para pasar a la siguiente estación. ANTONIA LXXXIX Quería pasar y no podía hacerlo, por mas que lo intentaba no lo lograba, cada vez se hacía mas difícil cruzar el río, Antonia trató de mil formas y no lo logro, hasta que me le acerque y se ruborizo totalmente y le di la fuerza necesaria para seguirlo haciendo, así que tomó fuerzas y cruzó. EL RACIMO OLVIDADO XC Hemos comenzado el otoño y con él los bellos racimos de uvas también han comenzado a salir, mientras caminamos, veo como unas niñas vienen gritando, un racimo!, un racimo! Mientras yo lo comparto con todos incluyendo a Platero. ALMIRANTE XCI Tu no lo conociste, él vino acá antes que tu, éramos muy amigos, salíamos todas las mañanas a cabalgar, yo montado en él, no íbamos por el río, aún conservo su placa y su bocado, un día vinieron y se lo llevaron, yo me enfermé y tuvieron que llamar al médico, hasta que un día paso como todo pasa. VIÑETA XCII A lo lejos se ven las semillas preparadas para la siembra, y el sol esta listo para la siembra, hoy posponemos a reposar en este tronco del árbol y reposar con un libro abierto y lo vamos a leer. LA ESCAMA XCIII Que diferente es la vida de la gente de aquí del pueblo, a la de los marinero, en ellos todo es alegría y con colores vivos, al finalizar la calle viven los marineros y son tan festivos, a veces viene la hija de uno de uno de ellos y les comienza a hablar de todas las riquezas que se encuentran cuando se viaja. PINITO XCIV Hay como me hubiera haber podido hablar con el, cuando trato de recordarlo, lo veo todo sucio y feo, con su ropa sucia de trabajo, casi no lo recuerdo y cuando lo intento no estoy seguro de que sea a él mismo al que recuerdo, su madre dice que murió por borracho. EL RIO XCV Mira Platero como han cambiado la casa cerca de este río, antes tal como ahora las personas vienen a pesca en él, sus aguas se han tornado rojas y los peces ya no son tan grandes como antes, lo que ha hecho que haya más pobre y algunos ricos que se benefician de ellos. LA GRANADA XCVI Mira esta granada nos la ha enviado Aguedilla del río de las monjas y ninguna otra fruta me ha puesto a pensar en lo ricas que se hacen son la irrigación de esa agua, por fuera la granada se ve muy bien, vamos a probarla, es deliciosa, es la fruta mas deliciosa que he probado, la granda siempre se da en esta ciudad de Moguer, por eso es símbolo de su escudo. EL CEMENTERIO VIEJO XCVII He querido compartir contigo y es por eso que te he traído al cementerio a escondidas del cuidador, la verdad es que no te hubiera dejado pasar, mira aquí reposan tantas personas que pasaron a otra vida diferente, mira ahí esta esa niña tan bonita y después más allá esta mi padre. LIPIANI XCVIII Mira Platero, abre pasa para que pasen los niños que van a verlo y se hace regalar la mitad de la comida de lo niños para que puedan acercarse más a Dios, Él es un buen hombre que da alegría a los niños. EL CASTILLO XCIX Me gusta subir a esta colina porque desde aquí se puede ver la hermosura de la puesta del sol y no nos molesta nadie ni molestamos a nadie, en esta colina pasan muchas cosas interesantes, por aquí entran los toros, aquí pusieron los cañones y otras cosas, sólo hay una casa y nada mas. LA VIEJA PLAZA DE TOROS C Nunca la conocí por dentro creo yo, sólo tengo la imagen de ella por fuera puesto que la vi. en una estampilla, era redonda y grande pero no me la imagino con gente, cuando era niño creo haber ido y jugado dentro de ella, pero ahora es todo como un sueño nada mas. EL ECO CI Estábamos Platero y yo en el prado viendo el hermoso día de otoño que había, mientras tanto, comencé a llamar a Platero y reboto en una gran roca y el eco regreso, Platero se asusto y rebuzno y el eco volvió a rebuznar, Platero no sabía que pasaba y estaba muy enojado, así que se fue, solo, queriendo dejarme. SUSTO CII Hoy mientras estábamos en el comedor con los niños comiendo, en la tranquilidad y paz que te pueden dar los niños de, cuando de repente salio corriendo Blanca a ver su madre, debías ver su cara de felicidad, pero no lo hiciste porque no sabías que era lo que pasaba en la cocina. LA FUENTE VIEJA CIII Mírala Platero, esa es la fuente, tan blanca, tan azul, tan celeste siempre cambiando de colores, siempre tan hermosas, tan elegante que fu pintada por varios pintores, esculpida por varios escultores, dedicada varias canciones, su belleza es grandiosa. CAMINO CIV Mira Platero esos árboles se ven diferentes, si Platero no tienen hojas y todo eso por que es otoño y en otoño las hojas de los árboles se caen y todo el prado se llena de hojas cafés, y podemos ver a los pájaros en las ramas sin hojas, a donde irán esas hojas ya muertas, eso nunca lo sabremos PIÑONES CV Platero ya estamos en noviembre, con el sol aún presente y con un venidero invierno, aún se puede llevar la ropa de otoño pero ya hace frío de invierno, Platero voy a comprarnos unos piñones, para poder disfrutarlos juntos, cuando yo era niño me gustaba comerlos, a mi con mis amigos, sacando mi navaja. EL TORO HUIDO CVI Mientras llegamos al naranjal nos pareció muy raro que no hubiera nadie ahí, gritamos Manuel!, y sólo nos respondió el eco de sus propio nombre, y mi presentimiento fue dado la razón cuando al darme vuelta me di cuenta de que aquel toro se había fugado, caminaba todo apurado, tomo agua y lentamente se fue a la colina. IDILIO DE NOVIEMBRE CVII Ya es noviembre y se pueden ver las hojas verdes de los árboles, que ya han retoñado para dar nueva luz al prado verde de noviembre, Platero esta muy feliz y tendrá que empezar a trabajar, y con las orejas caídas se ha puesto ha trabajar. CENCERRADA CVIII Platero estaba bien, y doña Camila también lo estaba, todos iban en procesión, muy arreglados todos, llevaban bolsas con figuras dentro, y Satanás también estaba bien arreglado, como tu sabes Platero él ha estado en 70 vendimias y hay que escucharlo toda una noche para poder oír todas sus experiencias. LA YEGUA BLANCA CVIII La yegua blanca ha muerto, la encontramos muerta en medio del camino, con unas niñas semidesnudas alado de ella, lo que pasó fue que Miguel se canso de tener que alimentarla y la hecho de la casa, los niños al verla comenzaron a tirarle piedras y fue así como murió, por lo vieja y por las pedradas. CENCERRADA CIX Platero estaba bien, y doña Camila también lo estaba, todos iban en procesión, muy arreglados todos, llevaban bolsas con figuras dentro, y Satanás también estaba bien arreglado, como tu sabes Platero él ha estado en 70 vendimias y hay que escucharlo toda una noche para poder oír todas sus experiencias. LOS GITANOS CX Hoy llegaron los gitanos, míralos todos felices, van camino donde el alcalde para pedir permiso para poder acampar, lo recuerdas como nos divertíamos, los burros los recuerdas, también como los robaban, pero no a Platero no lo laboran porque tendrían que cruzar toda la ciudad LA LLAMA CXI Siente Platero como está esta llama, es cálida, roja, hermosa, no creo que ninguna mujer pueda se comparada con esta llama de fuego, en esta noche podemos sentirnos libres porque estamos con gente que nos aprecia y nos quiere. CONVALECENCIA CXII Hoy he enfermado y me siento solo, sólo veo a los niños que pasan por mi ventana, sus pequeñas cabecitas y escucha los rebuznos de los burros, estoy convaleciente en mi cama sin saber que hacer, totalmente aburrido y cansado. EL BURRO VIEJO CXIII Hay Platero que es lo que te pasa, es que ya estas viejo, la edad ha pasado por ti, no sabes a donde ir, ni que hacer, te ves tan cansado, un día ves a un lado y al otro al otro lado como que tu vida no tuviera sentido. EL ALBA CXIV Ya llegada la mañana, veo a Platero bostezando de tanto dormir y me pregunto como habría sido si lo hubiera comprado un carbonero y lo tendría trabajando y no como aquí que nunca hace nada. FLORECILLAS CXV Dice mi madre que era una buena madre, yo ya no recuerdo a mi abuela Mamá Teresa, ella según mi mamá era una mujer duro cuyo agonizamiento fue muy extraño puesto que se puso a llamar a un jardinero, y así él debió llegársela por el camino de los jardines. NAVIDAD CXVI Hoy es noche buena, todos estamos reunidos y la noche s hermosa tiene varios colores, estamos reunidos alrededor de la hoguera, y los niños que no tienen nacimiento vienen a calentarse en la nuestra mientras cantan canciones de Navidad, y yo les presto a Platero. LA CALLE DE LA RIBERA CXVII Mira Platero es aquí donde yo nací recuerdo a los marinero que vivían en esta calle, siempre los veías parados con las piernas abiertas por la costumbre de los barcos, y con navaja en mano razón por la cual no nos dejaban acercarnos a ellos, todo ha cambiado mucho ahora no es lo mismo. EL INVIERNO CXVIII Al fin se puede sentir unas gotas de lluvia, las hojas amarillas se han ido y aunque aún hay sol la lluvia ya se deja sentir, muy pronto llegará el invierno, y todos los hermosos colores de otoño se habrán ido de este lugar. LECHE DE BURRA CXIX Hoy me he vuelto a despertar temprano porque el ciego esta sacando la leche de la burra que esta ya muy vieja, es como si la burra fuera su lazarillo, muy pronto morirá, y el ciego se quedará solo, uno de estos días lo vi pegándola en el campo y ella sin poder defenderse, esa leche será para curar a las personas de esta fiesta de Navidad. NOCHE PURA CXX Esta noche es hermosa, tan tranquila y callada, con tanto a colores en ella, que tu y yo Platero la contemplaremos muy despacio, no como los otros que caminan muy rápido, nosotras iremos muy cubiertos pero despacio, y daremos nuestra vida por poder contemplarla. LA CORONA DE PEREJIL CXXI Hoy han empezado las competencias y las niñas se han puesto a jugar, el premio era un libro, las niñas tenían que llegar hasta el naranjal, comenzaron a correr y Platero ingresó al juego y por supuesto ganó, todas se sintieron desiluacionadas, pero Platero era quien había ganado el juego y le hicimos una corona de perejil y a las niñas les di el libro. LOS REYES MAGOS CXXII Todos lo niños estaban esperando la llegada de la noche para ver a los Reyes Magos, ninguno quería irse a dormir, pero poco a poco fueron durmiéndose, y ya llegada la noche todos nos disfrazamos de reyes y los otros animales y pasamos una linda noche. MONS-URIUM CXXIII La noche de hoy es muy hermosa, y estoy viendo los regalos que me han traído de América, son realmente hermosos y tan bien hechos con nuevas técnicas, nunca olvidaré al niño que me los trajo, era tan diferente y cálido. EL VINO CXXIV Un día te dije que el pan era típico de Moguer pero ahora es el vino puesto que ya es época de vino, y todos en el pueblo están tomándolo, siempre se espera a la llegada del vino en septiembre y en esta cosecha también ha pasado lo mismo. LA FÁBULA CXXV Nunca me ha gustado leer las fábulas, me dieron miedo toda mi vida, como podía ser posible que los animales hablen y cuando estudié a los animales me gusto menos, pero hoy con estas fábulas me están gustando más pero eso si nunca leo la moraleja. CARNAVAL CXXVI Hoy te ves tan guapo Platero, te han disfrazado para el carnaval y te han llevado a la plaza donde muchas personas te ven y juegan contigo, pero tu te sientes mal, porque no sabes que hacer, así que tratas de huir y vienes hacía mi. LEÓN CXXVII Hoy mientras caminábamos por el prado, veo a un lado mío, y veo a León todo el muy arreglado y guapo, León es un buen amigo que quiere saber que es lo que escribo en mi libreta. MOLINO DE VIENTO CXXVIII Como cambian las cosas Platero, todo es tan diferente, antes me subía desde este balcón a ver los amaneceres más hermosos o las puestas de sol mas claras de toda mi vida, pero ya ves todo ha cambiado. LA TORRE CXXIX No, no Platero, no puedes subir a esta torre, desde aquí podrías ver tantas cosas, las terrazas blancas, al tren de Sevilla y muchas otras cosas que son muy lindas y muy bonitas de las que siempre te he estado hablando, pero bueno eres un burro y deberás privarte de algunas cosas. LOS BURROS DEL ARENERO CXXX Mira Platero a esos burros todos viejos y desgastados, cansados por el trabajo, llevan en su corazón clavado el dolor del látigo. MADRIGAL CXXXI Mírala Platero, es tan hermoso verla, como la hace, tan bello tan perfecto, el vuelo de estas dos mariposas es hermoso, es una blanca y otra negra, como se sentirán al volar, debe ser como yo me siento al escribir mis poemas. LA MUERTE CXXXIII Hoy fui a ver a Platero ene. Establo y traté de levantarlo pero no pudo hacerlo, llamé a su médico y no me dio ninguna razón de su estada, al medio día Platero, mi querido Platero murió, hinchado la barriga. NOSTALGUIA CXXXIV OH! Platero te extraño tanto, sé que tú nos ves desde el cielo, no ves Platero? Lo haces? Ves a los niños jugando, a los árboles floreciendo, a las flores con sus hermosos colores, Platero quiero saber si nos ves, nos ves?. EL BORRIQUETE CXXXIV Hoy me fui a enterrar a Platero lo lleve hasta el granero grande, ahí estará seguro, antes jugábamos con é ahí, pero ahora ya no lo haremos, los niños van para allá a jugar en verano, sé que le gustará a Platero. MELANCOLÍA CXXXV Hoy fuimos con todos los niños a la tumba de Platero y mientras los niños iban llegando, se iban callando en acto de respeto, todos tenían lágrimas en sus ojos y cuando me veían a mi era peor para ellos. A PLATERO CXXXVI Hay Platero, ya ha pasado mucho tiempo desde que moriste, pero aún te recuerdo, nuestros paseos, como yo cabalgaba en ti, con mi alma que la trasladabas, aún sé que tú me recuerdas desde el cielo. PLATERO DE CARTÓN CXXXVII Ha pasado un año desde tu muerte, y una amigas ha venido a mi oficina con un burro de cartón para que te recuerde, y siempre que lo veo te recuerdo como si estuvieras aquí conmigo, cuando alguien entra ya sabe que eres tu, y cuando yo estoy solo pienso que en verdad eres tu. A PLATERO EN SU TIERRA CXXXVIII Hoy Platero te siento más cerca, sé que tú has visto todos nuestros problemas, todo lo que nos ha pasado en nuestras vidas, y hoy yo estoy aquí con mi corazón limpio para poder verte. IDEA PRINCIPAL El amor de un joven hacía su burro y como se convierte en su mejor amigo IDEAS SECUANDARIAS La descripción de un pueblo llamado Moguer, con la belleza de la naturaleza La descripción de la vida y costumbres de la gente de un pueblo VALORES AMISTAD APOYO SINCERIDAD AMOR RESPETO GENEROSIDAD TERNURA DELICADEZA BONDAD SENSIBILIDAD TRASCENDENCIA Argumento literario La historia trata de dos primos que se enamoran desde muy pequeños, Efraín y María. A la muerte de su madre fue adoptada solo con tres años por sus tíos, los cuales son padres de Efraín. Este se va a estudiar en el colegio de Bogotá a la edad de 14 años, y regresa 6 años después, dándose cuenta de que su amor es más fuerte entre ambos. En su estancia pasan muchos momentos juntos. María empieza entonces a presentar síntomas de la misma enfermedad que hizo fallecer a su madre muy joven, epilepsia; así que los padres de Efraín al darse cuenta del sufrimiento de su hijo por María, hablan con él y le comentan los riesgos de la enfermedad y del sufrimiento que les esperaría a ambos jóvenes. Su padre lo induce a estudiar 5 años en Europa, asegurándole que al regresar, si continúa enamorado de ella, dará su consentimiento para que se casen. Ambos se separan; en la ausencia de Efraín, María empeora su estado de salud. En su agonía pide verlo, por lo que este decide viajar desde Londres hasta Cauca. María guarda sus trenzas y las cartas de Efraín, y pide a Emma que se las entregue; pero muere antes del regreso de su amor. Efraín, al ver que María ha fallecido y que su viaje fue en balde, permanece unos meses en la casa, recorriendo todos los lugares que fueron testigos de su amor y reviviendo esos momentos inolvidables. Al no resistir tanta tristeza, prefiere alejarse de la huerta y la casa: testigos pretéritos de su idilio. INTRODUCCIÓN Este libro trata de una gaviota mediante la cual se muestra la vida de un modo representativo de lo que es la sociedad, en la actualidad si no eres y sigues las reglas de todos no puedes pertenecer a un grupo, el autor nos dice mediante su obra que nunca abandonemos nuestros sueños ya que para ser lo que queremos en la vida tenemos que perseguir esas metas aunque no seas aceptado por eso en algunos grupos pero es más importante que seas feliz contigo mismo que con los demás. Busca la libertad total pero afronta las consecuencias que vayan con ella, aprende cada día más y trata de enseñar a los demás lo que has aprendido ya que puedes aprender de ellos y ellos de ti. No te sometas a algo que te “corte las alas” para que sigas con tus anhelos en la vida; busca siempre la manera de continuar luchando y por ultimo aunque a veces parezca que todo el mundo te da la espalda y estas solo siempre habrá alguien que persiga lo mismo que tú; verás que al final tu vida va a terminar como tu lo sueñas con perseverancia y dedicación. RESUMEN PRIMERA PARTE Juan Salvador era una Gaviota fuera de lo común a la que lo único que le preocupaba era volar y ser libre, aprender nuevas maneras de acrobacias. Su bandada no lo entendía ni siquiera sus papas a los cuales en vez de darles gusto les avergonzaban los logros de Juan, él era la primera gaviota en hacer acrobacias aéreas. Un día se elevo tan alto que al caer en picada perdió el control y se estrelló con el agua; cuando recobró el sentido se prometió ser como las demás gaviotas pero en ese mismo instante rompió su promesa ya que Eolo a setecientos metros de altura en la noche cosa que ninguna gaviota había echo ya que las gaviotas no vuelan de noche. Al llegar a la Bandada había una Sesión de Consejo el la cual lo llamaron para que se pusiera en el centro lo cual solo significaba dos cosas: o gran honor o exilio; desterraron a Juan. El se fue a los Lejanos Acantilados, pero no le importo estar solo siguió aprendiendo. Un día mientras volaba dos radiantes gaviotas se acercaron volando una de ellas le dijo que volara ya que tenía que pasar a una nueva etapa y las tres gaviotas volaron hasta desaparecer en el cielo. SEGUNDA PARTE Poco a poco se fue familiarizando con las otras gaviotas hasta que un día se despidieron de él y desaparecieron en el cielo, Juan empezó a sentirse cansado y se le olvidó de donde venía aterrizó en la playa y vio que las gaviotas que estaban ahí eran perfectas, pero no le dio importancia así que siguió aprendiendo con su instructor Rafael un día le preguntó de donde venía, él le contestó que solo le podía decir que tenía que cruzar cien vidas para lograr aprender el sentido de la vida. Un día se acercó a la Gaviota Mayor Chiang para preguntarle si ese era el verdadero cielo a lo que el contesto que el cielo es perfecto, desapareció y apareció veinte metros de donde estaba Juan, quedo tan maravillado que ya no pregunto más. Juan intentó hasta que logró hacer lo mismo pero quería regresar por que sentía que alguien en la tierra lo necesitaba. Rafael lo dejo que se fuera, al ir bajando Juan escuchó una voz entonces le preguntó ¿Pedro quieres aprender a volar? A lo que le contestó afirmativamente. TERCERA PARTE Juan le enseño todo lo que sabía a Pedro le enseño que todas las gaviotas son libres, que tiene que alcanzar sus metas y que no acepte las limitaciones de los demás ya que Pedro también era un exiliado, poco a poco más gaviotas se fueron acercando a Juan para aprender hasta que tuvo seis aprendices todos exiliados. Un día les dijo a sus alumnos que era tiempo de regresar a la Bandada y volvieron al llegar volando tan impresionantemente que todos quedaron admirados, así que la gran gaviota les prohibió hablarles o tocarlos o mirarlos ya que también serían exiliados después de un mes de haber vuelto Terrence Lowell Gaviota se acercó a ellos queriendo volar pero su ala no servía así que no podía volar, pero Juan le dijo que creyera y voló desde ese día Terrence se volvió exiliado y así poco apoco más y más gaviotas se fueron acercando a Juan y a sus alumnos hasta que toda la bandada estuvo aprendiendo a volar libres. Una mañana Pedro le decía a Juan que no podría aprender más; entonces Juan le dijo que recordaba a aquel Pedro exiliado y solo y que ahora ya era todo un maestro que guiaba a toda una Bandada. Pedro se sorprendió mucho cuando dijo eso Juan emprendió el vuelo y desapareció en el cielo. Entonces llego un nuevo grupo de novatos Pedro Gaviota les vio de pronto tal y como eran realmente y amó aquello que vio, su carrera hacia el aprendizaje había empezado. PERSONAJES JUAN SALVADOR GAVIOTA: Protagonista, es una gaviota que busca hacer algo más de lo hacen normalmente las gaviotas, sufre el desprecio y el destierro de la Bandada donde el nació, pero eso no le impide ir más allá de sus limitaciones. RAFAEL: Instructor de Juan S. Gaviota CHIANG: Gaviota Mayor que enseña a Juan a volar y le da seguridad para que cumpla sus sueños. PEDRO PABLO: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota y aunque es el alumno más temeroso e inseguro termina por cumplir sus sueños. ENRIQUE CALVINO: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota. MARTÍN ALONSO: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota. CARLOS RONALDO: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota. ESTEBAN: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota. TERRENCE LOWELL: Gaviota Exiliada que aprende a volar con la ayuda de Juan Salvador Gaviota. LUCETE • Richard Bach. Escritor y aviador. Durante 20 años se dedicó a escribir artículos y cuentos para revistas de aviación y otros no especializados en el tema. Después de Juan Salvador Gaviota se convirtió en el autor más leído y admirado en el mundo, esta obra lleva innumerables ediciones en todas las lenguas y a partir de su publicación los lectores de Bach se han convertido en auténticos fanáticos de su filosofía de la vida, de su búsqueda de la perfección desarrollada en ese y el resto de sus libros. Ex-piloto de la fuerza aérea de E.U.A, continúa volando en aviones de su propiedad y participa continuamente en demostraciones de vuelo acrobático y en competencias de Cross-Country aéreo. Sus obras más destacadas son: “Ningún lugar está lejos”, “El don de volar”, “Nada es azar”,“Biplano” y “Ajeno a la tierra”. • EL VAGO ESCOLAR VIVE DE APORTACIONES A LA PAGINA ESTA PAGINA SE CERRARA PARA TI SI NO TIENES POR LO MENOS UNA APORTACION VE COMO EVITARLO AQUI ; ^Arriba^ MandJUAN RAMON JIMENEZ RESUMEN DEL LIBRO (PLATERO Y YO) Las historias son reflexiones sobre la vida, enfermedad, muerte y la vida feliz de Platero y Yo. En principio tenemos a dos personajes El `yo' (narrador) que es la persona que tiene aventuras junto con Platero que es su burro y mejor compañero. Describe a el Yo como una persona que tiene una barba nazarena y un sombrero. El vive todas sus aventuras con Platero. Durante toda la obra nos cuenta bastantes anécdotas alrededor de un año. Nos cuenta que cuando va paseando con Platero los niños le gritan Loco pero sabe que todos quieren a Platero. Nos cuenta que los niños pasean encima de Platero y siempre el los asusta de manera que hiciera como que va a empezar a galopar y solo esta jugando, nos dice como hay una niña que adora a Platero y siempre esta pendiente de el. Nos habla del doctor, yo diría veterinario de Platero. El narrador le cuenta todo a Platero, desde lo que hace a diario como sus más profundos sentimientos, en el libro utiliza bastante descripción acerca de todo lo que ven platero y el narrador, plasma en forma escrita todo lo que piensa y se imagina. Da una descripción muy detallada acerca del paso del tiempo y de las estaciones, como se ve cuando hay tormenta y que hacen mientras pasa. Nos habla del carnaval y de cómo Platero y el no se hayan en el carnaval. Nos cuenta como se hacen pasar Platero y El por Reyes Magos y los niños duermen felices al verlos. También me da mucha tristeza porque habla de varios personajes que de una manera u otra influyeron en la realización de este libro, habla de el Perro con sarna, de el Pájaro que canta, de las golondrinas, de la Novia de Platero, de una Perra que siempre juega con el, de un niño tonto. Nos habla también de cómo fueron apagándose las vidas de cada uno de estos. El final fue lo único que no me gusto ya que tiene un final muy triste porque muere Platero y el narrador se queda solo y pues extraña mucho la compañía de su fiel Platero, nos dice como y donde enterraron a Platero tal y como lo había descrito mucho antes el mismo narrador, espera que Platero este feliz en el cielo de los animales si es que existe y que nunca lo olvide. OPINION PERSONAL Este libro la verdad no creo que sea para niños ya que tiene el lenguaje escrito con mucha posa, pienso que este libro esta mas dirigido a las personas un poco mas grandes que pueden entender y ponerse a reflexionar sobre cada uno de los capítulos del libro. VOCABULARIO a tus Apuntes | Terminos y condiciones | Contactanos El autor Juan Ramón Jiménez evoca la figura de platero, un burrito que acompaño sus horas de recogimiento y soledad durante su permanencia, tan larga, en Moguer. Siempre de la mano del burro, o a caballo sobre el, el poeta conversa con platero familiarmente, se siente en intima comunión con los humildes, los “pobres de espíritu”, el tonto del pueblo, los niños mendigos, los braceros andaluces, rodeado por un paisaje típico de la España tradicional, sus responsorios. Estructurado el libro en estampas, tiene todo el un carácter contemplativo, sin argumento penas, donde el tono coloquial ofrece un contrapunto lírico en las descripciones densamente poéticas. Unas veces, el poeta nos arrastra a horas “contagiadas de la eternidad, infinita, pacifica, insondable”, donde “diríase que el cielo se deshace en rosas”. Hay otras tormentosas en que “el terrible cielo bajo ahoga el amanecer, el amor se para… y tiembla la culpa… entonces, ¡que será de platero, tan solo allá en la indefensa cuadra del corral? Un lenguaje casi infantil nos conduce a momentos contemplativos, llenos de calma; a instantes de angustia, como la muerte repentina del burro: “la barriguilla de algodón se le había hinchado como el mundo; y sus patas, rígidas y descoloridas, se elevan al cielo. Parecía su pelo rizoso ese pelo de estopa apolillada de las muñecas viejas, que se cae, al pasarle la vuelta al paraíso perdido de la inocencia del mundo”. En la novela se entrelazan ficción e historia para crear un ambiente literario donde todo puede ocurrir, incluso lo femenino y lo masculino, lo ficticio y lo histórico, lo real y lo mágico. En la casa de los espíritus, la autora crea un universo de lo femenino como un grupo de mujeres fuertes, creativas y capases de anteponerse al poder del patriarcado y cualquier convención social mediante su voluntad. Estos personajes son: Nívea, quien lucha por derechos de la mujer a principios de siglo. Clara, espiritista, con inclinación a la escritura. Blanca, hija de Trueba, vive un apasionado romance y utiliza la arcilla para hacer realidades. Alba, una joven mujer que gusta del activismo político, la escritura y la pasión. En un escenario tétrico, une a los nietos de Esteban Trueba destacando así el contenido político de su novela. Alba, su heredera y nieta legal, rivaliza con el desdiente desposeído, Esteban García, quien por los celos y su condición de militar inicia una persecución de la joven con la consiguiente violación. Allende, cronista de las memorias de su país, fusiona la historia de Alba con las de otras mujeres torturadas en las mazmorras y los campos de concentración de Chile. En los capítulos finales de la novela, se consigna la presencia de mujeres con su manifestación e inspiración impide que Alba siega en el desespero Ana Díaz, estudiante activista, induce a Alba a escribir su historia como una forma de manifestar su dolor. Una mujer desconocida le brinda ayuda para salir de la cárcel. Su abuela Clara la anima a dar testimonio y a continuar luchando. Finalmente, en la novela, Alba espera el nacimiento de su hijo, sin saber quien es su padre. ¿Será miguel, su amante, o garcía, su violador? Durante la espera, escribe con la ayuda de su abuelo Esteban, el testimonio de su tortura yo otros acontecimientos escritos en el diario de clara. Isabel Allende le ha manifestado a barios periodistas que el final de la novela es un hálito para el espíritu humano a fin de que persevere y regenere su vida en mediode una esperanza que nunca desaparecerá por completo. Vida Juan Ramón Jiménez nació el 23 de diciembre de 1881 en la casa número dos de la calle de la Ribera de Moguer [1] . Hijo de Víctor Jiménez y Purificación Mantecón, quienes se dedicaban con éxito al comercio de vinos. En 1887 sus padres se trasladan a una antigua casa de la calle Nueva y aprende primaria y elemental en el colegio de Primera y Segunda Enseñanza de San José. En 1891 aprueba con calificaciones de sobresaliente el examen de Primera Enseñanza en el Instituto de Huelva. En 1893 estudia Bachillerato en el colegio de San Luis Gonzaga del Puerto de Santa María, y obtiene el título de Bachiller en Artes. Se traslada a Sevilla, en 1896, para ser pintor, creyendo que esa es su vocación. Allí frecuenta la biblioteca del Ateneo sevillano. Escribe sus primeros trabajos en prosa y verso. Empieza a colaborar en periódicos y revistas de Sevilla y Huelva. Comenzó la carrera de Derecho impuesta por su padre en la Universidad de Sevilla, aunque no finalizó sus estudios. En 1899 abandona la carrera de Derecho. En 1900 se trasladó a Madrid y publicó sus dos primeros libros de textos, "Ninfeas" y "Almas de violeta". La muerte de su padre en este mismo año y la ruina familiar le causaron una honda preocupación, vivida intensamente a causa de su carácter hiperestésico, y en 1901 será ingresado con depresión en un sanatorio en Burdeos, regresando a Madrid, posteriormente, al Sanatorio del Rosario. En 1902 publica "Arias tristes" e interviene en la fundación de la revista literaria Helios. También abandona el Sanatorio del Rosario y se traslada al domicilio particular del Doctor Simarro. Ya en 1904 publica "Jardines lejanos". En 1905 regresa a su pueblo natal, por la muerte de su padre y los problemas económicos por los que atravesaba su familia, residiendo en la casa de la calle Aceña. Este periodo coincide con la etapa de mayor producción literaria. Entre los que figuran, en la Segunda Antología Poética (terminada de imprimir en 1922), los libros en verso: “Pastorales” (1903-1905); “Olvidanzas” (1906-1907); “Baladas de primavera” (1907); “Elejías”(1907•1908); “La soledad sonora” (1908); “Poemas májicos y dolientes” (1909); “Arte menor” (1909);” Poemas agrestes” (1910-1911); “Laberinto” (1910-1911); “Melancolía” (1910-1911); “Poemas impersonales” (1911); “Libros de amor” (19111912); “Domingos (Apartamiento: 1)” (1911-1912); “El corazón en la mano (Apartamiento: 2)” (1911-1912); “Bonanza (Apartamiento: y 3) (1911-1912); “La frente pensativa” (1911-1912); “Pureza” (1912); “El silencio de oro” (1911 -1913); “Idilios” (1912-l913), todos escritos durante su estancia en la casa. En verso y prosa son los libros “Esto” (1908•1911) y el sugerente título “Historias” (1909- 1912). Casa madrileña habitada por Juan Ramón y Zenobia de 1929 a 1936 Seis años más tarde se traslada a Madrid, donde conoce a Zenobia Camprubí Aymar en 1913, de quién se enamora profundamente. Hizo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos, donde en 1916 se casó con Zenobia. Este hecho y el redescubrimiento del mar será decisivo en su obra, escribiendo "Diario de un poeta recién casado". Esta obra marca la frontera entre su etapa sensitiva y la intelectual. Desde este momento crea una poesía pura con una lírica muy intelectual. En 1918 encabeza movimientos de renovación poética, logrando una gran influencia en la Generación del 27. Del año 1921 al 1927 publíca en revistas parte de su obra en prosa, y de 1925 a 1935 publíca sus "Cuadernos", donde publíca la mayoría de sus escritos. A partir de 1931, la esposa del poeta sufrirá los primeros síntomas de un cáncer que acabará con su vida. En 1936 se vio obligado a abandonar España al estallar la Guerra Civil Española, trasladándose a Washington. Este momento marca en su obra, el paso de la etapa intelectual a la etapa suficiente o verdadera. En 1946 el poeta permanece hospitalizado ocho meses a causa de otra crisis depresiva. En 1950 se vuelve a trasladar a Puerto Rico, dando clases en la Universidad de Puerto Rico. En 1956 la Academia Sueca le otorga el Premio Nobel de Literatura en Puerto Rico, donde ha vivido gran parte de su vida en el exilio y donde trabaja como profesor en la Universidad. Tres días después, muere su esposa en San Juan. Él jamás se recuperará de esta pérdida y permanece en Puerto Rico mientras que, Don Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, acepta el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde, en la misma clínica en la que había fallecido su esposa. Sus restos fueron trasladados a España. [editar] Su poesía Aunque por edad pertenece a la segunda generación, tiene una estrecha relación con las dos que la rodean. Se sumó al modernismo, siendo maestro de muchos de los autores vanguardistas. Busca conocer la verdad y de esta manera alcanzar la eternidad. La exactitud para él, es la belleza. La poesía es una fuente de conocimiento, para captar las cosas. Juan Ramón Jiménez tiene una poesía panteística, exacta y precisa. Su poesía evoluciona de forma que se distinguen dos épocas. La primera acaba al iniciarse la segunda en 1916. Escribió el «Diario de un poeta recién casado» en el que cuenta su luna de miel en EEUU. Los temas son el amor, la realidad de las cosas... otro de sus éxitos fue «poemas májicos y dolientes», extravagante título en el que se destaca la forma personal de escribir de Juan Ramón, que siempre escribía «j» antes de «e, i». Juan Ramón tuvo siempre presente a su ciudad natal como inspiración y referente, tal como quedó reflejado en toda su obra. "Te llevaré Moguer a todos los lugares y a todos los tiempos, serás por mí, pobre pueblo mío, a despecho de los logreros, inmortal". “Te he dicho Platero que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad?. No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro como el migajón, y dorado en torno -¡oh sol moreno!- como la blanda corteza”. “Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando; y se quedará mi huerto con su verde árbol, y con su pozo blanco. Todas las tardes el cielo será azul y plácido; y tocarán, como esta tarde están tocando, las campanas del campanario. Se morirán aquellos que me amaron; y el pueblo se hará nuevo cada año; y en el rincon de aquel mi huerto florido y encalado, mi espiritu errará, nostalgico. Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol verde, sin pozo blanco, sin cielo azul y plácido... Y se quedarán los pájaros cantando." [editar] Etapas de su obra La crítica suele dividir su trayectoria poética en tres etapas: sensitiva, intelectual, suficiente o verdadera. [editar] La etapa sensitiva (1898–1915) Esta etapa se subdivide a su vez en dos sub-etapas; la primera abarca hasta 1908; la segunda, hasta 1916. La primera está marcada por la influencia de Bécquer, el Simbolismo y un Modernismo de formas tenues, rima asonante, verso de arte menor y música íntima. En ella predominan las descripciones del paisaje como reflejo del alma del poeta, un paisaje que no es natural ni fruto de paseos como el de Machado, sino sometido al estatismo de un jardín interior, al intimismo de un orden. Predominan los sentimientos vagos, la melancolía, la música y el color desvaído, los recuerdos y ensueños amorosos. Se trata de una poesía emotiva y sentimental donde se trasluce la sensibilidad del poeta a través de una estructura formal perfecta. Pertenecen a esta etapa Rimas (1902), Arias tristes (1903), Jardines lejanos (1904), Elegías (1907). La segunda época se vierte en la forma del arte mayor (endecasílabos y alejandrinos), la rima consonante, el estrofismo clásico (sonetos, serventesios); denota una mayor impronta modernista, del Simbolismo francés (Charles Baudelaire, Paul Verlaine) y del decadentismo anglofrancés (Walter Pater, fundamentalmente). Recientemente ha sido descubierto un libro escrito entre 1910 y 1911, Libros de amor, con una poesía carnal y erótica. El poeta logra perfectas cumbres parnasianas, especialmente en los sonetos; pertenecen a esta sub-etapa La Soledad Sonora (1911), Pastorales (1911), Laberinto (1913), Platero y yo (elegía andaluza) (1914) y Estío (1916), entre otros. Hacia el final de esta etapa el poeta empieza a sentir el hastío de los ropajes sensoriales del Modernismo y preocupaciones relacionadas con el tiempo y la posesión de una belleza eterna. Estatua de Platero en Casa Museo J.R.J. de Moguer. Platero y yo, fechada por su autor en 1914, se convirtió en la obra más popular del poeta, escrita en una espléndida prosa, que suavemente lleva al lector a través de un cuidadoso retablo de imágenes poéticas que nos conducen desde la presentación de este borriquete: Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Hasta su muerte y, claro, la ascensión del pollino al cielo... de Moguer: «Platero, tú nos ves, ¿verdad?», preguntamos siguiendo la letra de Juan Ramón Jiménez. Estío (1916) supone el cambio hacia la segunda etapa de Juan Ramón. El poeta se aleja del Modernismo en busca de una mayor depuración de la palabra. Desaparecen los ambientes nostálgicos, evocados y soñados, en favor de una realidad más concreta. [editar] La etapa intelectual (1916–1936) Su primer viaje a América y el contacto con la poesía en inglés (Yeats, William Blake, Emily Dickinson, Shelley) marca profundamente esta segunda etapa (1916–1936), bautizada por él mismo como Época intelectual y que le vincula a la corriente literaria del Novecentismo. Se produce un hecho fundamental: el descubrimiento del mar como motivo trascendente. El mar simboliza la vida, la soledad, el gozo, el eterno tiempo presente. Se inicia asimismo una evolución espiritual que lo lleva a buscar la trascendencia. En su deseo de salvarse ante la muerte, se esfuerza por alcanzar la eternidad, y eso sólo puede conseguirlo a través de la belleza y la depuración poética. Suprime, pues, toda la musicalidad, los argumentos poéticos, la aparatosidad externa y ornamental anterior para adentrarse en lo profundo, en lo bello, en lo puro, en lo esencial. De esta época destacan Diario de un poeta recién casado (1916), Primera antología poética, (1917), Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919), Poesía (1917–23) y Belleza (1917–23). Con Diario de un poeta recién casado, titulado posteriormente (en 1948) Diario de poeta y mar (para incluir el segundo apellido de su esposa, Aymar), se inicia esta nueva etapa en la obra de Juan Ramón. Se trata de una poesía sin anécdota, sin los «ropajes del modernismo», una poesía estilizada y depurada, donde el poeta admira todo lo que contempla. Este poemario surge como fruto de su viaje a América. En el Diario, Juan Ramón experimenta con los temas y las formas, y abre una nueva corriente poética, que será explotada por algunos miembros de la Generación del 27. En Piedra y cielo (1919) el tema central es ya la creación poética: la poesía como actividad, el poema como objeto artístico y el poeta como dios-creador de un universo nuevo. Se abre así una nueva línea temática que Juan Ramón ya no abandonará: la búsqueda de la sublimación poética y la intensificación creativa de una poesía pura, esquemática. La Estación total (1923–36). Recoge los últimos poemas escritos en España. El 22 de agosto de 1936, Juan Ramón marcha al exilio. Monumento a Juan Ramón Jiménez en la plaza del Cabildo de Moguer. [editar] La etapa suficiente o verdadera (1937–1958) • Pertenece a la época suficiente o verdadera todo lo escrito durante su exilio americano. Juan Ramón continúa replegado en sí mismo en busca de la belleza y la perfección, aunque no tanto como para no preparar un amplio libro en favor de la República española, Guerra en España, que nunca pudo ver publicado.[2] Su ansia por la trascendencia lo lleva a una cierta mística e identificarse con Dios y la belleza en uno. Su lengua poética se transforma en una especie de idiolecto poblado de múltiples neologismos (ultratierra, deseante...). Tras un período de relativo silencio, publica Animal de fondo (1949), Tercera antología poética (1957), En el otro costado (1936–42) y Dios deseado y deseante (1948–49). En Animal de fondo el poeta busca a Dios «sin descanso ni tedio». Pero ese dios no es una divinidad externa al poeta, sino que se halla en él y en su obra («tu esencia está en mí, como mi forma»; «en el mundo que yo por ti y para ti he creado»). Ese dios al que se refiere es causa y fin de la belleza. Dios deseado y deseante (1948–49) supone la culminación de Animal de fondo. El poeta llega incluso a identificarse con ese dios que tanto ha buscado. Un dios que existe dentro y fuera de él, un dios que es deseado y deseante. Juan Ramón revisó concienzudamente a lo largo de su vida su obra. El poemario Leyenda (1896–1956), publicado póstumamente por Antonio Sánchez Romeralo en 1978, y en edición corregida por María Estela Arretche en 2006 (Madrid: Visor), recoge la obra poética íntegra del autor tal como éste quiso que se publicara. [editar] Obra [editar] Edición original • Almas de violeta, 1900 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • Ninfeas, 1900 Rimas, 1902 Arias tristes, 1903 Jardines lejanos, 1904 Elejias puras, 1908 Elejias intermedias, 1909 Las hojas verdes, 1909 Elejias lamentables, 1910 Baladas de primavera, 1910 La soledad sonora, 1911 Pastorales, 1911 Poemas majicos y dolientes, 1911 Melancolía, 1912 Laberinto, 1913 Platero y yo, (Edición reducida)1914 Estio, 1916 Sonetos espirituales, 1917 Diario de un poeta recién casado, 1917 Platero y yo, (edición completa) 1917 Eternidades, 1918 Piedra y cielo, 1919 Segunda antolojia poética, 1922 Poesía, 1923 Belleza, 1923 Cancìon, 1935 Voces de mi copla, 1945 La estación total, 1946 Romances de Coral Gables, 1948 Animal de fondo, 1949 [editar] Ediciones recientes • • • • • • • • • • • • • • • • • • Cuadernos, F. Garfias, Madrid, Taurus, 1960 Diario de un poeta recién casado, A. Sánchez Barbudo, Barcelona, Labor, 1970 Animal de fondo, A. Crespo, Madrid, Taurus, 1981 Antología en prosa, A. Crespo, Madrid, Taurus, 1981 Arias tristes, A. de Albornoz, Madrid, Taurus, 1981 Poesía. Edición del Centenario, 20 vol., Madrid, Taurus, 1982 Elegías, F. Garfias, Madrid, Taurus, 1982 Espacio, A. de Albornoz, Madrid, Taurus, 1982 Eternidades, V. García de la Concha, Madrid, Taurus, 1982 La realidad invisible, A. Sánchez Romeralo, Londra, Taurus, 1983 Antología poética, A. Crespo, Barcelona, Seix Barral, 1985 Guerra de España, A. Crespo, Barcelona, Seix Barral, 1985 Selección de poemas, G. Azam, Madrid, Castalia, 1987 Ideología, A. Sánchez Romeralo, Barcelona, Anthropos, 1990 Platero y yo,M. P. Predmore, Madrid, Espasa-Calpe, 1992 Cartas. Antología, F. Garfias, Madrid, Espasa-Calpe, 1992 Antología poética, J. Blasco, Madrid, Catedra, 1993 Segunda antología poética (1998-1918), J. Urrutia, Madrid, Espasa-Calpe, 1993 • • Libros de Madrid, AS. Robayna, JLL. Bretones, F. Utrera, Madrid, HMR, 2001 Dios deseado y deseante (Animal de fondo), J. Llansó, Madrid, Akal, 2009 [editar] Fundación Juan Ramón Jiménez Artículo principal: Fundación Juan Ramón Jiménez Esta institución es un consorcio administrativo constituido por la Diputación provincial de Huelva, el Ayuntamiento de Moguer y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Tiene su sede en la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón La Fundación Juan Ramón Jiménez se crea el 7 de mayo de 1987 con el fin de gestionar y custodiar la Casa Museo "Zenobia y Juan Ramón", promocionar y editar estudios sobre la obra y vida del autor, y custodiar los originales, documentos, residencias y biblioteca del poeta. De ella depende el Centro de Estudios Juanramoniano que, entre otras funciones, cataloga los fondos propios de la Fundación y los estudios dedicados al poeta, ofrece material y becas para el estudio de su obra y organiza simposios, encuentros y cursos sobre Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí. Entre las conmemoraciones Juanramonianas que organiza anualmente la Fundación Juan Ramón Jiménez, cabe destacar: • La concesión del Premio Hispanoamericano de poesía Juan Ramón Jiménez[3] que concede anualmente la "Fundación". El encuentro anual de poesía Voces del extremo patrocinado por la Fundación desde 1999, y organizado por el poeta y ensayista moguereño Antonio Orihuela. Estos encuentros se encuadran dentro del movimiento poético denominado poesía de la conciencia, nueva poesía social o poesía política. • Ocasionalmente dintingue a personas u entidades con los siguientes distinciones: • • La imposición del Perejil de plata,[4] por la difusión y conocimiento de la obra del Nobel moguereño. Distinción como Miembro de honor de la Fundación.[5] [editar] Bibliografía • • • • • • • Pau, A. Juan Ramón Jiménez. El poeta en el jardín (Madrid, 1999). Vidal, C. Checas de Madrid (Barcelona, Belacqva, 2003, p. 179). Díez-Canedo, E. "Juan Ramón Jiménez en su obra" (México, 1944) Gullón, R. "Conversaciones con Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1958) Guerrero Ruiz, J. "Juan Ramón de viva voz" (Madrid, 1961) Predmore, M. P. "La obra en prosa de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1966) Olson, P.R. "Circle of Paradox:Time and Essence in the Poetry of Juan Ramón Jiménez" (Baltimore, 1967) • • • • • • • • • • • • • Salgado, M. A. "El arte polifacético de las caricaturas líricas juanramonianas" (Madrid, 1968) Font, Mª T. "«Espacio»: autobiografía lírica de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1973) Palau de Nemes, Graciela. "Vida y obra de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1976) Campoamor González, Antonio. "Vida y poesía de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1976) De Albornoz, A. "Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1981) Campoamor González, Antonio. "Bibliografía general de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1982) Blasco, F. J. "La Poética de Juan Ramón Jiménez. Desarrollo, contexto y sistema" (Salamanca, 1982) Pujante, D. "De lo literario a lo poético en Juan Ramón Jiménez", (Murcia, 1988). Juliá, M. "El universo de Juan Ramón Jiménez" (Madrid, 1989) Campoamor González, Antonio. "Juan Ramón Jiménez, nueva biografía.". Editado por la Junta de Andalucía. (Sevilla, 2001) De Paz, Mateo. Juan Ramón Jiménez el poeta, Biografía literaria destinada al público infantil (Madrid, El Rompecabezas, 2007). Silvera Guillén, Francisco. Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2008. Barrero González, Enrique (editor literario); Villa Crespillo, Francisca (recogida de textos), Homenaje a la "Velada en honor a Juan Ramón Jiménez", celebrada en el Ateneo de Sevilla en marzo de 1912 , Sevilla, Ateneo de Sevilla, 2009, 291 p. ISBN: 978-84-613-5740-6 [editar] Véase también • • • • • • • • • Artículos relacionados con Juan Ramón Jiménez en wikipedia Fundación Juan Ramón Jiménez Casa Museo Zenobia y Juan Ramón Casa Natal Juan Ramón Jiménez Fuentepiña Casa calle Aceña de Juan Ramón Jiménez Platero y yo (elegía andaluza) Moguer Zenobia Camprubí Aymar [editar] Referencias 1. ↑ ocholeguas.com: Moguer y Juan Ramón Jiménez 2. ↑ Cf. Javier Rodríguez Marcos, "La gran 'novela' de la Guerra Civil", El País, 27/12/2009. "Guerra en España vio la luz por primera vez, aunque notablemente expurgado, en 1985. La edición corrió a cargo del poeta y traductor Ángel Crespo, que tuvo que reducir notablemente el primer manuscrito a petición de Seix Barral. Casi un cuarto de siglo después, en 2009, la editorial sevillana Point de Lunettes publica el libro completo: 880 páginas frente a las 335 de la primera edición, 150 imágenes frente a 27". 3. ↑ Fundación Juan Ramón Jiménez. «Premio Hispanoamericano de poesía Juan Ramón Jimenez». Consultado el 31 de octubre de 2010. 4. ↑ Fundación Juan Ramón Jiménez. «Perejil de Plata». Consultado el 31 de octubre de 2010. 5. ↑ Fundación Juan Ramón Jiménez. «Miembro de Honor de la Fundación J.R.J.». Consultado el 31 de octubre de 2010. [editar] Enlaces externos • • • • • • • • • • • • • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Juan Ramón Jiménez. Commons Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Juan Ramón Jiménez. Wikiquote Wikisource contiene obras originales de o sobre Obras literarias de Juan Ramón Jiménez.Wikisource Biografía- Web oficial Fundación Juan Ramón Jiménez Fundación Juan Ramón Jiménez Información multimedia en Youtube Juan Ramón Jiménez en el Centro Virtual Cervantes Sitio oficial de los herederos de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Actividades TIC: webquest, etc. sobre Juan Ramón, Zenobia y Platero (CEIP San Walabonso) Poemas de Juan Ramón en torno a la creación poética Portal dedicado a Juan Ramón Jiménez Juan Ramón Jiménez en el Portal de poesía A media voz Juan Ramón Jiménez en el portal de poesía Los poetas Martín Adán De Wikipedia, la enciclopedia libre Saltar a navegación, búsqueda Rafael De la Fuente Benavides, Martín Adán, poeta peruano. Rafael de la Fuente Benavides, (*Lima, 27 de octubre de 1908 - † 29 de enero de 1985) fue un poeta peruano cuya obra destaca por su hermetismo y hondura metafísica. Es considerado, además, como uno de las grandes representantes de la literatura vanguardista latinoamericana. Desde muy joven mostró dotes literarios, los que compartió con sus compañeros de clase Emilio Adolfo Westphalen y Estuardo Núñez. A medida que pasó el tiempo, vivió con creciente estrechez económica y sufriendo de un fuerte alcoholismo. Buena parte de sus últimos años los pasó en sanatorios, hasta su muerte en 1985. Allen Ginsberg se mostró interesado en su obra y en su persona. Por ello, aprovechando su paso por el Perú con el objeto de conocer la ayahuasca, logró entrevistarse con Martín Adán. [editar] Obra La primera obra de Martín Adán fue la novela La casa de cartón (publicada en 1928), cuando el autor tenía solo 20 años, influenciada por el vanguardismo. Fue una de las mejores obras de la narrativa peruana de esa época y que destaca por su evocación del balneario de Barranco, con una trama apenas esbozada, que transcurre a través de cuadros de las vivencias y reflexiones de un joven. Por su temática y estructura narrativa innovadora, esta novela puede considerarse precursora de las del Boom Latinoamericano. El resto de su obra está formada por su poesía. Ésta destaca por la gran profundidad de su reflexión filosófica, que suele hundirse en los misterios de lo eterno y lo trascedente, expresada a través de una sucesión de imágenes y metáforas (entre las que destaca siempre la rosa), de un carácter hermético y con claves simbólicas. Mezcló en sus poemas un uso novedoso del lenguaje con el cultivo de las formas poéticas tradicionales como el soneto. El tema de la realidad y la identidad es también común en su poesía. Con su obra poética pretendía lograr una creación total (la poesía absoluta) y afirmar el poder divino y omnipotente del poeta creando realidades. Uno de sus creaciones se dio, cuando Celia Peschero --colaboradora de Borges-- escribió a Martín Adán la carta que sigue: Martín Adán: ¿El motivo de esta carta? Además del simplemente afectuoso, que es el más importante, este otro: pedirle a usted datos sobre su propia vida, si es posible, contados con toda la sal que usted sabe poner en cuanto dice y escribe, porque he ofrecido un artículo sobre usted en La Nación... yo recién comienzo a publicar allí y quiero escribir un artículo humano, en el que se sienta su sangre y su piel... Sé que todo este asunto puede resultarle muy fastidioso. Pero en nombre de la simpatía que nos unió en cuanto nos conocimos, en nombre del cariño que yo le tengo, en nombre de mi profunda admiración por usted, por favor acceda a mis ruegos. Deje usted de lado toda su bohemia o vuélquela íntegra en lo que me escriba y... hábleme de usted. ¿Lo hará? A lo cual Martin Adan respondio con un gran poema que tituló "Escrito a Ciegas" Poemarios: • • • La Rosa de la Espinela (1939) Sonetos a la Rosa (1931-1942) Travesía de Extramares (1950) • • • • • Escrito a Ciegas (1961) La Mano Desasida, Canto a Machu Picchu (1964) La Piedra Absoluta (1966) Mi Darío (1966-1967) Diario de Poeta (1966-1973) Reediciones y obras publicadas recientemente:
Fly UP